Di­se­ño a la car­ta

El di­se­ño tam­bién se adap­ta a las co­rrien­tes ac­tua­les, en las que el clien­te de­man­da ob­je­tos y mo­bi­lia­rio per­so­na­li­za­do que sa­tis­fa­ga sus gus­tos y es­ti­lo de vi­da.

Obras - - Contenido - Por Lu­cía Bur­bano

El sec­tor se adap­ta al clien­te, que de­man­da ob­je­tos y mo­bi­lia­rio per­so­na­li­za­do que sa­tis­fa­ga sus gus­tos y es­ti­lo de vi­da.

Las in­no­va­cio­nes que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do el sec­tor de di­se­ño a ni­vel tec­no­ló­gi­co, unido al nue­vo pa­pel de los crea­do­res, son los mo­ti­vos de­trás de la ten­den­cia del mo­bi­lia­rio he­cho a la me­di­da.

“El afán por per­so­na­li­zar ob­je­tos o es­pa­cios no es nue­vo, la di­fe­ren­cia prin­ci­pal es que es­ta po­si­bi­li­dad es­ta­ba re­ser­va­da a per­so­nas acau­da­la­das que po­dían per­mi­tir­se con­tra­tar a un di­se­ña­dor”, con­ce­de el me­xi­cano Ri­car­do Pe­rret, so­cio de Mind­co­de y Brains­can, dos em­pre­sas de in­no­va­ción y es­tu­dios del in­cons­cien­te del con­su­mi­dor.

De­par­ta­men­tos más pe­que­ños, ma­yor mo­vi­li­dad y ac­ce­so uni­ver­sal a las tec­no­lo­gías son tres fac­to­res sub­ra­ya­dos por Pe­rret que han pro­vo­ca­do el au­ge por un di­se­ño per­so­na­li­za­ble.

Ste­fano Car­ta Vas­con­ce­llos, di­se­ña­dor de Km0, co­men­ta que la de­man­da res­pon­de a un mercado po­la­ri­za­do. Por un la­do hay fir­mas glo­ba­les que ma­nu­fac­tu­ran pro­duc­tos de ba­ja ca­li­dad a gran es­ca­la, y por otro es­tán las mar­ca ex­clu­si­vas por ca­li­dad de di­se­ño y cos­tos. “Exis­te una ter­ce­ra ca­te­go­ría, com­pues­ta por un ti­po de ar­te­sano mo­derno, aquel que em­plea téc­ni­cas tra­di­cio­na­les, pe­ro que ba­sa su tra­ba­jo en el em­pleo de nue­vas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les. Es en es­ta ter­ce­ra don­de se con­cen­tra la de­man­da”, re­ve­la.

“En los úl­ti­mos años es­ta­mos vi­vien­do el au­ge del di­se­ño per­so­na­li­za­do, a me­di­da, adap­ta­do a ne­ce­si­da­des con­cre­tas. Ca­da vez más per­so­nas se in­tere­sen por po­der ‘ha­cer su­yo’ un di­se­ño con­cre­to pa­ra que se con­vier­ta en di­fe­ren­te y úni­co”, ex­pli­ca Clau­dio Gre­co, di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción de Co­rian, mar­ca de su­per­fi­cies só­li­das de Du­pont.

El nue­vo pa­pel del di­se­ña­dor

Los des­pa­chos han en­ten­di­do es­ta ten­den­cia, y em­pie­zan a tra­ba­jar en pro­yec­tos que acer­quen sus crea­cio­nes a los con­su­mi­do­res, pe­ro con un to­que ‘a la car­ta’.

Por ejem­plo, el pro­yec­to bra­si­le­ño TOG-ALL Crea­tors To­get­her cuen­ta con di­se­ños de Phi­lip­pe Starck o de ta­len­tos emer­gen­tes co­mo Se­bas­tian Ber­gne, Jo­nat­han Bui Quang Da o Sam Hecht + Kim Co­lin. A tra­vés de su pá­gi­na web, po­si­bi­li­ta mo­di­fi­car los di­se­ños de es­tos pro­fe­sio­na­les que pue­den ad­qui­rir­se en lí­nea o en una de sus su­cur­sa­les.

