MÚ­SI­CA DE BAN­CA­RRO­TA

A la par del cre­ci­mien­to edu­ca­ti­vo, tam­bién se han in­cre­men­ta­do las deu­das de las ca­sas de es­tu­dio

Milenio - - ESTACIÓN DE PASO - ADRIÁN ACOS­TA SIL­VA

No­tas pe­rio­dís­ti­cas, pre­sio­nes la­bo­ra­les, ges­tio­nes de­ses­pe­ra­das y re­cla­mos de va­rias uni­ver­si­da­des pú­bli­cas an­te au­to­ri­da­des fe­de­ra­les y es­ta­ta­les, han mos­tra­do en las úl­ti­mas se­ma­nas el ros­tro ás­pe­ro de las po­lí­ti­cas de fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co ha­cia di­chas ins­ti­tu­cio­nes. En el cen­tro es­tá el te­ma de las pen­sio­nes y ju­bi­la­cio­nes de sus tra­ba­ja­do­res, aca­so el ma­yor de los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas me­xi­ca­nas du­ran­te los úl­ti­mos vein­te años. Cier­to tono de es­cán­da­lo, an­sie­dad y dra­ma­tis­mo pre­do­mi­na so­bre el asun­to, y ya sue­nan los tam­bo­res de gue­rra de la cul­pa­bi­li­dad que acu­san a las ins­ti­tu­cio­nes de prác­ti­cas de in­do­len­cia, des­pil­fa­rro, irres­pon­sa­bi­li­dad y co­rrup­ción.

Lo preo­cu­pan­te es la in­ter­pre­ta­ción que se ha­ce del pro­ble­ma. Al­gu­nos lo de­no­mi­nan co­mo un fac­tor que ha co­lo­ca­do a las uni­ver­si­da­des en la “ban­ca­rro­ta” fi­nan­cie­ra, la “quie­bra pre­su­pues­tal”, la ca­tás­tro­fe ins­ti­tu­cio­nal, la ame­na­za con el cie­rre de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas. Esa in­ter­pre­ta­ción ase­me­ja a las uni­ver­si­da­des —co­mo a los mu­ni­ci­pios y go­bier­nos es­ta­ta­les—, co­mo em­pre­sas pri­va­das, que ope­ran en el mis­mo es­que­ma de ries­go que cual­quier ins­ti­tu­ción pri­va­da. Pe­ro las uni­ver­si­da­des no pue­den “que­brar”, ni de­cla­rar­se en ban­ca­rro­ta. No son ban­cos, ni ca­jas de aho­rro, ni em­pre­sas de cal­za­do o fá­bri­cas te­qui­le­ras. Pue­den ser pa­ra­li­za­das por los sin­di­ca­tos, pue­den ser cas­ti­ga­das en sus pre­su­pues­tos pú­bli­cos, en­fren­tar cri­sis de in­go­ber­na­bi­li­dad, pa­de­cer huelgas y paros, pe­ro no pue­den ser con­si­de­ra­das en “ban­ca­rro­ta”.

El len­gua­je por su­pues­to im­por­ta. Co­mo ins­ti­tu­cio­nes de in­te­rés pú­bli­co, las uni­ver­si­da­des ex­pe­ri­men­tan cri­sis de in­sol­ven­cia pre­su­pues­tal, de­ri­va­das de un lar­go y com­pli­ca­do pro­ce­so de ex­pan­sión flo­ja­men­te re­gu­la­da que in­clu­yó el cre­ci­mien­to de su plan­ta la­bo­ral. La cues­tión cen­tral es có­mo sos­te­ner es­que­mas de pen­sio­nes y ju­bi­la­cio­nes en las con­di­cio­nes en que fue­ron pac­ta­dos ha­ce dé­ca­das en­tre las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias y los sin­di­ca­tos de tra­ba­ja­do­res aca­dé­mi­cos y ad­mi­nis­tra­ti­vos de las ins­ti­tu­cio­nes. En di­chos es­que­mas, las re­glas acor­da­das en los con­tra­tos co­lec­ti­vos se ba­sa­ron en dos prin­ci­pios es­tra­té­gi­cos: amor­ti­guar los ba­jos sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res y en­fren­tar la lar­ga cri­sis eco­nó­mi­ca de los años ochen­ta.

