La eva­lua­ción an­tes, du­ran­te y des­pués del INEE

Milenio - - OPINIÓN -

En Mé­xi­co la eva­lua­ción de los com­po­nen­tes del sis­te­ma na­cio­nal edu­ca­ti­vo en­tró al es­ce­na­rio de las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas a par­tir de los años se­ten­ta del si­glo pa­sa­do, de la mano de la im­plan­ta­ción de nue­vos en­fo­ques e ins­tru­men­tos pa­ra la pla­nea­ción y con­trol del sec­tor.

Hay, sin em­bar­go, an­te­ce­den­tes más re­mo­tos que va­le la pe­na re­cor­dar. En la Ley Or­gá­ni­ca de Edu­ca­ción de 1939, pu­bli­ca­da el úl­ti­mo año de la ad­mi­nis­tra­ción de Lá­za­ro Cár­de­nas (3 de fe­bre­ro de 1940), se es­ta­ble­cía co­mo fun­cio­nes de un Con­se­jo Na­cio­nal de Edu­ca­ción, de­pen­dien­te de la SEP, “el es­tu­dio de la fun­ción edu­ca­ti­va en sus va­ria­dos as­pec­tos, fe­nó­me­nos y pro­ble­mas, con mi­ras a pre­ci­sar los me­jo­res mé­to­dos y for­mas de di­rec­ción y orientación téc­ni­ca” (Ar­tícu­lo 92). Ade­más, se es­ta­ble­cían, co­mo atri­bu­cio­nes del Es­ta­do, las de “con­vo­car pe­rió­di­ca­men­te a con­gre­sos pe­da­gó­gi­cos en los cua­les se dis­cu­tan los pro­ble­mas edu­ca­ti­vos del país; en­viar al ex­tran­je­ro co­mi­sio­nes de maes­tros, cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­dos, pa­ra que va­yan a es­tu­diar los pro­ble­mas edu­ca­ti­vos de otros paí­ses y trai­gan las in­no­va­cio­nes más aven­ta­ja­das que al res­pec­to en­cuen­tren… y Es­ta­ble­cer un in­ter­cam­bio con los de­más paí­ses, de es­tu­dian­tes y pro­fe­sio­nis­tas, con el ob­je­to de co­no­cer y apro­ve­char su le­gis­la­ción es­co­lar y orien­ta­cio­nes en ma­te­ria edu­ca­ti­va” (Ar­tícu­lo 8).

Es­ta nor­ma du­ró muy po­co tiem­po, el úl­ti­mo día de 1941 fue re­em­pla­za­da por la Ley Or­gá­ni­ca de Edu­ca­ción Pú­bli­ca, ex­pe­di­da por Ma­nuel Ávi­la Ca­ma­cho y pu­bli­ca­da en el Dia­rio Ofi­cial de la Fe­de­ra­ción el 23 de enero de 1942. En ella, en re­em­pla­zo del ór­gano con­sul­ti­vo pre­vis­to en la nor­ma pre­via, se anun­cia la crea­ción del Con­se­jo Na­cio­nal Téc­ni­co de la Edu­ca­ción con, en­tre otras, atri­bu­cio­nes pa­ra “pro­yec­tar o es­tu­diar los pla­nes, pro­gra­mas de es­tu­dios y mé­to­dos de en­se­ñan­za co­mu­nes pa­ra to­da la Re­pú­bli­ca; es­tu­diar la or­ga­ni­za­ción y ad­mi­nis­tra­ción de los dis­tin­tos ti­pos de en­se­ñan­za, los sis­te­mas de es­ti­ma­ción de re­sul­ta­dos de la la­bor edu­ca­ti­va, el per­fec­cio­na­mien­to téc­ni­co pro­fe­sio­nal del ma­gis­te­rio, los ca­len­da­rios es­co­la­res, los li­bros de tex­to, las ba­ses pa­ra la cla­si­fi­ca­ción y pro­mo­ción de alum­nos y de­más pro­ble­mas ge­ne­ra­les, de or­den téc­ni­co de la edu­ca­ción, y pre­sen­tar a la SEP o a las En­ti­da­des Fe­de­ra­ti­vas, pro­yec­tos acer­ca de (esos) asun­tos” (Ar­tícu­lo 119). Ade­más, se da­ba a di­cho Con­se­jo la “fa­cul­tad de re­ca­bar de las di­ver­sas de­pen­den­cias de­la SE Po­de los Go­bier­nos de los Es­ta­dos, las in­for­ma­cio­nes que juz­gue ne­ce­sa­rias pa­ra el me­jor desa­rro­llo de sus la­bo­res” (Ar­tícu­lo 120).