Por su par­te, el des­pa­cho ita­liano Km0, tras in­ves­ti­gar téc­ni­cas de fa­bri­ca­ción di- gi­tal, lan­zó su pro­yec­to Leg­ge­ra, en con­jun­to con el cen­tro Sar­deg­na Ri­cer­che. El pri­mer pro­duc­to de es­ta co­lec­ción es una co­ci­na com­pues­ta por una es­truc­tu­ra de sie­te pie­zas de ma­de­ra, cor­ta­das con una fre­sa­do­ra de cor­te con Con­trol Nu­mé­ri­co Compu­tari­za­do (CNC) y una se­rie de ac­ce­so­rios im­pre­sos en 3D, que pue­den ser mo­di­fi­ca­dos por el usua­rio. Es lo que se co­no­ce co­mo open sour­ce o có­di­go abier­to, un es­ce­na­rio en el que los di­se­ña­do­res com­par­ten sus obras di­gi­tal­men­te con sus clien­tes, per­mi­tién­do­les un cier­to mar­gen de mo­di­fi­ca­ción.

La co­ci­na ca­re­ce de tor­ni­llos, fa­ci­li­tan­do su mon­ta­je y des­mon­ta­je en ca­so de mu­dan­za. “El di­se­ña­dor ac­tual tie­ne que ser ca­paz de ma­ne­jar di­fe­ren­tes es­ce­na­rios e in­ter­ve­nir en to­dos los pro­ce­sos”, opi­na Ste­fano. Ade­más, agre­ga que el con­cep­to de có­di­go abier­to per­mi­te me­jo­rar

el pro­duc­to a tra­vés de las mo­di­fi­ca­cio­nes lle­va­das a ca­bo por el clien­te, es­tre­cha la unión en­tre el di­se­ña­dor y el usua­rio, y es una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción.

Es­te ti­po de di­se­ños mo­di­fi­ca­bles re­quie­re de una sim­pli­ci­dad más com­ple­ja de lo que pue­da pa­re­cer a sim­ple vis­ta. “Es­ta es la par­te más ar­dua, lo­grar un pro­duc­to fun­cio­nal que in­ter­ac­túe de for­ma efi­caz con el usua­rio”, apun­ta Ste­fano.

Otro ejem­plo de la in­ter­ven­ción del clien­te en el pro­duc­to es la lám­pa­ra Slash, del di­se­ña­dor ru­mano Dra­gos Mo­ti­ca. Su es­truc­tu­ra se com­po­ne de una ma­lla de alu­mi­nio cu­bier­ta por con­cre­to y cor­cho. El pro­duc­to vie­ne acom­pa­ña­do por una pie­dra con el pro­pó­si­to de dar­le el po­der al usua­rio de mo­di­fi­car la ca­pa de con­cre­to a su an­to­jo.

“Me in­tere­sa el con­cep­to de ma­ni­pu­la­ción sub­je­ti­va y los fil­tros que ac­túan en no­so­tros pa­ra de­ci­dir si al­go es be­llo o no; a las per­so­nas nos atrae lo sin­gu­lar y aquí ya­ce la idea de Slash. Si de­ci­die­ra de­jar la lám­pa­ra in­tac­ta, es­ta­ría con­ser­van­do la idea de un pro­duc­to ma­nu­fac­tu­ra­do en se­rie. Si por el con­tra­rio de­ci­di­mos ma­ni­pu­lar­lo, nos con­ver­ti­ría­mos en di­se­ña­do­res de un ob­je­to úni­co”, con­ce­de.

Dra­gos cree que es­te ti­po de di­se­ños se­rán ca­da vez más co­mu­nes, pues exis­te un com­po­nen­te emo­cio­nal que sur­ge cuan­do al­te­ra­mos un di­se­ño con nues­tras pro­pias ma­nos y “es­te es el va­lor prin­ci­pal que per­du­ra en nues­tra me­mo­ria, más que el ob­je­to en sí”, re­fle­xio­na.

