Uso y abu­so (po­lí­ti­co) de la ca­ra­va­na mi­gran­te

Milenio - - POLÍTICA -

Vio­len­cia y po­bre­za se en­cuen­tran en el ori­gen de la ca­ra­va­na mi­gran­te. Pe­ro hay otro ti­po de des­gra­cia, que es­tá de­trás y de la que po­co se ha­bla: la mi­se­ria po­lí­ti­ca con la que go­bier­nos y po­lí­ti­cos es­tán usan­do y abu­san­do de las per­so­nas mi­gran­tes.

Po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos: rum­bo a las “elec­cio­nes de me­dio tér­mino” que se rea­li­zan hoy, mar­tes 6 de no­viem­bre, en EU, pa­ra re­no­var 435 es­ca­ños de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, 35 asien­tos en el Se­na­do, 36 gu­ber­na­tu­ras es­ta­ta­les y cien­tos de car­gos mu­ni­ci­pa­les, con los de­mó­cra­tas aven­ta­jan­do en las en­cues­tas, los re­pu­bli­ca­nos hi­cie­ron de la ca­ra­va­na mi­gran­te un is­sue elec­to­ral, al pre­sen­tar­la co­mo la nue­va ame­na­za na­cio­nal. Ni tar­dos ni pe­re­zo­sos, vol­vie­ron a co­lo­car en el de­ba­te pú­bli­co la ne­ce­si­dad del mu­ro con Mé­xi­co yla“ineptitud”de­los­de­mó­cra­tas,ade­más­de­mo­vi­li­zar a la fron­te­ra tro­pas de asal­to del ejér­ci­to pa­ra de­te­ner a la pre­sun­ta hor­da de aliens su­re­ños, for­ma­da, en­tre otros, por te­rro­ris­tas mu­sul­ma­nes, nar­co­tra­fi­can­tes, vio­la­do­res y asal­tan­tes que uti­li­za­ban co­mo es­cu­dos humanos a ni­ños y mu­je­res in­de­fen­sas. Fue tan efec­ti­va la tra­ma, que es­te día los re­pu­bli­ca­nos po­drían ga­nar el te­rreno le­gis­la­ti­vo per­di­do fren­te a los de­mó­cra­tas.

Po­lí­ti­cos hon­du­re­ños: el Par­ti­do Na­cio­nal en el po­der y el opo­si­tor Par­ti­do Li­bre (Li­ber­tad y Re­fun­da­ción)seen­cuen­tra­ne­na­bier­ta­con­fron­ta­ción,yel­te­ma de la mi­gra­ción se ha con­ver­ti­do enuna­ban­de­ra­sen­si­ble­dee­sa­dispu­ta par­ti­dis­ta. Se­gún el Par­ti­do Li­bre, la vio­len­cia y la mi­gra­ción ex­hi­ben la de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal del go­bierno; mien­tras que “la ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­ca de los mi­gran­tes”esu­na­for­ma­de“atraer­se sim­pa­ti­zan­tes y vo­tos en las zo­nas mar­gi­na­das”, de­nun­cia el go­bierno. Ha­ce dos me­ses, el go­bierno hon­du­re­ño aler­tó de los pre­sun­tos fi­nes po­lí­ti­cos de es­ta ca­ra­va­na, ya que se afir­ma­ba que el Es­ta­do me­xi­cano da­ría pa­pe­les, tra­ba­jo y ser­vi­cios de edu­ca­ción y sa­lud a los in­te­gran­tes de es­te éxo­do. Sin em­bar­go, se ha com­pro­ba­do que la ma­yo­ría de las y los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos bus­ca lle­gar a EU, no tan­to que­dar­se en nues­tro país.

El salvavidas de la mi­gra­ción: Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y Hon­du­ras (el “trián­gu­lo del nor­te”) son de las 10 na­cio­nes que más re­me­sas re­ci­ben des­de EU (5,981 mdd, 3,985 mdd y 3,259 mdd, res­pec­ti­va­men­te, en 2015, se­gún el Pew Cen­ter). Pa­ra es­tos paí­ses, las re­me­sas de sus mi­gran­tes re­pre­sen­tan en­tre 15% y 20% del PIB, ade­más de ser una vál­vu­la de es­ca­pe y una fuen­te de es­ta­bi­li­dad so­cial, así sea tran­si­to­ria y en­ga­ño­sa. De­sa­for­tu­na­da­men­te, en es­tas con­di­cio­nes, los es­tí­mu­los pa­ra alen­tar la mi­gra­ción son ma­yo­res que los ali­cien­tes pa­ra de­te­ner­la.

Xe­nó­fo­bos me­xi­ca­nos: has­ta aho­ra, la mi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na cuen­ta con la sim­pa­tía y el apo­yo de la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos. Pe­ro tam­bién cre­ce la par­te que los ve con re­ser­vas, re­ce­lo y ries­go. Es­te seg­men­to es un cal­do de cul­ti­vo pa­ra mo­vi­mien­tos de de­re­cha que po­drían despertar los cis­nes negros de dis­cri­mi­na­ción, ra­cis­mo y xe­no­fo­bia la­ten­tes en el aho­ra apa­ci­ble y pro­gre­sis­ta la­go de la opi­nión pú­bli­ca me­xi­ca­na. Ha­brá que es­tar muy aten­tos y en­fren­tar opor­tu­na­men­te cual­quier se­ñal omi­no­sa de xe­no­fo­bia po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.