El NAICM y los dis­pu­te boards, opor­tu­ni­dad per­di­da

Obras - - Opinión - Ro­ber­to Her­nán­dez Gar­cía So­cio di­rec­tor de COMAD, SC (De­re­cho de la cons­truc­ción) obras@ex­pan­sion.com.mx

Durante mu­chos años, los con­tra­tis­tas se han que­ja­do de la fal­ta de me­ca­nis­mos de so­lu­ción de con­tro­ver­sias efi­cien­tes en los con­tra­tos de obra pú­bli­ca. Esa ca­ren­cia afec­ta se­ria­men­te a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca al no per­mi­tir el fi­ni­qui­to de los con­tra­tos en tiempo y forma.

La prác­ti­ca nos ha de­ja­do va­ra­dos, los con­flic­tos se re­suel­ven mu­chos años des­pués de que el pro­yec­to se ha con­clui­do. Bas­te como ejem­plo ver có­mo el con­sor­cio cons­truc­tor de la lí­nea 12 del me­tro con­ti­núa en una ba­ta­lla ju­di­cial que pa­re­ce in­ter­mi­na­ble pa­ra re­cla­mar los so­bre­cos­tos en que in­cu­rrió durante la obra.

Por mu­chos años he es­cri­to, ha­bla­do y pe­lea­do por la im­ple­men­ta­ción de los dis­pu­te boards ( pa­ne­les de so­lu­ción de con­tro­ver­sias) en México por su efec­ti­vi­dad en el de­sa­rro­llo de los pro­yec­tos. En ju­nio pa­sa­do, re­pre­sen­tan­tes de pro­yec­tos pú­bli­cos de Pe­rú, Co­lom­bia, Hon­du­ras, Brasil y Chi­le ex­pu­sie­ron las ven­ta­jas de es­te me­dio de so­lu­ción de con­tro­ver­sias, en un en­cuen­tro en Chi­le.

Mien­tras lo anterior ocu­rría en Chi­le, en México, en uno de los pro­ce­sos de li­ci­ta­ción de la cons­truc­ción del Nue­vo Ae­ro­puer­to de la Ciu­dad de México (NAICM), un li­ci­tan­te ex­ter­nó: “Se­gún la cláu­su­la 27, del ar­tícu­lo 86: Dis­cre­pan­cia en­tre las par­tes, del mo­de­lo de Con­tra­to de la pre­sen­te Con­vo­ca­to­ria, se su­gie­re in­cluir un me­ca­nis­mo si­mul­tá­neo de re­so­lu­ción de con­tro­ver­sias, como los dis­pu­te boards, con­for­me a las re­glas de ICC o CAIC y ar­bi­tra­je”.

El Gru­po Ae­ro­por­tua­rio de la Ciu­dad de México con­tes­tó: “Se con­si­de­ra que el pro­ce­di­mien­to es­ta­ble­ci­do en el mo­de­lo de con­tra­to es el ade­cua­do, ya que no ge­ne­ra­rá gas­to adi­cio­nal al­gu­na al GACM, ade­más de que es más efi­cien­te y, por tan­to, no re­tra­sa­ría los tiem­pos del pro­yec­to de obra”.

Si se pre­gun­ta cuál es el ma­ra­vi­llo­so pro­ce­di­mien­to es­ta­ble­ci­do en el Con­tra­to Mo­de­lo del GACM se lo di­ré: nin­guno. So­lo se tra­ta de que las par­tes in­ten­ten po­ner­se de acuer­do, si no, se deben so­me­ter a la con­ci­lia­ción. Y an­te un po­si­ble fra­ca­so deben ir­se a li­ti­gio. ¿Fá­cil no? En un pro­yec­to que va­le mi­les de millones de dó­la­res, se de­jan los con­flic­tos a la ha­bi­li­dad, bue­na fe y dis­po­si­ción de las par­tes, o bien al eterno li­ti­gio ju­di­cial.

Lo más in­creí­ble es que la re­fe­ren­cia a que el pro­ce­di­mien­to se­ña­la­do “no ge­ne­ra­rá gas­to adi­cio­nal”, y que “es más efi­cien­te y no re­tra­sa­ría los tiem­pos de pro­yec­to de la obra”. Pre­ci­sa­men­te los dis­pu­te boards buscan no re­tra­sar los tiem­pos de la obra. ¿Cuán­to cues­ta ca­da día de con­flic­to en un pro­yec­to como es­te? ¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne no re­sol­ver los pro­ble­mas a tiempo en el nue­vo ae­ro­puer­to?

Una vez más me sien­to frus­tra­do en es­te país. An­te tan­to ex­per­to in­ter­na­cio­nal, con­sul­to­res múl­ti­ples y millones de dó­la­res gas­ta­dos y por gas­tar, ha­ce­mos las mis­mas ton­te­rías de siempre.

Por eso, ten­ga por se­gu­ro, que los abo­ga­dos se­gui­re­mos te­nien­do mu­cho tra­ba­jo en las obras, por­que como dice mi ami­go Ro­bert Pec­kar, el abo­ga­do más re­co­no­ci­do en cons­truc­ción en Es­ta­dos Uni­dos: “los in­ge­nie­ros si­guen co­me­tien­do los mis­mos erro­res to­dos los días”.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne no re­sol­ver pro­ble­mas a tiempo en el nue­vo ae­ro­puer­to? ¿Cuán­to cues­ta ca­da día de con­flic­to en un pro­yec­to como es­te?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.