LA CON­TRO­VER­SIA

Obras - - Portada Informe De Vivienda -

La exen­ción del pa­go del IVA por los ser­vi­cios par­cia­les de cons­truc­ción fue una prác­ti­ca co­mún en la in­dus­tria de la vi­vien­da a la luz de la in­ter­pre­ta­ción de los ar­tícu­los 9 de la Ley del IVA y 29 de su Re­gla­men­to.

La Ley del IVA es­ta­ble­ce en su ar­tícu­lo no­veno que no se pa­ga el im­pues­to por la enaje­na­ción de cons­truc­cio­nes uti­li­za­das pa­ra ca­sa ha­bi­ta­ción; mien­tras que en el 29 del Re­gla­men­to se pre­ci­sa que los ser­vi­cios de cons­truc­ción de es­tos in­mue­bles que­dan exen­tos, con la con­di­ción de que se pro­por­cio­ne mano de obra y ma­te­ria­les.

“La dis­cu­sión co­men­zó por­que ha­bía quie­nes de­cían que los ser­vi­cios par­cia­les es­ta­ban in­clui­dos en la exen­ción si se pro­por­cio­na­ban la mano de obra y los ma­te­ria­les”. Las in­ter­pre­ta­cio­nes di­ver­gen­tes de la nor­ma in­clu­so ge­ne­ra­ron en “sen­ten­cias in­con­gruen­tes” del Tri­bu­nal Fe­de­ral de Jus­ti­cia Fis­cal y Ad­mi­nis­tra­ti­va (TFJFA) y la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción (SCJN), ex­pli­ca Jor­ge Gar­cía, so­cio fis­cal de Ernst & Young.

Fi­nal­men­te, en 2013, la SCJN de­ter­mi­nó que los ser­vi­cios sub­con­tra­ta­dos de cons­truc­ción sí cau­san IVA.

En el mis­mo sen­ti­do, en 2014 el SAT fi­jó su pos­tu­ra con el cri­te­rio nor­ma­ti­vo 28/2014/IVA, don­de in­di­ca que “cual­quier la­bor que los cons­truc­to­res de in­mue­bles con­tra­ten con ter­ce­ros pa­ra rea­li­zar­los o in­cor­po­rar­los a in­mue­bles y cons­truc­cio­nes nue­vas des­ti­na­das a ca­sa ha­bi­ta­ción no se en­cuen­tran in­clui­dos en la exen­ción (…), ya que no cons­ti­tu­yen la eje­cu­ción mis­ma de una cons­truc­ción ad­he­ri­da al sue­lo, ni im­pli­can la edi­fi­ca­ción de di­cho in­mue­ble”.

An­te es­ta pos­tu­ra, la Pro­cu­ra­du­ría de la De­fen­sa del Con­tri­bu­yen­te (Pro­de­con) so­li­ci­tó en enero pa­sa­do al SAT la mo­di­fi­ca­ción del cri­te­rio.

En su aná­li­sis ‘Exen­ción del Im­pues­to al Va­lor Agre­ga­do en ser­vi­cios de cons­truc­ción de in­mue­bles des­ti­na­dos a ca­sa ha­bi­ta­ción’, Pro­de­con se­ña­la que “no de­be ha­ber co­ne­xi­dad (que quien co­mer­cia­li­ce la vi­vien­da sea tam­bién quien la cons­tru­ya) en­tre los ac­tos pa­ra que apli­que la exen­ción” y “que los ser­vi­cios de cons­truc­ción de in­mue­bles des­ti­na­dos a ca­sa ha­bi­ta­ción com­pren­den tan­to los pres­ta­dos por los desa­rro­lla­do­res de la obra en su to­ta­li­dad, co­mo los par­cia­les o sub­con­tra­ta­dos”.

eco­nó­mi­co por par­te de los desa­rro­lla­do­res pa­ra cu­brir el im­pues­to y lue­go so­li­ci­tar la de­vo­lu­ción a Ha­cien­da.

