El in­cen­ti­vo ade­cua­do

Obras - - Editorial - — Los edi­to­res

Cuan­do los eco­no­mis­tas neo­clá­si­cos so­ña­ron con un mercado per­fec­to, pen­sa­ron que de­be­ría ser de fá­cil ac­ce­so, con pro­duc­tos prác­ti­ca­men­te ho­mo­gé­neos, to­tal trans­pa­ren­cia de los ju­ga­do­res y con con­su­mi­do­res in­for­ma­dos, de tal for­ma que nin­guno de los ac­to­res pu­die­ra co­lu­dir­se o in­fluir en el pre­cio. Por des­gra­cia, tal co­mo lo des­cu­brió la economista in­gle­sa Joan Vio­let Ro­bin­son en los años 30, los mer­ca­dos per­fec­tos no exis­ten, lo ha­bi­tual es que ha­ya “fa­llas de mercado” que pro­vo­can dis­tor­sio­nes e inequi­da­des no só­lo eco­nó­mi­cas, sino so­cia­les, cul­tu­ra­les y has­ta po­lí­ti­cas. Así, du­ran­te años, los go­bier­nos han in­ten­ta­do sub­sa­nar (re­gu­lar­men­te sin éxi­to) las fa­llas me­dian­te re­gu­la­ción, sub­si­dios y otras es­tra­te­gias.

Re­cien­te­men­te, el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to anun­ció un in­cen­ti­vo fis­cal pa­ra que las desa­rro­lla­do­ras pue­dan des­con­tar has­ta 100% del Im­pues­to al Va­lor Agre­ga­do (IVA) en los ser­vi­cios par­cia­les de cons­truc­ción de vi­vien­da, con la fi­na­li­dad de evi­tar en 2 o 3% el al­za de pre­cios y es­ti­mu­lar una ma­yor ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Tras el anun­cio pre­si­den­cial, los edi­to­res nos pre­gun­ta­mos si la dis­po­si­ción con­se­gui­rá el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar el ac­ce­so a la vi­vien­da o si, por el con­tra­rio, só­lo ser­vi­rá pa­ra in­cre­men­tar las uti­li­da­des de los desa­rro­lla­do­res sin in­ci­dir real­men­te en los pre­cios. A tra­vés de un aná­li­sis con es­pe­cia­lis­tas ju­rí­di­cos, fis­ca­les y con las pro­pias em­pre­sas del sec­tor, Obras des­en­tra­ña las im­pli­ca­cio­nes y el im­pac­to real que es­te cam­bio po­dría te­ner.

No se tra­ta de un asun­to me­nor. La Car­ta Mag­na me­xi­ca­na men­cio­na el ac­ce­so a la vi­vien­da co­mo un de­re­cho de sus ciu­da­da­nos y por tan­to el Es­ta­do de­be (o de­be­ría) pug­nar por su cum­pli­mien­to. Pa­ra ello, las le­yes, po­lí­ti­cas, in­cen­ti­vos, sub­si­dios y otras me­di­das nor­ma­ti­vas de­ben es­tar ali­nea­dos con es­ta má­xi­ma cons­ti­tu­cio­nal.

Las im­pli­ca­cio­nes van más allá: abrir el ac­ce­so de los ciu­da­da­nos a la vi­vien­da in­ci­de no só­lo al cum­pli­mien­to de un de­re­cho, sino que es es­tra­té­gi­co pa­ra la for­ma­ción de pa­tri­mo­nio, la ge­ne­ra­ción de aho­rro in­di­vi­dual/fa­mi­liar y en úl­ti­ma ins­tan­cia con­tri­bu­ye a la ri­que­za y es­ta­bi­li­dad na­cio­nal.

Tal co­mo lo men­cio­na a Obras el ar­qui­tec­to chi­leno Ale­jan­dro Ara­ve­na, “la vi­vien­da so­cial es una de las ma­yo­res trans­fe­ren­cias de di­ne­ro que una fa­mi­lia re­ci­be” y es por tan­to la po­si­bi­li­dad real de sa­lir de la po­bre­za o ac­ce­der a me­jo­res ni­ve­les de vi­da.

Pa­ra el Es­ta­do me­xi­cano (en­ten­di­do en su am­plio sen­ti­do: go­bierno, po­bla­ción y te­rri­to­rio) es fun­da­men­tal que las po­lí­ti­cas y los in­cen­ti­vos sean los ade­cua­dos. Lo in­vi­ta­mos a co­no­cer los por­me­no­res en nues­tro in­for­me de vi­vien­da, aun­que la ver­da­de­ra res­pues­ta re­cae en que los di­fe­ren­tes ac­to­res se com­pro­me­tan a ha­cer po­si­ble que los es­tí­mu­los cum­plan sus co­me­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.