UN RE­FE­REN­TE

Obras - - Portada Informe De Vivienda -

La ca­rre­ra de Ale­jan­dro Ara­ve­na es una de las más res­pe­ta­das a ni­vel La­ti­noa­mé­ri­ca. Ha re­ci­bi­do ga­lar­do­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo el León de Pla­ta de la Bie­nal de Ve­ne­cia (2008), el Mar­cus (2010) y la me­da­lla Erich Sche­lling (2006), tres de los más im­por­tan­tes pre­mios del mun­do. En­tre sus li­bros se en­cuen­tran Los­he­chos­de­laar­qui­tec­tu­ra, Ellu­gar­de­laar­qui­tec­tu­ra y Ma­te­rial­dear­qui­tec­tu­ra. So­bre la vi­vien­da pu­bli­có el Ma­nual de Vi­vien­da In­cre­men­taly­di­se­ño­par­ti­ci­pa­ti­vo, es­cri­to jun­to con el ar­qui­tec­to An­drés La­co­be­lli, y pu­bli­ca­do en 2012.

con­ci­be el ar­qui­tec­to. Por ello, ex­pli­ca que el mo­de­lo que se bus­ca es “una vi­vien­da a la al­tu­ra de lo que una fa­mi­lia de cla­se me­dia es ca­paz de sus­ten­tar”.

El ar­qui­tec­to re­co­no­ce que los pa­rá­me­tros de­pen­den del con­tex­to don­de se ge­ne­ran. Re­fie­re que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les el es­tán­dar eu­ro­peo es de 80 m2 por fa­mi­lia, y en Amé­ri­ca La­ti­na, a cau­sa de la fal­ta de re­cur­sos de los Es­ta­dos pa­ra sub­si­dios, se re­du­ce a 30 o 40 m2.

“Nues­tra so­lu­ción no es const ruir una ca­sa com­ple­ta con la mi­tad de los re­cur­sos, lo cual ge­ne­ra­ría una vi­vien­da de ba­ja ca­li­dad, sino cons­truir só­lo la mi­tad de una ca­sa bue­na y per­mi­tir que la fa­mi­lia cons­tru­ya el res­to a lo lar­go del tiem­po”.

Cuan­do Ara­ve­na le pre­gun­tó a los be­ne­fi­cia­rios de los cré­di­tos ha­bi­ta­cio­na­les qué ti­po de vi­vien­da que­rían, la res­pues­ta unánime fue: una ca­sa in­di­vi­dual y fa­mi­liar, se­gún el mo­de­lo clá­si­co.

Un pro­ble­ma so­cial

Ara­ve­na se re­fie­re al pro­ce­so de mi­gra­ción en to­do el mun­do: “Va a es­tar pre­sen­te, ya sea que el Es­ta­do quie­ra in­ter­ve­nir o no”, por lo que se van a cons­truir vi­vien­das pre­ca­rias en lu­ga­res no desea­dos, en­ton­ces “ne­ce­si­ta­mos que la vi­vien­da so­cial sea pa­ra una fa­mi­lia la opor­tu­ni­dad de aban­do­nar la po­bre­za”.

Pa­ra el chi­leno, la lo­ca­li­za­ción es lo que más in­flu­ye: “Es ne­ce­sa­rio que la vi­vien­da so­cial se ubi­que en un buen lu­gar”. Otra so­lu­ción es ha­cer lo más cos­to­so de la cons­truc­ción al prin­ci­pio, co­mo las ins­ta­la­cio­nes bá­si­cas y la es­truc­tu­ra, y “de­jar lo de­más pen­dien­te pa­ra que la pro­pia fa­mi­lia lo va­ya re­sol­vien­do”.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te es­te ar­qui­tec­to preo­cu­pa­do por la vi­vien­da, y ca­sa­do con una ar­qui­tec­ta bra­si­le­ña, no tie­ne una ca­sa pro­pia, pues ase­gu­ra pre­fe­rir la co­mo­di­dad de una vi­vien­da cer­ca de su lu­gar de

“La ar­qui­tec­tu­ra de­be in­vo­lu­crar­se en las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas y ayu­dar­les a me­jo­rar su vi­da”.

QUIN­TA MON­ROY (IQUI­QUE,CHILE, 2004). Vi­vien­das pa­ra 100 fa­mi­lias, en 5,000 m2. La ba­se fue de­jar lu­gar pa­ra la ex­pan­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.