El co­ra­zón de la mar­gi­na­li­dad

Ade­más de evi­tar ra­dia­ción so­lar, las pér­go­las crean un jue­go es­té­ti­co de lu­ces y som­bras na­tu­ra­les, in­cor­po­ran ve­ge­ta­ción que re­du­ce tem­pe­ra­tu­ra por hu­me­dad y cap­tan llu­via pa­ra rie­go, que se su­ma a la plan­ta de tra­ta­mien­to.

Obras - - Contenido - POR MART­HA PA­TRI­CIA MON­TE­RO

Con una ar­qui­tec­tu­ra sen­ci­lla, el Ma­cro­cen­tro Co­mu­ni­ta­rio San Ber­na­bé cam­bió la vi­da ur­ba­na en zo­nas de­lic­ti­vas en Mon­te­rrey.

A ocho me­ses de inau­gu­ra­do, el Ma­cro­cen­tro Co­mu­ni­ta­rio Cul­tu­ral y De­por­ti­vo San Ber­na­bé atien­de a por lo me­nos 3,000 per­so­nas de Mon­te­rrey ca­da día.

El Ba­rrio de San Ber­na­bé es­tá en­tre las zo­nas mar­gi­na­les de Mon­te­rrey que pa­de­cen de­fi­cien­cia en los ser­vi­cios bá­si­cos y que re­por­tan ín­di­ces de­lic­ti­vos im­por­tan­tes. Ahí fue inau­gu­ra­do en sep­tiem­bre de 2014 el cen­tro co­mu­ni­ta­rio más gran­de de to­do el país, de 3.6 hec­tá­reas, que en su in­te­rior in­te­gra ser­vi­cios de sa­lud, educación, ca­pa­ci­ta­ción, re­crea­ción y de­por­te, y que des­ta­ca por sus cua­li­da­des ar­qui­tec­tó­ni­cas, que aho­ra atraen a mi­les de per­so­nas.

Ade­más de la mar­gi­na­ción y la de­lin­cuen­cia, la his­to­ria de es­te lu­gar im­pli­ca una exi­gen­cia so­cial de sa­lu­bri­dad. Las co­lo­nias de la zo­na nor­po­nien­te coha­bi­ta­ron has­ta ha­ce un par de años con una plan­ta de pro­ce­sa­mien­to de ba­su­ra que re­ba­só su ca­pa­ci­dad y que cons­ti­tuía un fo­co de in­fec­ción. Los ve­ci­nos pug­na­ron por re­ubi­car la plan­ta, por lo que las au­to­ri­da­des la des­man­te­la­ron y crea­ron es­te cen­tro.

El di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, a car­go del des­pa­cho bar­ce­lo­nés Pich Ar­chi­tects, fue una do­na­ción de CE­MEX a la Se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo So­cial, res­pon­sa­ble de su ope­ra­ción. El ma­yor re­to, fue un pre­su­pues­to re­du­ci- do, de 120 mi­llo­nes de pe­sos (mdp). A ello se su­mó te­ner que re­sol­ver las exi­gen­cias cli­má­ti­cas de la re­gión y las ne­ce­si­da­des de in­fra­es­truc­tu­ra plan­tea­das pa­ra fun­gir co­mo un es­pa­cio pú­bli­co fa­vo­re­ce­dor de la in­te­gra­ción co­mu­ni­ta­ria.

En bus­ca de un es­pa­cio pú­bli­co

Con dos años de re­si­den­cia en Mé­xi­co, el ar­qui­tec­to Joan Ma­ria Frei­xes, de Pich Ar­chi­tects, co­men­ta a Obras que tu­vie­ron “la vo­lun­tad de que el pro­yec­to se in­te­gra­ra al ba­rrio y no re­sul­ta­ra fue­ra de con­tex­to”; op­ta­ron por “una ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na en su vo­lu­me­tría y co­lo­res en con­cor­dan­cia con las ca­sas de las co­lo­nias”.

Es­te lu­gar ya es una edi­fi­ca­ción in­sig­nia don­de so­bre­sa­le un ho­ri­zon­te am­plio, con el Ce­rro de la Si­lla al fon­do, y tam­bién sur­ge con la vo­ca­ción de ejer­cer co­mo un es­pa­cio pú­bli­co con­tro­la­do y se­gu­ro “al­go que no exis­tía an­tes”, di­ce.

