Ara­ve­na, el cru­za­do de la vi­vien­da so­cial

Pa­ra una fa­mi­lia, la vi­vien­da de­be ser la opor­tu­ni­dad de aban­do­nar la po­bre­za.

Obras - - Por­ta­da In­for­me De Vi­vien­da - POR CAR­LOS ARIAS / BUE­NOS AI­RES

Ale­jan­dro Ara­ve­na (San­tia­go de Chi­le, 1967) es un re­fe­ren­te cuan­do se tra­ta de la ar­qui­tec­tu­ra es­ca­la­ble, di­ri­gi­da a dar ca­li­dad de vi­da a gru­pos mar­gi­na­les a ba­jo cos­to. En­tre sus ob­je­ti­vos pro­fe­sio­na­les es­tá el de trans­for­mar los asen­ta­mien­tos ha­bi­ta­cio­na­les in­for­ma­les, las lla­ma­das ‘fa­ve­las’, ‘ vi­llas mi­se­ria’ o ‘ciu­da­des per­di­das’ en lu­ga­res más ha­bi­ta­bles: “Se tra­ta de con­ver­tir las ne­ce­si­da­des so­cia­les en ideas que se pue­dan lle­var a la prác­ti­ca”, di­ce a Obras el ar­qui­tec­to chi­leno.

Na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia de cla­se me­dia, hi­jo de pro­fe­so­res, du­ran­te el pro­ce­so pa­ra in­gre­sar a la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le ob­tu­vo la ma­trí­cu­la de ho­nor y con ella una be­ca de 50%. Ara­ve­na sue­le re­fe­rir la anéc­do­ta de que ins­cri­bió co­mo ca­rre­ras op­cio­na­les la dan­za y la flau­ta, por­que “si no era ar­qui­tec­tu­ra no era na­da”, re­cuer­da.

Su con­tex­to fa­mi­liar y eco­nó­mi­co, su­ma­do al de la dic­ta­du­ra, lo for­ma­ron en la es­ca­sez, así lo ha de­cla­ra­do en di­ver­sas oca­sio­nes. En con­gruen­cia, ha di­cho que su preo­cu­pa­ción “es la vi­da dia­ria de las per­so­nas que lo tie­nen di­fí­cil”.

Pe­ro Ara­ve­na, quien des­de ha­ce una dé­ca­da ya era vis­to co­mo un re­vo­lu­cio­na­rio en­tre los ar­qui­tec­tos de su ge­ne­ra­ción, no re­nun­cia a la ren­ta­bi­li­dad de la vi­vien­da so­cial, pues las per­so­nas de­ben te­ner un so­por­te “pa­ra ha­cer las co­sas”.

Vi­vien­da es­ca­la­ble

Pe­ro ade­más de la vi­vien­da so­cial, es­te ar­qui­tec­to ha re­co­rri­do un ca­mino en otros sec­to­res. Co­mo pro­yec­tis­ta es au­tor de obras pú­bli­cas y pri­va­das, co­mo la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra (2004) y las lla­ma­das To­rres sia­me­sas (2005), am­bas de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le; del edi­fi­cio de re­si­den­cias de la Uni­ver­si­dad St. Ed­ward’s, en Aus­tin, Te­xas, EU, (2008); de edi­fi­cios cor­po­ra­ti­vos pa­ra No­var­tis, en Shang­hái, Chi­na (2011); del Chil­dren Works­hop de Vi­tra, en Zú­rich, Sui­za (2009). Y de obras co­mo el Mi­ra­dor Las Cru­ces, en Ja­lis­co, Mé­xi­co (2010).

En me­dio de esos pro­yec­tos na­ce su in­te­rés por lo so­cial. Mien­tras era pro­fe­sor en Har­vard (2000-2005), “en un am­bien­te de al­ta exi­gen­cia”, se pre­gun­tó: “¿Qué po­día apor­tar yo en ese con­tex­to?”. Pa­ra Ara­ve­na ha­cer­se pre­gun­tas es cla­ve, pe­ro ad­vier­te que no hay na­da más ma­lo que con­tes­tar bien una ma­la pre­gun­ta.

Pen­só en­ton­ces que “las re­fle­xio­nes so­bre di­se­ño y cons­truc­ción en con­di­cio­nes de es­ca­sez eran un ru­bro po­co es­tu­dia­do”. Así co­men­zó el desa­rro­llo de sus ideas en eco­no­mías pre­ca­rias. En 2001 las lle­vó a la prác­ti­ca cuan­do el go­bierno de Chi­le le pi­dió re­cu­pe­rar un ba­rrio de asen­ta­mien­tos irre­gu­la­res lla­ma­do Quin­ta Mon­roy, en la ciu­dad de Iqui­que.

“El desafío fue uti­li­zar las mis­mas con­di­cio­nes que ofre­ce el Es­ta­do, con to­das sus li­mi­tan­tes, pa­ra cons­truir un ti­po de vi­vien­da de ma­yor ca­li­dad y que se va­lo­ri­za­ra con el tiem­po”, cuen­ta Ara­ve­na, quien tu­vo un pre­su­pues­to de 7,500 dó­la­res pa­ra ca­da una de las 100 fa­mi­lias.