Tec­no­lo­gía y nue­vos ma­te­ria­les

Se­gún los pro­fe­sio­na­les, es­ta­mos vi­vien­do una edad de oro gra­cias la era de la di­gi­ta­li­za­ción y la ex­plo­ra­ción de nue­vos ma­te­ria­les di­ri­gi­dos a me­jo­rar as­pec­tos

er­go­nó­mi­cos y adap­ta­ción a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les. “En la ac­tua­li­dad, exis­te un ma­yor co­no­ci­mien­to de le­yes fí­si­cas co­mo pue­de ser la na­no­tec­no­lo­gía, al­go im­pen­sa­ble has­ta ha­ce po­co tiem­po”, ex­pli­ca Ja­vier Pe­ña, di­rec­tor cien­tí­fi­co de Ma­ter­fad, el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción de ma­te­ria­les de Fo­ment de les Arts i del Dis­seny de Bar­ce­lo­na.

Pe­ña ex­pli­ca que en la ac­tua­li­dad es­tán in­ves­ti­gan­do nue­vos usos pa­ra tex­tu­ras de ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo la fi­bra de pi­ña, el yu­te o el cá­ña­mo, que al ser mo­di­fi­ca­dos se es­tán po­si­cio­nan­do co­mo una al­ter­na­ti­va atrac­ti­va pa­ra los usua­rios.

Otro pro­ce­so in­tere­san­te es el de los adi­ti­vos en plás­ti­co, ya que “per­mi­ten mo­di­fi­car co­lo­res, tem­pe­ra­tu­ra o hu­me­dad”, aña­de Pe­ña. La tec­no­lo­gía es el so­cio fun­da­men­tal de la in­no­va­ción, ya que ge­ne­ra la información ne­ce­sa­ria que po­si­bi­li­ta una si­mu­la­ción que ayu­da a la to­ma de de­ci­sio­nes, per­mi­te mo­ni­to­rear la in­ter­ac­ción con el usua­rio y mi­ni­mi­za po­si­bles ries­gos, ar­gu­men­ta el in­ves­ti­ga­dor. Ade­más ci­ta la ci­né­ti­ca o la reali­dad au­men­ta­da co­mo dos he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les en el cam­po de la in­no­va­ción.

So­bre la im­pre­sión en 3D, Pe­ña opi­na que exis­ten dos di­rec­cio­nes: el de­sa­rro­llo de un pro­duc­to más pro­fe­sio­nal, fun­cio­nal y apli­ca­ble a ma­te­ria­les co­mo ace­ros, alu­mi­nios o ti­ta­nios. La se­gun­da vía la ca­ta­lo­ga co­mo ‘pro­ce­so de de­po­si­ción’, que ha­ce re­fe­ren­cia a ma­te­ria­les bá­si­cos y di­se­ños de me­nor ca­li­dad en tér­mi­nos

Es­ta­mos vi­vien­do una edad de oro gra­cias la era de la di­gi­ta­li­za­ción y la ex­plo­ra­ción de nue­vos ma­te­ria­les di­ri­gi­dos a me­jo­rar as­pec­tos er­go­nó­mi­cos y de adap­ta­ción.

de fun­cio­na­li­dad. “Pa­ra ope­rar una im­pre­so­ra 3D hay que co­no­cer el soft­wa­re, ya que si no se em­plea co­rrec­ta­men­te no tie­ne uti­li­dad al­gu­na”, afir­ma.

“He­rra­mien­tas co­mo las im­pre­so­ras 3D, fre­sa­do­ras CNC o las má­qui­nas de cor­te por lá­ser con­si­guen que nues­tro tra­ba­jo sea más fá­cil”, re­ve­la Ste­fano. “En un mercado tan saturado, la cla­ve es­tá en en­con­trar el equi­li­brio en­tre el ma­te­rial y la he­rra­mien­ta”, se­ña­la el di­se­ña­dor.