El ini­cio fue un es­tu­dio del en­tra­ma­do ur­bano, la re­la­ción del sec­tor San Ber­na­bé con la Zo­na Me­tro­po­li­ta­na de Mon­te­rrey y las con­di­cio­nes de cli­ma, así co­mo un diá­lo­go con las au­to­ri­da­des pa­ra en­ten­der las ne­ce­si­da­des de los usua­rios.

El re­sul­ta­do es lo que Pich Ar­chi­tects de­no­mi­na un “edi­fi­cio- ca­lle”, ya que ex­tien­de la con­for­ma­ción or­to­go­nal de las ca­lles ale­da­ñas y pro­vee una vía prin­ci­pal, “a fin de pro­lon­gar los re­co­rri­dos co­ti­dia­nos de los ha­bi­tan­tes y dar­le prio­ri­dad fren­te al trá­fi­co ro­da­do”, la que ade­más se enar­bo­la co­mo “co­ra­zón del pro­yec­to”, de­ta­lla el ar­qui­tec­to.

En 6,425 m2 de cons­truc­ción, 15 edi­fi­cios es­tán dis­pues­tos en tres pla­ta­for­mas co­nec­ta­das por ram­pas de ac­ce­so, evi­tan­do es­ca­le­ras o elevadores pa­ra ase­gu­rar la ac­ce­si­bi­li­dad a to­do pú­bli­co.

Con una in­ver­sión es­ti­ma­da en más de 120 mdp, es­te lu­gar be­ne­fi­cia a 200,000 per­so­nas que, de acuer­do con da­tos ofi­cia­les, vi­ven en “po­bre­za mo­de­ra­da y pa­de­cen re­za­gos que mu­ti­lan sus opor­tu­ni­da­des, en es­pe­cial las de los jó­ve­nes”.

In­no­va­cio­nes

De­bi­do a las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas del lu­gar, la ar­qui­tec­tu­ra en­fren­ta con­di­cio­nan­tes co­mo gran­des sal­tos tér­mi­cos, ra­dia­ción so­lar y llu­vias. Por ello fue dispuesto un con­jun­to de sis­te­mas bio­cli­má­ti­cos que ha­cen más efi­cien­tes los re­cur­sos, y ma­qui­na­ria con­ven­cio­nal co­mo una do­ta­ción com­ple­men­ta­ria, pa­ra aten­der las pun­tas tér­mi­cas ex­tre­mas a lo lar­go del año.

Una pri­me­ra me­di­da fue la crea­ción de pla­zas cu­bier­tas o pergoladas, don­de son rea­li­za­das ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das a los edi­fi­cios aso­cia­dos, co­mo la Pla­za de

las Ar­tes o la Pla­za de la Sa­lud. El Ma­cro­cen­tro pue­de ser re­co­rri­do en su to­ta­li­dad ba­jo cu­bier­ta re­du­cien­do el im­pac­to so­lar.

Las pér­go­las es­tán he­chas con já­ce­nas vi­vas de hor­mi­gón pre­fa­bri­ca­do en for­ma de ‘v’. Tam­bién se cuen­ta con já­ce­nas so­la­res tér­mi­cas pa­ra la pro­duc­ción in si­tu del agua ca­lien­te re­que­ri­da, y con já­ce­nas so­la­res fo­to­vol­tai­cas pa­ra ali­men­tar la red de ilu­mi­na­ción ex­te­rior de ba­jo con­su­mo.

Tam­bién fue dis­pues­ta pro­tec­ción so­lar pa­ra los in­te­rio­res con un sis­te­ma de ais­la­mien­to con­ti­nuo por la ca­ra ex­te­rior.

Pa­ra efec­tos lu­mí­ni­cos tam­bién hay áreas don­de se co­lo­ca­ron do­mos, pa­ra que no sea ne­ce­sa­ria la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, pe­ro sin que en­tre el sol de for­ma di­rec­ta.

