Adiós a la ma­fia del po­der

Milenio - - Cultura - Alfredo C. Villeda www.twitter.com/ac­vi­lle­da

En cuan­to la Je­fa­tu­ra de Es­ta­do cam­bie de ma­nos en di­ciem­bre pró­xi­mo, so­lo a la es­pe­ra de cum­plir con cier­tas for­ma­li­da­des que mar­ca la ley, ade­más de que ya hay un Con­gre­so nue­vo, la ex­pre­sión “ma­fia del po­der” ha­brá pa­sa­do al anec­do­ta­rio de prin­ci­pios de si­glo. Por­que esa re­cu­rren­te des­ca­li­fi­ca­ción en­gen­dra­da por el hoy Pre­si­den­te elec­to no ten­drá sus­ten­to ha­bi­da cuen­ta de que dis­pa­rar­la una vez que co­mien­ce su man­da­to equi­val­drá a aten­tar con­tra él mis­mo.

So­bre el tér­mino “ma­fia” se pre­su­men di­ver­sos orí­ge­nes. En Ita­lia se di­ce que en el si­glo XIII, du­ran­te la ocupación fran­ce­sa en Si­ci­lia, un sol­da­do in­va­sor vio­len­tó a una chi­ca, cu­ya ma­dre co­rrió por las ca­lles gri­tan­do “Ma ffia, ma ffia!”, equi­va­len­te a la ex­pre­sión ac­tual “Mia fi­glia, mia fi­glia!”, es de­cir, “¡Mi hi­ja, mi hi­ja!”. El gri­to se ex­ten­dió por Pa­ler­mo y to­da la is­la, trans­for­mán­do­se en la pa­la­bra de la re­sis­ten­cia con­tra los agre­so­res ex­tran­je­ros.

Otra ver­sión es que la pa­la­bra es una de­ri­va­ción de la voz ára­be “ma hias”, que sig­ni­fi­ca “fan­fa­rro­ne­ría”, o de otra, “ma fi-ha”, cu­ya tra­duc­ción apro­xi­ma­da es “no hay” o “no exis­te”. Sin em­bar­go, tam­bién se pre­su­me un tras­la­do del tos­cano “ma­fia”, que sig­ni­fi­ca “mi­se­ria”, pe­ro tam­bién “arro­gan­cia”.

El es­pa­ñol lo to­ma pre­ci­sa­men­te del ita­liano y le con­ce­de cua­tro acep­cio­nes, a sa­ber: 1. Or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal y se­cre­ta de ori­gen si­ci­liano. 2. Cual­quier or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na de cri­mi­na­les. 3. Gru­po or­ga­ni­za­do que tra­ta de de­fen­der sus in­tere­ses sin de­ma­sia­dos es­crú­pu­los, y 4. En Puer­to Ri­co, tram­pa, en­ga­ño o ar­did. Pa­re­ce in­dis­cu­ti­ble que la ter­ce­ra es la adop­ta­da por An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pa­ra des­ca­li­fi­car a sus opo­nen­tes.

Por­que de­be con­si­de­rar­se que el tér­mino se po­pu­la­ri­zó y ex­ten­dió des­de aquel epi­so­dio de la mu­jer ita­lia­na ve­ja­da por un ocu­pan­te fran­cés pa­ra re­fe­rir­se hoy en día, a es­ca­la in­ter­na­cio­nal, a to­da or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal. La pa­la­bra, sin em­bar­go, fue usa­da pri­me­ro pa­ra de­fi­nir al gru­po na­ci­do en Si­ci­lia, más pre­ci­sa­men­te lla­ma­do co­mo Co­sa Nos­tra, que sur­ge a prin­ci­pios del si­glo XIX y

tie­ne ramificaciones en Es­ta­dos Uni­dos.

Las ac­ti­vi­da­des de esa ma­fia (la si­ci­lia­na-es­ta­du­ni­den­se, no la alu­di­da por AM­LO has­ta don­de se sa­be) in­clu­yen trá­fi­co in­ter­na­cio­nal de dro­ga, es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra e in­mo­bi­lia­ria, la­va­do de di­ne­ro, ex­tor­sión y trá­fi­co de ar­mas, to­do te­ji­do me­dian­te el con­trol del te­rri­to­rio, con el co­bro de pi­so al co­mer­cio, y la ofer­ta a po­lí­ti­cos de fon­dos pa­ra sus cam­pa­ñas y vo­tos. Su es­truc­tu­ra es pi­ra­midal y en la ba­se fi­gu­ran las fa­mi­lias, con­for­ma­das por “hom­bres de honor”, a cu­ya ca­be­za de­be ha­ber uno so­lo, el ca­po­fa­mi­glia, que tie­ne un po­der ab­so­lu­to so­bre el res­to.

En su tex­to so­bre la Co­sa Nos­tra, con­te­ni­do en el li­bro Nuo­vo Ma­ga­ri, Ales­san­dro de Giu­li, Carlo Guas­ta­lla y Ci­ro Mas­si­mo Nad­deo de­fi­nen que en­trar a la ma­fia equi­va­le a con­ver­tir­se a una re­li­gión, que in­clu­ye un ri­tual de ini­cia­ción pa­ra el ele­gi­do con la lec­tu­ra de las obli­ga­cio­nes que de­be cum­plir al pie de la le­tra, co­mo no desear a la mu­jer de otro “hom­bre de honor”, no ro­bar, no ex­plo­tar pros­ti­tu­tas, no ma­tar a otro “hom­bre de honor” (sal­vo ca­sos de ab­so­lu­ta ne­ce­si­dad), evi­tar la de­la­ción a la po­li­cía, te­ner un com­por­ta­mien­to se­rio y guar­dar si­len­cio so­bre la or­ga­ni­za­ción fren­te a los ex­tra­ños.

La mu­jer no tie­ne un rol de­ci­so­rio en la Co­sa Nos­tra, pe­ro sí la ta­rea de ad­mi­nis­trar el nú­cleo fa­mi­liar pri­va­do del “hom­bre de honor” y edu­car a sus hi­jos en los prin­ci­pios de la or­ga­ni­za­ción, en­tre ellos la ven­det­ta. Pue­de ser que apo­ye las la­bo­res del ma­ri­do, pe­ro siem­pre en un pa­pel su­bor­di­na­do, pri­vi­le­gian­do siem­pre el “honor”, que exi­ge an­te­po­ner los in­tere­ses del gru­po a los de sus pa­rien­tes.

Si al­go pa­re­ci­do a to­do es­to exis­te, co­mo se ha em­pe­ña­do en re­pe­tir el Pre­si­den­te elec­to, se en­tien­de que lle­ga­rá a su fin a par­tir del 1 de di­ciem­bre jun­to con la ex­pre­sión “ma­fia del po­der”. M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.