Sin em­bar­go, no exis­te una for­ma de ga­ran­ti­zar que quie­nes apro­ve­chen el in­cen­ti­vo efec­ti­va­men­te no tras­la­da­rán el im­pues­to al com­pra­dor final, aco­ta.

“La vi­vien­da so­cial es la más be­ne­fi­cia­da por­que es la que más se cons­tru­ye en el país”, afir­ma Abu­said, in­te­gran­te de la Co­mi­sión Mix­ta de Desa­rro­lla­do­res y del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción del In­fo­na­vit.

En el ca­so de las edi­fi­ca­cio­nes de uso mix­to, la con­do­na­ción se apli­ca si se iden­ti­fi­can los ser­vi­cios pres­ta­dos ex­clu­si­va­men­te en las áreas des­ti­na­das a vi­vien­da. “Lo re­co­men­da­ble en es­te ca­so es se­pa­rar las fac­tu­ras de los ser­vi­cios pa­ra las áreas de ca­sa ha­bi­ta­ción y de ofi­ci­nas”, co­men­ta el fis­ca­lis­ta Ruiz.

Pa­ra Gar­cía, de la con­sul­to­ra Ernst & Young, los efec­tos en el pre­cio po­drían em­pe­zar a re­fle­jar­se al tér­mino del pri­mer se­mes­tre de es­te año.

Res­pec­to al em­pleo, la au­to­ri­dad pre­ten­de que el flu­jo eco­nó­mi­co des­ti­na­do al pa­go del IVA se ca­na­li­ce pa­ra au­men­tar la con­tra­ta­ción de mano de obra.

No obs­tan­te, Ma­rio Al­ber­to Mo­reno, de DRM Ar­qui­tec­tos, opi­na que en su ca­rác­ter de contratista la con­do­na­ción del im­pues­to no im­pac­ta­rá en la crea­ción de más pues­tos la­bo­ra­les. “Tra­ba­ja­mos por ta­bu­la­do­res de pre­cios”, pun­tua­li­za.

De acuer­do con la Ca­na­de­vi, la in­dus­tria ge­ne­ra 3.5 mi­llo­nes de em­pleos di­rec­tos y el do­ble de in­di­rec­tos. Des­de el pun­to de vis­ta de Ma­rio Al­ber­to Mo­reno, fun­da­dor y di­rec­tor ge­ne­ral de DRM Ar­qui­tec­tos, es­to fa­vo­re­ce al desa­rro­lla­dor, no a las em­pre­sas con­tra­tis­tas: “Cuan­do no­so­tros so­mos desa­rro­lla­do­res nos be­ne­fi­cia en que no pa­ga­mos el IVA y de esa for­ma se pue­de au­men­tar la ca­li­dad de los ma­te­ria­les y los aca­ba­dos”.

Tan­to los desa­rro­lla­do­res, co­mo quie­nes quie­ren ad­qui­rir una vi­vien­da es­tán en espera de ver los re­sul­ta­dos de es­ta dis­po­si­ción, que pre­ten­de im­pul­sar es­ta in­dus­tria, la cual des­pués de dos años de re­gis­trar una ten­den­cia ne­ga­ti­va ce­rró 2014 con cer­ca de 1.1 mi­llón de ac­cio­nes de vi­vien­da y una in­ver­sión cer­ca­na a 350,000 mi­llo­nes de pe­sos, in­clui­do el fi­nan­cia­mien­to de cons­truc­ción, co­mo in­di­can las ci­fras de la Ca­na­de­vi.

12.82% au­men­tó el cos­to de la vi­vien­da nue­va a es­ca­la na­cio­nal, des­de fi­na­les de 2012 al cie­rre de 2014

CA­LI­DAD. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que la exen­ción del im­pues­to pue­de re­per­cu­tir en que los desa­rro­lla­do­res op­ten por me­jo­res ma­te­ria­les y aca­ba­dos en sus pro­yec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.