Su res­pues­ta fue un con­cep­to de vi­vien­da so­cial ba­sa­do en cons­truir só­lo lo esen­cial y de­jar ‘abier­to’ el es­pa­cio pa­ra que ca­da fa­mi­lia cre­cie­ra a su ma­ne­ra; “son una es­pe­cie de ca­sas ver­ti­ca­les que apro­ve­chan me­jor el es­pa­cio y que sus ha­bi­tan­tes ter­mi­nan de cons­truir se­gún sus re­cur­sos”, ex­pli­ca. Ade­más tie­nen la ca­pa­ci­dad de in­cor­po­rar las ne­ce­si­da­des y los ras­gos cul­tu­ra­les de ca­da co­mu­ni­dad.

Esa ex­pe­rien­cia se ha re­pli­ca­do con va­rian­tes en al me­nos 15 co­mu­ni­da­des de su país y es mo­de­lo de re­cons­truc­ción ur­ba­na en desas­tres. Tam­bién ha lle­ga­do a otras na­cio­nes, co­mo Mé­xi­co: San­ta Ca­ta­ri­na, Mon­te­rrey, Nue­vo León.

“Aun­que en Mé­xi­co se con­tó con más re­cur­sos de los que dis­po­ne­mos en Chi­le, pa­ra ca­da ca­sa ha­bía 50,000 dó­la­res y te­nía­mos la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra rea­li­zar lo di­fí­cil, lo que per­mi­tió una pro­pues­ta de me­jor ni­vel”, aco­ta.

Pen­sar en el fu­tu­ro

“La vi­vien­da so­cial es aque­lla cu­yo cos­to tie­ne que ser prin­ci­pal­men­te ab­sor­bi­do por el Es­ta­do, da­da la in­ca­pa­ci­dad del aho­rro fa­mi­liar pa­ra pa­gar por esa vi­vien­da”,

“La vi­vien­da so­cial es el tras­pa­so de di­ne­ro pú­bli­co más gran­de que re­ci­be una fa­mi­lia en to­da su vi­da. Se­ría una tra­ge­dia que se des­per­di­cie, en cam­bio si és­ta au­men­ta su va­lor se­rá un ca­pi­tal fa­mi­liar”

tra­ba­jo, e in­ver­tir el tiem­po de tras­la­dos en es­cu­char una can­ción o en mi­nu­tos de bi­ci­cle­ta. Eso es ca­li­dad de vi­da, di­ce.

De ahí su con­cep­ción en torno a las ur­bes: “Las ciu­da­des no son un con­jun­to de ca­sas, sino de opor­tu­ni­da­des, por ello el di­se­ño ur­bano de­be en­fo­car­se en dis­po­ner esas opor­tu­ni­da­des (ta­les co­mo edu­ca­ción, sa­lud y em­pleo) pa­ra la ma­yor par­te de los ha­bi­tan­tes”.

El desafío de Ara­ve­na y de su es­tu­dio Ele­men­tal, in­te­gra­do por seis so­cios y 40 per­so­nas, es es­ca­lar su mo­de­lo de vi­vien­da a ciu­da­des com­ple­tas. Su pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue un en­car­go ofi­cial: una ciu­dad mo­de­lo en Ca­la­ma, don­de sur­ge la ri­que­za mi­ne­ra del co­bre, el prin­ci­pal pro­duc­to de ex­por­ta­ción de su país, y don­de exis­te uno de los peo­res es­tán­da­res en ca­li­dad de vi­da.

Pe­ro los re­tos de Ara­ve­na son mu­chos. Él es el úni­co la­ti­noa­me­ri­cano que for­ma par­te del ju­ra­do del Pre­mio Pritz­ker. Le ha to­ca­do vo­tar pa­ra otor­gar el ma­yor ga­lar­dón de su pro­fe­sión a ar­qui­tec­tos co­mo Pe­ter Zumt­hor (2009), Eduar­do Sou­to de Mou­ra (2011), Shi­ge­ru Ban (2014) e in­clu­so a Frei Ot­to (2015), és­te úl­ti­mo anun­cia­do de for­ma pós­tu­ma en mar­zo.

Con esos ar­qui­tec­tos com­par­te vi­sio­nes fun­da­men­ta­les, co­mo la cons­truc­ción en con­di­cio­nes pre­ca­rias, el mi­ni­ma­lis­mo y la aten­ción a las per­so­nas co­mo el cen­tro de la obra ar­qui­tec­tó­ni­ca.

LA CIU­DAD, EL CA­MINO A LA IGUAL­DAD. Es la fi­lo­so­fía de Ele­men­tal, des­pa­cho que li­de­ra Ara­ve­na, quien bus­ca es­ca­lar su mo­de­lo de ca­sa de in­te­rés so­cial a la ur­be.

ST ED­WARD’S UN­VER­SITY (AUS­TIN, TE­XAS, EU, 2008). Pro­po­ne una mi­ra­da gra­dual, de lo pú­bli­co a lo in­ter­me­dio, y de lo co­mún a lo pri­va­do.

TO­RRES SIA­ME­SAS (SAN­TIA­GO, CHI­LE, 2005). Tie­ne piel do­ble, vi­drio y fi­bro­ce­men­to. MI­RA­DOR LAS CRU­CES (JAL, MÉX, 2010). Es­truc­tu­ra mo­no­lí­ti­ca que pro­pi­cia som­bra y ven­ti­la­ción.

LAS ANACUAS (MON­TE­RREY, 2010). Vi­vien­das du­plex con po­si­bi­li­dad de cre­cer has­ta 58.75 y 76.60 m2.

VI­LLA VER­DE (CHI­LE, 2013). Vi­vien­da con un pi­so ini­cial y te­cho pa­ra cre­ci­mien­to a fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.