Fran­co Bu­cio

Obras - - Contenido - Fran­co Bu­cio Mú­ji­ca Ar­qui­tec­to, pe­ri­to, DRO, con­sul­tor en nor­mas, re­gu­la­cio­nes y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la cons­truc­ción. Di­rec­tor de CORPICO. obras@ex­pan­sion.com.mx

Por las con­di­cio­nes de mercado se em­plea al DRO más ba­ra­to, quien me­nos ob­je­cio­nes po­ne y que fir­ma sin mi­ra­mien­tos.

Co­mo ya he co­men­ta­do en es­ta mis­ma co­lum­na, el di­rec­tor o pe­ri­to res­pon­sa­ble de obra (DRO) es el pro­fe­sio­nis­ta re­co­no­ci­do y re­gis­tra­do por la au­to­ri­dad lo­cal pa­ra fun­gir co­mo au­xi­liar de la ad­mi­nis­tra­ción en la ta­rea de vi­gi­lar que en las obras nue­vas, re­es­truc­tu­ra­cio­nes, am­plia­cio­nes o de­mo­li­cio­nes re­la­cio­na­das con edi­fi­cios de cual­quier ín­do­le se cum­pla con la nor­ma­ti­vi­dad aso­cia­da.

La prin­ci­pal obli­ga­ción es la de ase­gu­rar que las obras sean se­gu­ras y se ape­guen a los re­gla­men­tos de cons­truc­ción y a sus nor­mas téc­ni­cas, a la le­gis­la­ción in­he­ren­te al uso del sue­lo, a las re­gu­la­cio­nes re­la­ti­vas al im­pac­to am­bien­tal, a la se­gu­ri­dad, a la sa­lud, a la ac­ce­si­bi­li­dad y a la pro­tec­ción ci­vil.

Es­ta res­pon­sa­bi­li­dad con­lle­va un ba­ga­je de co­no­ci­mien­to muy am­plio en te­mas le­ga­les y téc­ni­cos que de­man­da ne­ce­sa­ria­men­te una ac­tua­li­za­ción pro­fe­sio­nal per­ma­nen­te, lo que in­clu­so se dis­po­ne en las con­di­cio­nes del re­gis­tro.

Los do­cu­men­tos que evi­den­cian la ac­tua­ción de los DRO con­sis­ten prin­ci­pal­men­te en fir­mar las so­li­ci­tu­des de per­mi­sos de cons­truc­ción, los pla­nos co­rres­pon­dien­tes y el re­sul­ta­do de ins­pec­cio­nes a in­mue­bles co­mo las de ope­ra­ción o se­gu­ri­dad es­truc­tu­ral, o la pre­ven­ción de in­cen­dio. En otras pa­la­bras, cons­ti­tu­yen la opi­nión ca­li­fi­ca­da del cum­pli­mien­to de or­de­na­mien­tos por par­te de los pro­pie­ta­rios de las obras o los in­mue­bles, plas­man­do el va­lor de su sol­ven­cia téc­ni­ca y mo­ral con su fir­ma.

Pe­ro, ¿qué su­ce­de en reali­dad? Re­sul­ta que las con­di­cio­nes de mercado, que siem­pre bus­can el me­nor pre­cio so­bre la ca­li­dad de los ser­vi­cios, em­plean al DRO más ba­ra­to, quien me­nos ob­je­cio­nes po­ne a los pro­yec­tos y que fir­ma sin mi­ra­mien­tos las so­li­ci­tu­des de per­mi­sos, lo que po­ne en ver­da­de­ro ries­go a los usua­rios de los edi­fi­cios y a la so­cie­dad en ge­ne­ral.

Es­tos ‘fir­mo­nes’, quie­nes in­clu­so se aso­cian con los fun­cio­na­rios me­no­res pa­ra exi­gir que só­lo sea con ellos el trá­mi­te, son los pseu­do­pro­fe­sio­nis­tas que de­ni­gran es­te ser­vi­cio pro­fe­sio­nal en­fo­ca­do en do­tar de trans­pa­ren­cia y fia­bi­li­dad to­do un pro­ce­so que cul­mi­na­ría con edi­fi­cios se­gu­ros y ‘le­ga­les’.

A es­ta ten­den­cia se su­ma la fal­ta de ac­tua­li­za­ción de los DRO y los co­rres­pon­sa­bles en di­ver­sas es­pe­cia­li­da­des, que de­bie­ran otor­gar los co­le­gios de pro­fe­sio­nis­tas con una cu­rrí­cu­la trans­pa­ren­te y no co­mo con­di­ción de pa­go pa­ra emi­tir la cons­tan­cia de afi­lia­ción ne­ce­sa­ria pa­ra el re­fren­do del re­gis­tro.

Es­ta ofer­ta des­me­di­da de fir­mas de ‘res­pon­si­vas sin res­pon­sa­bi­li­dad’ con la anuen­cia de las au­to­ri­da­des lo­ca­les ha­ce inope­ran­te cual­quier ini­cia­ti­va de pro­fe­sio­na­li­za­ción del ser­vi­cio, co­mo la que el Dis­tri­to Fe­de­ral ini­ció des­de la ad­mi­nis­tra­ción pa­sa­da, al cons­ti­tuir un es­que­ma de vi­gi­lan­cia a los DRO y los co­rres­pon­sa­bles de Se­gu­ri­dad Es­truc­tu­ral que hoy só­lo exis­te en el pa­pel. No ol­vi­de­mos que en­tre una de sus obli­ga­cio­nes es­tá, des­de 2011, la de emi­tir los aran­ce­les apli­ca­bles a es­tos pro­fe­sio­nis­tas y cu­ya inob­ser­van­cia coad­yu­va a for­ta­le­cer la pre­sen­cia de esos ‘fir­mo­nes’.

Es­tos ‘fir­mo­nes’... son los pseu­do­pro­fe­sio­nis­tas que de­ni­gran es­te ser­vi­cio pro­fe­sio­nal en­fo­ca­do a do­tar de trans­pa­ren­cia y fia­bi­li­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.