Pa­ra to­dos

Co­mo par­te de los es­tu­dios pre­vios y pa­ra­le­los a la obra, las au­to­ri­da­des se per­ca­ta­ron de la exis­ten­cia de va­rios me­no­res con dis­ca­pa­ci­da­des y de una po­bla­ción adul­ta ma­yor, am­bos con ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les,

por lo que es­te cen­tro co­mu­ni­ta­rio es el pri­me­ro en te­ner una uni­dad de reha­bi­li­ta­ción y te­ra­pia fí­si­ca. De ahí la im­por­tan­cia de las ram­pas y la seg­men­ta­ción de zo­nas pa­ra usos dis­tin­tos, des­de jue­gos in­fan­ti­les has­ta zo­nas pa­ra prac­ti­car de­por­tes co­mo fut­bol, bas­quet­bol, taek­won­do, bo­xeo y lu­cha li­bre, en­tre otros.

El Ma­cro­cen­tro tam­bién in­te­gra, en­tre otros ser­vi­cios, una bi­blio­te­ca, una sa­la de pro­yec­ción, un mó­du­lo in­ter­ac­ti­vo de co­mu­ni­ca­ción, un Cen­tro de Aten­ción Pri­ma­ria en Adic­cio­nes (CA­PA), un plan­tel del Co­na­lep, un mó­du­lo del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal pa­ra la Educación de los Adul­tos (INEA), un au­la ro­bó­ti­ca de Le­go, un au­la edu­ca­ti­va vir­tual ope­ra­da por la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Nue­vo León, una clí­ni­ca de sa­lud, un mó­du­lo de aten­ción del DIF y ta­lle­res tan­to re­crea­ti­vos (dan­za y mú­si­ca), co­mo de ofi­cios (car­pin­te­ría, sol­da­du­ra, me­cá­ni­ca, co­ci­na, se­ri­gra­fía, elec­tró­ni­ca).

Ade­más fue­ron es­ta­ble­ci­dos acuer­dos con in­dus­trias y em­pre­sas de la zo­na, no só­lo pa­ra do­na­ción de ma­qui­na­ria y ma­te­rial, sino pa­ra crear sis­te­mas que lue­go abran opor­tu­ni­da­des de em­pleo digno.

El doc­tor Pedro Pa­che­co, di­rec­tor de la Cá­te­dra de Ur­ba­nis­mo Ciu­da­dano del ITESM, co­men­ta que un pro­yec­to de la di­men­sión del Ma­cro­cen­tro Co­mu­ni­ta­rio es en prin­ci­pio alen­ta­dor, ya que ge­ne­ral­men­te las edi­fi­ca­cio­nes so­cia­les só­lo cum­plen me­tas de fun­cio­na­li­dad, “cuan­do el di­se­ño es un ele­men­to que con­tri­bu­ye a ele­var la au­to­es­ti­ma de los usua­rios”.

Con­si­de­ra que la in­te­gra­ción de los jó­ve­nes es otro va­lor: “Ver otro fu­tu­ro” es esen­cial pa­ra una po­bla­ción que en los úl­ti­mos 15 años ha pa­de­ci­do in­se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, opi­na que esa “al­ta fun­ción de la ar­qui­tec­tu­ra tam­bién po­dría apli­car­se de ma­ne­ra más pun­tual en lu­ga­res don­de la po­bre­za mo­de­ra­da y ex­tre­ma no ga­ran­ti­za con­di­cio­nes de equi­dad pa­ra ac­ce­der a los ser­vi­cios”.

En los seis me­ses que lle­va ac­ti­vo el Ma­cro­cen­tro San Ber­na­bé se han aten­di­do un pro­me­dio de 3,000 per­so­nas al día tan só­lo en los ta­lle­res; in­clu­so han te­ni­do que otor­gar fi­chas in­di­vi­dua­les pa­ra el pro­ce­so de ins­crip­ción o am­pliar la ma­trí­cu­la, co­mo en los de ofi­cios o el de box. Rafael Pi­cón Nú­ñez, maes­tro de es­ta prác­ti­ca de­por­ti­va, na­rra que en una ga­ma am­plia de ho­ra­rios atien­de un pro­me­dio de 600 alum­nos de di­fe­ren­tes eda­des. Lau­ra Gua­da­lu­pe Ji­mé­nez, de 22 años, alum­na de box, ya ob­tu­vo el pri­mer lu­gar en un tor­neo ama­teur.

