UN HIS­TRIÓN EN EL CUA­DRI­LÁ­TE­RO

Luis Ge­rar­do Mén­dez, uno de los ac­to­res más des­ta­ca­dos de su ge­ne­ra­ción, vi­si­ta aho­ra el mun­do pu­gi­lís­ti­co

Milenio - - EL HABLADOR - SAL­VA­DOR ME­DI­NA

Siem­pre se­rá agra­da­ble ver a ac­to­res de cier­to ni­vel sa­lir de su zo­na de con­fort y ha­cer pa­pe­les que los exi­gen al má­xi­mo. Luis Ge­rar­do Mén­dez es qui­zás el ac­tor más des­ta­ca­do de su ge­ne­ra­ción y, de­bi­do a la de­man­da de con­te­ni­dos me­xi­ca­nos de cier­to per­fil, nos he­mos acos­tum­bra­do más a ver­lo co­mo un ju­nior o pri­vi­le­gia­do de cla­se al­ta. Y si bien se ha des­ta­ca­do por ese ti­po de per­so­na­jes, su ca­te­go­ría co­mo ac­tor nos de­ja es­pe­ran­do que ese ta­len­to sal­ga a re­lu­cir en pa­pe­les más cen­tra­les y exi­gen­tes.

Ba­yo­ne­ta, dirigida por Kyz­za Te­rra­zas, nos ex­po­ne a un Luis Ge­rar­do Mén­dez en lo me­jor de su jue­go, in­ter­pre­tan­do a Mi­guel

Ba­yo­ne­ta Ga­lín­dez, un au­to­exi­lia­do bo­xea­dor cu­ya úl­ti­ma pe­lea lo con­ti­núa ace­chan­do y su cul­pa lo ha lle­va­do a las frías tie­rras de Fin­lan­dia.

En el puer­to de Tur­ku, Mic­key tra­ba­ja de la mano de su en­tre­na­dor De­nis (Bron­tis Jo­do­rowsky), sir­vien­do co­mo asis­ten­te con otros bo­xea­do­res lo­ca­les. Re­mu (Joo­nas Saar­ta­mo), tie­ne una pe­lea pron­to con un vie­jo co­no­ci­do de Mi­ke y de ahí que su la­bor sea to­da­vía más im­por­tan­te. Pe­ro el na­ti­vo de Ti­jua­na con­ti­núa ator­men­ta­do por sus ac­cio­nes y du­ran­te su tiem­po li­bre, se de­di­ca a to­mar y ha­cer lla­ma­das a su hi­ja y es­po­sa, a quie­nes de­jó atrás y no ve des­de ha­ce años.

Mic­key tie­ne po­cas mo­ti­va­cio­nes pa­ra se­guir ade­lan­te, pe­ro una nue­va re­la­ción con Sa­ri­ta (Lau­ra Birn), una bar­ten­der de Tur­ku, y un re­pen­tino con­tac­to de su hi­ja, lo obli­gan a en­con­trar un me­dio de sus­ten­to. Es así que bus­ca re­gre­sar a lo úni­co que sa­be ha­cer: su­bir al cua­dri­lá­te­ro.

Jyr­ki (Ilk­ka Koi­vu­la), due­ño del gim­na­sio don­de la­bo­ra Mic­key y pro­mo­tor lo­cal, lo­gra ge­ne­rar cier­tas ex­pec­ta­ti­vas so­bre el re­gre­so del pu­gi­lis­ta me­xi­cano y con­si­gue una pe­lea pa­ra él. Pe­ro pri­me­ro, Mic­key de­be de­jar atrás la tra­ge­dia ocu­rri­da so­bre el ring y en­con­trar de nue­vo su ca­mino.

Luis Ge­rar­do Mén­dez te­nía una con­si­de­ra­ble la­bor co­mo emo­cio­nal sig­ni­fi­can sin du­da uno de los ma­yo­res re­tos de su ca­rre­ra, y sin du­da sa­le con la ca­be­za en al­to. El ac­tor al que se le re­fie­re co­mo Ja­vi No­ble, mues­tra que es mu­cho más que esos pa­pe­les que lo han in­ser­ta­do co­mo par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar me­xi­ca­na. Mén­dez mues­tra su ran­go co­mo his­trión y su com­pro­mi­so al ofi­cio. Ba­jo la di­rec­ción del ex­pe­ri­men­ta­do Kyz­za Te­rra­zas, la trans­for­ma­ción es to­tal. Mi­me­ti­za­do con un pai­sa­je es­té­ril en la gé­li­da Fin­lan­dia, Mén­dez se pre­sen­ta co­mo el ac­tor que es­pe­ra­mos que sea y so­por­ta to­da la ac­ción a su al­re­de­dor. La fo­to­gra­fía de Gui­ller­mo Gar­za es na­tu­ra­lis­ta y mí­ni­ma, ins­pi­ra­da en los pai­sa­jes lo­ca­les. Y cuan­do la ac­ción su­ce­de so­bre el cua­dri­lá­te­ro, es pro­fun­da­men­te es­té­ti­ca y lo­gra co­lo­car­nos en los hom­bros de quie­nes lu­chan, li­te­ral­men­te, por sus vi­das. Y aun­que la na­rra­ti­va de Ba­yo­ne­ta pier­de cier­ta fuer­za en el ter­cer ac­to, Mén­dez es ca­paz de man­te­ner­nos in­tere­sa­dos en el re­sul­ta­do fi­nal. Te­rra­zas no reinventa el gé­ne­ro pu­gi­lís­ti­co, pe­ro sí cons­tru­ye un mun­do cohe­ren­te y vi­sual­men­te irre­sis­ti­ble. Se tra­ta de una ano­ma­lía en el ci­ne me­xi­cano: Ba­yo­ne­ta no es ci­ne de au­tor, pe­ro sí es el pro­duc­to de un ci­neas­ta in­tere­sa­do en con­tar his­to­rias des­de un pun­to de vis­ta más rea­lis­ta y vis­ce­ral, que se sien­te co­mo un gol­pe se­co en el es­tó­ma­go del es­pec­ta­dor.

Mén­dez se pre­sen­ta co­mo el ac­tor que es­pe­ra­mos que sea y so­por­ta to­da la ac­ción a su al­re­de­dor”

ac­tor pa­ra sos­te­ner una pe­lí­cu­la de es­te tra­ma­do emo­cio­nal. Ade­más de ser el fo­co cen­tral de la tra­ma y apa­re­cer en li­te­ral­men­te to­das las es­ce­nas de Ba­yo­ne­ta, la trans­for­ma­ción fí­si­ca y el pe­soLa ac­tua­ción del ac­tor en No­so­troslos no­bles con­ti­núa fres­ca en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo.

Luis Ge­rar­do Mén­dez, in­ter­pre­ta aho­ra a Mi­guel Ba­yo­ne­ta Ga­lín­dez, un bo­xea­dor au­to­exi­lia­do.

LA PE­LÍ­CU­LA es dirigida por Kyz­za Te­rra­zas, au­tor de El len­gua­je de los ma­che­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.