La co­la­bo­ra­ción en­tre los di­fe­ren­tes agen­tes que in­ter­vie­nen en el pro­ce­so re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra el éxi­to de la per­so­na­li­za­ción. Es el ca­so del des­pa­cho me­xi­cano EOS, que di­se­ñó la co­ci­na adap­ta­ble Xuni, ins­pi­ra­da en los usos y las cos­tum­bres tra­di­cio­na­les: “Con Mö­dul tra­ba­ja­mos com­ple­ta­men­te de la mano, gra­cias a su ex­pe­rien­cia en el mercado y ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas de fa­bri­ca­ción”, des­gra­na el di­se­ña­dor Se­bas­tián La­ra. “Sin em­bar­go, no­so­tros tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de di­se­ñar y acer­car a la fá­bri­ca pro­ce­sos di­fe­ren­tes a los que em­plean en el día a día, co­mo el por­ce­la­ni­za­do em­plea­do en las puer­tas de las ala­ce­nas pa­ra dar un to­que dis­tin­to, que se ape­ga­ba co­ple­ta­men­te a nues­tro con­cep­to de di­se­ño”.

La ac­ce­si­bi­li­dad y el me­nor cos­to de tec­no­lo­gías co­mo la im­pre­sión en 3D no tie­ne por qué cam­biar el pa­pel del di­se­ña­dor. “El di­se­ña­dor es el que fa­ci­li­ta la idea, a tra­vés de su apren­di­za­je y evo­lu­ción”, opi­na Dra­gos. De acuer­do con el ex­per­to, la evo­lu­ción de la im­pre­sión en 3D pue­de mo­di­fi­car el mercado y la es­tra­te­gia de ma­nu­fac­tu­ra.

CO­CI­NA SU­PER BLACK DU­PONT CO­RIAN. Cuen­ta con un sis­te­ma de pa­red mul­ti­fun­cio­nal, tex­tu­ri­za­do y re­tro­ilu­mi­na­do.

NUE­VOS MA­TE­RIA­LES. La tec­no­lo­gía per­mi­te pro­bar el uso de dis­tin­tas fi­bras na­tu­ra­les.

CO­CI­NA XUNI. La co­la­bo­ra­ción es cla­ve pa­ra una exi­to­sa per­so­na­li­za­ción. Es el ca­so de EOS, que di­se­ñó es­ta co­ci­na en si­ner­gia con Mö­dul y Ma­si­sa.

CO­CI­NA XUNI. Sus pá­ne­les, aca­ba­dos, ma­llas e ilu­mi­na­ción son ele­men­tos per­so­na­li­za­bles.

ES­TAN­TE­RÍA WEB. He­cho to­tal­men­te en Co­rian y di­se­ña­do por Da­niel Li­bes­kind.

TU­BO. Pie­zas de TOG-ALL Crea­tors To­get­her. Di­se­ño de los in­gle­ses S. Hecht y K. Co­lin.

FOTO: COR­TE­SÍA TOG

MI­SA JOY, TOG. He­cha en po­li­car­bo­na­to, con res­pal­do elás­ti­co. Di­se­ño de Phi­lip­pe Starck. AM­BER FA­ME, TOG. Ban­co y me­sa au­xi­liar en po­li­eti­leno y con ter­mi­na­do me­tá­li­co. SLASH LAMP. Su pan­ta­lla de ma­lla y con­cre­to pue­de ser mo­di­fi­ca­ble al an­to­jo del usua­ri

CU­CI­NA LEG­GE­RA. Tie­ne ac­ce­so­rios im­pre­sos en 3D, que pue­den ser mo­di­fi­ca­dos por el usua­rio.

PO­LO TRE­TO, TOG. La cu­bier­ta es de ma­de­ra la­mi­na­da. Hay seis dis­tin­tos co­lo­res pa­ra los so­por­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.