Aun­que las fun­cio­nes del CONALTE se es­ta­ble­cie­ron des­de el ini­cio de los años cua­ren­ta, el ór­gano ini­cia­ría sus ta­reas has­ta la dé­ca­da si­guien­te, du­ran­te el se­xe­nio del pre­si­den­te Adol­fo Ruíz Cor­ti­nes. Su su­ce­sor, Adol­fo Ló­pez Ma­teos (1958-1964) de­sig­nó a Jai­me To­rres Bo­det se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Pú­bli­ca. To­rres Bo­det ya ha­bía ocu­pa­do el mis­mo pues­to en la se­gun­da mi­tad del se­xe­nio de Ávi­la Ca­ma­cho (1940-1946), pos­te­rior­men­te fue se­lec­cio­na­do co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de la UNES­CO, pues­to que ocu­pó de 1948 a 1952 y que le brin­dó co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cia y con­tac­tos su­fi­cien­tes pa­ra em­pren­der un pro­yec­to de re­no­va­ción del sis­te­ma edu­ca­ti­vo del país. Uno de los pro­yec­tos em­ble­má­ti­cos de la trans­for­ma­ción ini­cia­da fue el de­no­mi­na­do Plan Na­cio­nal de Ex­pan­sión y Me­jo­ra­mien­to de la En­se­ñan­za Pri­ma­ria, po­pu­la­ri­za­do co­mo “plan de on­ce años”, que fue en­car­go, des­de el ini­cio mis­mo del se­xe­nio a una “Co­mi­sión pa­ra es­tu­diar un plan pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de la Edu­ca­ción Pri­ma­ria.

El pri­mer pro­ble­ma con que to­pó la Co­mi­sión pa­ra el plan fue la inexis­ten­cia de da­tos con­fia­bles so­bre la po­bla­ción es­co­lar y do­cen­te de esa épo­ca. Por tan­to, se so­li­ci­tó a la Se­cre­ta­ría de In­dus­tria y Co­mer­cio, en­ca­be­za­da por Raúl Sa­li­nas Lo­zano, la ela­bo­ra­ción de un es­tu­dio es­pe­cí­fi­co acer­ca de la de­mo­gra­fía del sis­te­ma, con el pro­pó­si­to de iden­ti­fi­car las prin­ci­pa­les ca­ren­cias y pro­yec­tar las po­si­bles for­mas de in­ter­ven­ción, así co­mo las im­pli­ca­cio­nes en tér­mi­nos de los re­cur­sos a pro­gra­mar e in­ver­tir. Di­cho es­tu­dio, en­car­ga­do al De­par­ta­men­to de Mues­treo de la Se­cre­ta­ría se ti­tu­ló “In­ves­ti­ga­ción Na­cio­nal de Ni­ños de 6 a 14 años”, en­tre­gó pri­me­ros re­sul­ta­dos en 1959 y una me­mo­ria ge­ne­ral pu­bli­ca­da en agos­to de 1961. So­bre la ba­se de es­te es­tu­dio la SEP de ese se­xe­nio y el si­guien­te per­fi­la­ron la po­lí­ti­ca de uni­ver­sa­li­za­ción de la edu­ca­ción pri­ma­ria.

Aun­que la es­ta­dís­ti­ca edu­ca­ti­va no era, en ab­so­lu­to, un te­ma des­co­no­ci­do en Mé­xi­co —de he­cho, exis­ten re­gis­tros sis­te­má­ti­cos des­de el si­glo XIX—, la idea del em­pleo de da­tos con pro­pó­si­tos de pla­nea­ción y di­se­ño de po­lí­ti­cas en­cuen­tran en los tra­ba­jos en torno al plan de on­ce años un re­fe­ren­te de pri­me­ra im­por­tan­cia. Un mé­to­do si­mi­lar se­ría se­gui­do, en los años se­sen­ta y en la dé­ca­da si­guien­te, pa­ra es­ti­mar la de­man­da de ba­chi­lle­ra­to y edu­ca­ción su­pe­rior, aun­que en ta­les es­tu­dios y pro­yec­cio­nes la Anuies asu­mi­ría la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal.

En 1973, co­mo par­te de la Re­for­ma Edu­ca­ti­va del pre­si­den­te Luis Eche ver ríaÁl­va­rez, se pro­mul­ga­ría la Ley Fe­de­ral de Edu­ca­ción (DOF, 20 de no­viem­bre de 1973). En ella, por pri­me­ra vez, ve­mos apa­re­cer el con­cep­to de“eva­lua­ción” co­mo par­te de las res­pon­sa­bi­li­da­des de las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas. En el ar­tícu­lo 7 de la nor­ma se in­di­ca que es­tas “de­be­rán, pe­rió­di­ca­men­te, eva­luar, ade­cuar, am­pliar y me­jo­rar los ser­vi­cios edu­ca­ti­vos”. En con­se­cuen­cia, la SEP asu­mi­rá res­pon­sa­bi­li­da­des de eva­lua­ción del sis­te­ma. De lo ocu­rri­do en esa dé­ca­da y las si­guien­tes nos ocu­pa­re­mos en la pró­xi­ma en­tre­ga.

“La idea del em­pleo de da­tos con pro­pó­si­tos de pla­nea­ción y di­se­ño de po­lí­ti­cas en­cuen­tran en los tra­ba­jos en torno al plan de 11 años un re­fe­ren­te de pri­me­ra im­por­tan­cia.”

Ro­ber­to Ro­drí­guez Gó­mez UNAM. Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les. ro­ber­to@unam.mx

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.