Diá­lo­go su­rrea­lis­ta en­tre Ca­rring­ton y Ja­mes con aper­tu­ra en Xilitla de mu­seo en honor a la pin­to­ra

El nue­vo re­cin­to ex­hi­bi­rá es­cul­tu­ras de me­diano for­ma­to, di­bu­jos, ta­pi­ces, li­to­gra­fías y va­rios ob­je­tos de la pin­to­ra y gra­ba­do­ra, in­for­mó su di­rec­to­ra

Milenio - - Front Page - Ve­ró­ni­ca Díaz/Mé­xi­co

La obra fue da­da en co­mo­da­to du­ran­te 50 años por el hi­jo de Ca­rring­ton, Pa­blo Weisz

Se co­no­cie­ron en Aca­pul­co, Gue­rre­ro, en 1944. Muy pron­to, Ed­ward Ja­mes, quien se­ría su me­ce­nas y prin­ci­pal im­pul­sor, se sin­tió fas­ci­na­do por la ar­tis­ta, tan in­gle­sa y su­rrea­lis­ta co­mo él. En el ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción pa­ra la Ga­le­ría Pie­rre Ma­tis­se de Nue­va York de 1948, des­cri­be su es­pa­cio crea­ti­vo en su de­par­ta­men­to de la ca­lle Ál­va­ro Obre­gón. “El es­tu­dio de Leo­no­ra Ca­rring­ton te­nía to­do lo más con­du­cen­te a ha­cer­lo la ver­da­de­ra ma­triz del ver­da­de­ro ar­te. Ex­tre­ma­da­men­te pe­que­ño, era un cuar­to mal amue­bla­do y no muy bien ilu­mi­na­do. No te­nía na­da que le con­fi­rie­ra el tí­tu­lo de es­tu­dio, ex­cep­to unos cuan­tos pin­ce­les ca­si des­gas­ta­dos y una se­rie de pa­ne­les de ye­so, pues­tos en el pi­so po­bla­do de pe­rros y ga­tos, apo­ya­dos me­dio chue­cos con­tra una pa­red en­ca­la­da que se es­ta­ba des­ca­ra­pe­lan­do. El lu­gar com­bi­na­ba co­ci­na, guar­de­ría, dor­mi­to­rio, pe­rre­ra y tien­da de ca­chi­va­ches. El des­or­den era apo­ca­líp­ti­co… Mis es­pe­ran­zas y ex­pec­ta­ti­vas em­pe­za­ron a cre­cer”.

Es­tas ex­pec­ta­ti­vas, se­ña­la la fo­tó­gra­fa e in­ves­ti­ga­do­ra Em­ma Vig­giano, “cre­cie­ron y se for­ta­le­cie­ron du­ran­te los 40 años que du­ró su amis­tad has­ta que el poe­ta y es­cul­tor fa­lle­ció en1984. Tan pro­fun­da y so­bre to­do fun­da­da en sus in­tere­ses ar­tís­ti­cos, la re­la­ción amis­to­sa de es­tos dos crea­do­res se ex­tien­de has­ta es­te 2018”.

Se re­fie­re a que el vier­nes 19 de oc­tu­bre se inau­gu­ra­rá el se­gun­do re­cin­to en San Luis Po­to­sí de­di­ca­do a es­ta ar­tis­ta, aho­ra en Xilitla, a 10 mi­nu­tos del Ran­cho La Con­chi­ta, don­de es­tá el jar­dín es­cul­tó­ri­co Las Po­zas, de Ed­ward Ja­mes. “La idea es que ha­ya un diá­lo­go su­rrea­lis­ta, ade­más de que se bus­ca crear un co­rre­dor tu­rís­ti­co que in­vo­lu­cre am­bos es­pa­cios”, in­di­ca Vig­giano, di­rec­to­ra del re­cin­to.

Es­te nue­vo mu­seo, que lle­va el nom­bre de la pin­to­ra, es­tá en la ca­lle Co­rre­gi­do­ra nú­me­ro 103, en el cen­tro de es­ta lo­ca­li­dad. Tie­ne una su­per­fi­cie de al­re­de­dor de 800 m2 y abar­ca la ca­so­na de un si­glo de an­ti­güe­dad, que fue pro­pie­dad de la fa­mi­lia Zo­rri­lla, una de las más an­ti­guas de Xilitla, ade­más de un edi­fi­cio cons­trui­do ex pro­fe­so.

La in­ver­sión glo­bal fue de ca­si 200 mi­llo­nes de pe­sos, ob­te­ni­dos des­de los tres ór­de­nes de go­bierno, mien­tras que la obra fue da­da en co­mo­da­to du­ran­te 50 años, por el hi­jo de Ca­rring­ton, Pa­blo Weisz.

La co­lec­ción cons­ta de 63 es­cul­tu­ras de me­diano for­ma­to, co­mo La da­ma oval, La hi­ja del mi­no­tau­ro, Pa­seo a ca­ba­llo, La ma­ri­po­sa man­ta­rra­ya y La can­tan­te mu­da, ade­más de 24 di­bu­jos, dos ta­pi­ces, cin­co li­to­gra­fías, una co­lec­ción de más­ca­ras de bron­ce, he­rra­mien­tas de tra­ba­jo de la ar­tis­ta y una mues­tra fo­to­grá­fi­ca so­bre ella.

El in­mue­ble re­pre­sen­ta la re­la­ción en­tre es­tos dos su­rrea­lis­tas; ella visitó va­rias ve­ces Xilitla y pin­tó en la sel­va de Ja­mes el mu­ral La mi­no­tau­ra. Su amis­tad tam­bién de­jó una nu­tri­da co­rres­pon­den­cia don­de se apre­cia el en­ten­di­mien­to en­tre am­bos.

Vig­giano, bis­nie­ta del pri­mer fotógrafo de es­te pue­blo, al re­cu­pe­rar ma­te­rial pa­ra su li­bro Xilitla. Ros­tros y lu­ga­res, ob­tu­vo imá­ge­nes his­tó­ri­cas y tes­ti­mo­nios de los po­bla­do­res más an­ti­guos. En­tre ellos des­ta­ca el de una de las hi­jas del me­jor ami­go de Ed­ward Ja­mes, Pa­blo Gas­te­lum.

Inés Gas­te­lum re­cuer­da que Ca­rring­ton visitó Xilitla en 1962, acom­pa­ña­da de sus hi­jos Pa­blo y Ga­briel y acu­dió a la fies­ta pa­tro­nal de San Agus­tín. Jun­to con Ja­mes co­rrió, ju­gan­do y di­vir­tién­do­se, de­trás del tra­di­cio­nal to­ri­to pi­ro­téc­ni­co.

Em­ma Vig­giano re­fie­re que al egre­sar de la se­cun­da­ria, ella y Gaby, la so­bri­na de Ja­mes, acu­die­ron a Las Po­zas a so­li­ci­tar­le que fue­ra su pa­drino de ge­ne­ra­ción: “¡Ahhh, mu­je­res, mu­je­res!”, gri­ta­ba aquél cuan­do las vio. “Pen­sa­mos que no asis­ti­ría, cuan­do en me­dio de la ceremonia lo vi­mos lle­gar”, re­cuer­da la fo­tó­gra­fa, hoy con­ver­ti­da en di­rec­to­ra del nue­vo mu­seo Leo­no­ra Ca­rring­ton. M

La obra de la ar­tis­ta bri­tá­ni­ca se po­drá vi­si­tar en un pro­yec­to mu­seo­grá­fi­co que in­clu­ye una ca­so­na an­ti­gua y un edi­fi­cio cons­trui­do ex pro­fe­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.