¿De la de­mo­cra­cia a la po­la­ri­za­ción?

Milenio - - AL FRENTE - HÉC­TOR AGUILAR CAMÍN hec­tor.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com

In­quie­ta a The Eco­no­mist la po­la­ri­za­ción de la po­lí­ti­ca es­ta­du­ni­den­se, no so­lo por lo que dis­pa­ran Trump y los re­pu­bli­ca­nos, tam­bién por lo que les de­vuel­ven los de­mó­cra­tas.

“El país”, di­ce la re­vis­ta, “es­tá más di­vi­di­do y enoja­do que nun­ca”. El maes­tro del in­sul­to, la pro­vo­ca­ción y la men­ti­ra es el pre­si­den­te (5 mil men­ti­ras des­de su po­se­sión le ha me­di­do el Washington Post) pe­roel­ve­ne­noes­táen­to­das­par­tes. La cam­pa­ña de las elec­cio­nes in­ter­me­dias que se de­fi­nen hoy es una fe­ria de po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les acu­san­do a sus ri­va­les de ser o tram­po­sos o idio­tas o trai­do­res.

La pa­sión do­mi­nan­te en los de­mó­cra­tas es el re­cha­zo a Trump: tie­nen más fo­bia que ideas. La pa­sión do­mi­nan­te de Trump es lle­var su re­tó­ri­ca xe­nó­fo­ba al ex­tre­mo: con­tra la in­va­sión cen­troa­me­ri­ca­na de Es­ta­dos Uni­dos, con­tra la in­ten­ción de­mó­cra­ta de con­ver­tir a su país en Ve­ne­zue­la, con­tra el de­re­cho de na­cer con ple­nos de­re­chos en sue­lo es­ta­du­ni­den­se. Una po­la­ri­za­ción dis­tin­ta pe­ro igual de in­ten­sa pa­re­ce ha­ber to­ma­do cur­so en Bra­sil, con la vic­to­ria de Jair Bol­so­na­ro y la prác­ti­ca des­apa­ri­ción del cen­tro del es­pec­tro po­lí­ti­co, en par­ti­cu­lar del Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta de Bra­sil, un par­ti­do que dio a luz go­bier­nos ex­tra­or­di­na­rios, co­mo el de Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so (1995-2003), y que re­co­gió es­te año so­lo el 4% de los vo­tos. La es­ce­na po­lí­ti­ca la ocu­pan com­ple­ta la de­re­chae­mer­gen­te—neo­li­be­ral,evan­gé­li­ca y au­to­ri­ta­ri— de Bol­so­na­ro y el irre­den­to es­ta­tis­mo del PT.

Una­ba­rri­da­se­me­jan­te­de­los­par­ti­dos tra­di­cio­na­les de­jó la elec­ción me­xi­ca­na de ju­lio, con el as­cen­so de un po­ten­te nue­vo par­ti­do en cu­ya his­to­ria y na­tu­ra­le­za,la­con­fron­ta­ció­nes­mar­ca­de­fá­bri­ca. No hay aquí peleas ce­rra­das en­tre par­ti­dos, elec­to­ra­les o post­elec­to­ra­les y, por tan­to, no hay la po­la­ri­za­ción par­ti­da­ria de Es­ta­dos Uni­dos o Bra­sil.

Pe­ro hay en los me­dios y en las redes una vaha­ra­da de des­ca­li­fi­ca­cio­nes tan cie­ga co­mo en la con­tien­da de EU o en el pai­sa­je bra­si­le­ño, aun­que no en­car­na­da en par­ti­dos, sino en los tonos ul­tras que nu­tren las in­ju­rias y las mo­fas de se­gui­do­res y an­ti­se­gui­do­res.

Ma­los tiem­pos pa­ra la de­mo­cra­cia : ha per­di­do cre­yen­tes y don­de an­tes re­co­gía plu­ra­li­dad, hoy re­co­ge po­la­ri­za­ción.

Ha per­di­do cre­yen­tes y don­de an­tes re­co­gía plu­ra­li­dad, hoy re­co­ge di­vi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.