En pa­ra­le­lo les mo­ti­van a se­guir con su for­ma­ción aca­dé­mi­ca. Ahí mis­mo pue­den con­cluir des­de la pri­ma­ria a la pre­pa­ra­to­ria en sis­te­ma abier­to, y pa­ra quie­nes op­tan por una li­cen­cia­tu­ra en lí­nea, la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Nue­vo León ofre­ce una be­ca a 100%.

“Cam­bia la fa­mi­lia cuan­do uno cam­bia”, com­par­te Án­gel Ro­sa­les Del­ga­do, quien a sus 22 años em­pe­zó un pro­ce­so pa­ra reha­bi­li­tar­se en el CA­PA, se ins­cri­bió en los ta­lle­res de fút­bol y bo­xeo, y a cla­ses de se­cun­da­ria, lue­go se ca­pa­ci­tó co­mo sol­da­dor. Su trans­for­ma­ción, con­si­de­ra­da por los di­rec­ti­vos “un ca­so de éxi­to”, ins­pi­ró a fa­mi­lia­res y ami­gos: quie­nes ya to­man al­gún ta­ller.

Pa­ra las ma­dres que son je­fas de fa­mi­lia se brin­da apo­yo eco­nó­mi­co por dos años, si se pre­pa­ran en un ofi­cio, y pue­den op­tar por mi­cro­cré­di­tos pa­ra em­pe­zar ne­go­cios. Tam­bién es vi­si­ble có­mo las fa­mi­lias van a ca­mi­nar al cen­tro.

El man­te­ni­mien­to pe­rió­di­co es res­pon­sa­bi­li­dad de la Se­cre­ta­ría de De­sa­rro­llo So­cial es­ta­tal, pe­ro los usua­rios crea­ron un Co­mi­té de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na que de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria su­per­vi­sa el cui­da­do de las áreas ver­des, las zo­nas co­mu­nes y los jue­gos in­fan­ti­les; in­clu­so, si se lle­ga a des­com­po­ner un fo­co, se or­ga­ni­zan pa­ra re­po­ner­lo. “Ya lo sien­ten co­mo una ex­ten­sión de su ca­sa”, di­cen los di­rec­ti­vos.

El ar­qui­tec­to Jo­sé Ma­ría Frei­xes pien­sa que es­te es un mo­de­lo a se­guir pa­ra com­ba­tir la vio­len­cia, for­ta­le­cer el te­ji­do so­cial “y ge­ne­rar edi­fi­cios in­tere­san­tes que apor­ten va­lor aña­di­do a las co­mu­ni­da­des”.

El pro­yec­to tu­vo una in­ver­sión de 120 mdp y be­ne­fi­cia a por lo­me­nos 200,000 per­so­nas, en­tre ellas, ni­ños, jó­ve­nes, adic­tos y per­so­nas de la ter­ce­ra edad y con dis­ca­pa­ci­dad.

PLA­ZAS PERGOLADAS. Son el re­sul­ta­do de una decisión bio­cli­má­ti­ca: al tiem­po que en­la­zan los edi­fi­cios, evi­tan una ra­dia­ción di­rec­ta.

ORIEN­TA­CIÓN AL NOR­TE. És­ta per­mi­te el in­gre­so de luz de día de for­ma in­di­rec­ta y evi­ta so­bre­ca­len­ta­mien­tos en los in­te­rio­res, co­mo es el ca­so del gim­na­sio.

CAM­PO ABIER­TO. Las áreas de­por­ti­vas ocu­pan cer­ca de una ter­ce­ra par­te del te­rreno. IN­CLU­YEN­TE. Di­se­ña­do pa­ra ni­ños, jó­ve­nes y per­so­nas de las ter­ce­ra edad y con dis­ca­pa­ci­dad.

ES­PA­CIO PÚ­BLI­CO. La ar­te­ria prin­ci­pal fue in­te­gra­da a la ca­lle co­mo pa­seo pea­to­nal.

DE OFI­CIOS. El edi­fi­cio co­bi­ja la im­par­ti­ción de ta­lle­res co­mo cor­te y con­fec­ción y compu­tación.

AM­PLIA CO­BER­TU­RA. An­te la de­man­da, los ho­ra­rios de las can­chas se am­plia­ron a las 23:00 hrs.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.