Es­tos dos prin­ci­pios no ema­na­ron del va­cío. El lar­go pe­río­do de ma­si­fi­ca­ción de la edu­ca­ción su­pe­rior ini­cia­do a fi­na­les de los años se­sen­ta co­lo­có a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas en la ne­ce­si­dad de aten­der a mi­les de nue­vos jó­ve­nes que in­gre­sa­ban a la uni­ver­si­dad a tra­vés de la con­tra­ta­ción de cien­tos de pro­fe­so­res­que aten­die­ran las ne­ce­si­da­des de do­cen­cia que re­cla­ma ba­la ola es­tu­dian­til que lle­ga­ba tu­mul­tuo­sa­men­te a las au­las uni­ver­si­ta­rias. El au­men­to de la de­mo­gra­fía uni­ver­si­ta­ria es la ex­pre­sión de una ló­gi­ca de cre­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal de su po­bla­ción es­tu­dian­til y la­bo­ral ba­sa­do en la aten­ción a la de­man­da y a la cre­cien­te ne­ce­si­dad de in­cor­po­rar nue­vas fun­cio­nes — la in­ves­ti­ga­ción, por ejem­plo—a ins­ti­tu­cio­nes bá­si­ca­men­te di­se­ña­das a ope­rar co­mo “en­se­ña­de­ros”.

Eso ocu­rrió en Pue­bla, Za­ca­te­cas, Gua­da­la­ja­ra, Si­na­loa, So­no­ra o Mi­choa­cán. Pos­te­rior­men­te, en los años no­ven­ta, ocu­rri­ría tam­bién en Oa­xa­ca, Gue­rre­ro, Mo­re­los, Nue­vo León o Nayarit. Mi­ran­do so­la­men­te lo ocu­rri­do en el per­so­nal aca­dé­mi­co, las ci­fras ayu­dan a com­pren­der la mag­ni­tud de lo ocu­rri­do: a me­dia­dos de los años se­sen­ta, la can­ti­dad de pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios ape­nas re­ba­sa­ba los cua­ren­ta mil, y en 1977 su­pe­ra­ban ya los 100 mil. Pa­ra el fin de si­glo se in­cre­men­ta­ron a po­co más de 200 mil, y en 2017 re­ba­sa­ron los 375 mil pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios. Esas ci­fras ilus­tran el efec­to de acu­mu­la­ción de las pre­sio­nes fi­nan­cie­ras so­bre la nó­mi­na or­di­na­ria y la des­ti­na­da a sos­te­ner la nó­mi­na de ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos de to­dos aque­llos que in­gre­sa­ron ha­ce vein­ti­cin­co o trein­ta años en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas.

A co­mien­zos de los años 90, las po­lí­ti­cas de mo­der­ni­za­ción in­ten­ta­ron co­lo­car fre­nos y nue­vas re­glas de la con­tra­ta­ción de pro­fe­so­res, con la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y la SEP (en ese or­den) al fren­te de la es­tra­te­gia de con­ten­ción y re­gu­la­ción de las con­tra­ta­cio­nes. Ca­da nue­va pla­za de­be­ría ser apro­ba­da por la SHCP y por la SEP. La au­to­no­mía de las con­tra­ta­cio­nes pa­sa­ba a de­pen­der de los re­cur­sos fe­de­ra­les dis­po­ni­bles, re­cur­sos cre­cien­te­men­te re­cor­ta­dos o li­mi­ta­dos por las re­glas ha­cen­da­rias. Sus efec­tos, sin em­bar­go, no re­sol­vie­ron el pro­ble­ma: sim­ple­men­te co­exis­tie­ron con él. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la ma­trí­cu­la es­tu­dian­til se­guía cre­cien­do, y las exi­gen­cias de efi­cien­cia, ca­li­dad y eva­lua­ción gu­ber­na­men­tal agra­va­ban el pro­ble­ma.

