Teodoro, la es­pi­ral cog­ni­ti­va

Obras - - Editorial - — Los edi­to­res

Apren­der y evo­lu­cio­nar es una con­di­ción de vi­da. Po­cas se­ma­nas an­tes del de­ce­so del ar­qui­tec­to Teodoro Gon­zá­lez de León, Obras tu­vo la for­tu­na de com­par­tir con él una plá­ti­ca ( pro­ba­ble­men­te una de las úl­ti­mas con un me­dio de co­mu­ni­ca­ción, si no la úl­ti­ma) y el re­co­rri­do por la que se­rá su obra pós­tu­ma, la to­rre Ma­na­car. En esos días pen­sá­ba­mos que se­ría una de va­rias char­las como par­te del pro­ce­so de do­cu­men­tar el edi­fi­cio de 127 me­tros que se al­za­rá al sur de la ca­pi­ta­li­na ave­ni­da In­sur­gen­tes, y tam­bién pa­ra dar cuen­ta de los 90 años del na­ta­li­cio del crea­dor de in­nu­me­ra­bles íco­nos de la Ciu­dad de México. No fue así.

Con es­ta edi­ción, Obras bus­ca de­jar un tes­ti­mo­nio de uno de los crea­do­res ar­qui­tec­tó­ni­cos más con­no­ta­dos, qui­zá no por el nú­me­ro de pro­yec­tos, sino por la con­tun­den­cia de sus edi­fi­ca­cio­nes, tan icó­ni­cas como po­lé­mi­cas, las que fue­ron evo­lu­cio­nan­do, si se quie­re len­to, del bru­ta­lis­mo a la pa­sión por el blan­co mar­mo­lea­do y el re­to a la ley de gra­ve­dad de sus tra­ba­jos más re­cien­tes.

Más que un hom­bre de tra­zos, el ar­qui­tec­to Gon­zá­lez de León se preo­cu­pó por ser un hom­bre de ideas, así lo re­ve­la su in­quie­tud por via­jar y des­cu­brir nue­vas for­mas de ar­qui­tec­tu­ra, de es­pa­cios, de for­mas de cons­truir eso que lla­ma­mos ciu­dad y que fue uno de los gran­des mo­to­res de su pen­sa­mien­to y sus di­se­ños.

Al fin dis­cí­pu­lo de Le Cor­bu­sier, se ape­gó a la idea de que, al hacer ur­bes, “un tra­zo re­gu­la­dor es un se­gu­ro con­tra lo ar­bi­tra­rio”, sin em­bar­go, como dice Juan Vi­llo­ro en uno de los tex­tos que re­pro­du­ci­mos en es­ta edi­ción, Gon­zá­lez de León “si­gue es­te prin­ci­pio, pe­ro se des­mar­ca de la fun­cio­nal aus­te­ri­dad de su maes­tro con pa­tios y ven­ta­na­les que dia­lo­gan con la luz”.

Pin­tor y for­ma­dor de nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de ar­qui­tec­tos gra­cias a su ta­ller de di­se­ño, Teodoro de­ja, so­bre to­do, una se­rie de re­fle­xio­nes e ideas so­bre la ar­qui­tec­tu­ra y su de­ber ser res­pec­to a la ciu­dad, que va­le la pe­na re­to­mar y con­si­de­rar en las men­tes de aca­dé­mi­cos y crí­ti­cos pa­ra que den la jus­ta me­di­da a su fi­lo­so­fía (si de­ter­mi­nan otor­gar­le tal di­men­sión).

Al fi­nal, sin de­nos­tar el mé­ri­to de su obra, Teodoro Gon­zá­lez de León es un es­la­bón des­ta­ca­do en el queha­cer ar­qui­tec­tó­ni­co na­cio­nal, pe­ro como ex­pli­ca En­ri­que Nor­ten, “no hay an­tes de Teodoro ni des­pués de él. Es uno más y to­do si­gue igual… La me­jor ma­ne­ra de hon­rar­lo se­rá se­guir ha­cien­do nues­tro tra­ba­jo, ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble pa­ra re­to­mar es­te re­le­vo que re­ci­bi­mos, y se­guir tra­ba­jan­do con los idea­les que pa­ra él y pa­ra mu­chos otros fue­ron im­por­tan­tes”.

FO­TO­GRA­FÍA: JORGE GARAIZ

POST­PRO­DUC­CIÓN: JESS HER­MAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.