Pe­ro lo que im­por­ta no es so­lo el ta­ma­ño sino la com­po­si­ción de las plan­tas aca­dé­mi­cas uni­ver­si­ta­rias. Hoy co­mo ayer, pre­do­mi­nan los pro­fe­so­res de asig­na­tu­ra (al­re­de­dor del 60 por cien­to del to­tal), con­tra el 40 por cien­to de los pro­fe­so­res de tiem­po com­ple­to. Pe­ro tam­bién cuen­ta la cua­li­fi­ca­ción de ese pro­fe­so­ra­do: hoy, la ma­yor par­te de los pro­fe­so­res tie­nen un pos­gra­do, lo cual su­po­ne un me­ca­nis­mo de as­cen­so en el tabulador de suel­dos, que va acom­pa­ña­do de sus por­cen­ta­jes de an­ti­güe­dad, lo que su­ma­dos a los pro­gra­mas de es­tí­mu­los y re­com­pen­sas de pro­duc­ti­vi­dad aca­dé­mi­ca, mues­tra un pa­no­ra­ma de com­pli­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­les cre­cien­tes pa­ra las au­to­ri­da­des uni­ver­si­ta­rias.

Ello ex­pli­ca que en el año 2002, en la ad­mi­nis­tra­ción del Pre­si­den­te Fox, se re­co­no­cie­ra el pro­ble­ma co­mo “es­truc­tu­ral”, y se im­ple­men­ta por pri­me­ra vez un pro­gra­ma de fi­nan­cia­mien­to ex­tra­or­di­na­rio pa­ra las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas de­no­mi­na­do con un tí­tu­lo lar­guí­si­mo: “Fon­do de apo­yo ex­tra­or­di­na­rio a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas pa­ra fo­men­tar la aten­ción a los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de ca­rác­ter fi­nan­cie­ro”. Con ese ins­tru­men­to se re­co­no­cía por pri­me­ra vez la gra­ve­dad del dé­fi­cit pre­su­pues­tal de las uni­ver­si­da­des de­ri­va­da de los adeu­dos im­po­si­ti­vos uni­ver­si­ta­rios y de las pre­sio­nes de la nó­mi­na de ju­bi­la­dos y pen­sio­na­dos en el pre­su­pues­to de las ins­ti­tu­cio­nes.

Co­mo mu­chas otras co­sas de nues­tra vi­da pú­bli­ca, ese pro­gra­ma di­se­ña­do co­mo emer­gen­te y de co­yun­tu­ra se con­vir­tió en per­ma­nen­te, pe­ro no ha re­suel­to de fon­do las cau­sas del pro­ble­ma. Hoy, el rui­do me­diá­ti­co y pe­rio­dís­ti­co ha co­lo­ca­do nue­va­men­te el fo­co so­bre el asun­to. Ha­brá que es­pe­rar la res­pues­ta gu­ber­na­men­tal y de las pro­pias uni­ver­si­da­des pa­ra di­se­ñar una po­lí­ti­ca fac­ti­ble y rea­lis­ta pa­ra en­fren­tar­lo con cla­ri­dad po­lí­ti­ca y con­sis­ten­cia ins­ti­tu­cio­nal. De otro mo­do, la mú­si­ca de la “ban­ca­rro­ta” se­gui­rá do­mi­nan­do el áni­mo so­no­ro del mo­men­to.

A co­mien­zos de los años 90, las po­lí­ti­cas de mo­der­ni­za­ción in­ten­ta­ron co­lo­car fre­nos y nue­vas re­glas de la con­tra­ta­ción de pro­fe­so­res”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.