Re­gu­la­ción pa­ra el cre­ci­mien­to ur­bano

Obras - - Opinión - Fran­co Bu­cio Mú­ji­ca Ar­qui­tec­to, pe­ri­to, DRO, con­sul­tor en nor­mas, re­gu­la­cio­nes y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la cons­truc­ción. Di­rec­tor de CORPICO. obras@ex­pan­sion.com.mx

Su­fri­mos el cre­ci­mien­to des­me­su­ra­do de nues­tras ciu­da­des, lo que ha oca­sio­na­do po­bre­za, mar­gi­na­ción, inseguridad, vio­len­cia y ma­yo­res des­pla­za­mien­tos a sus ha­bi­tan­tes.

An­te esa reali­dad, las po­lí­ti­cas de vi­vien­da y de­sa­rro­llo ur­bano en­fa­ti­zan la ne­ce­si­dad de li­mi­tar el des­bor­da­mien­to ci­ta­dino, re­co­men­dan­do la re­den­si­fi­ca­ción en las ur­bes.

Pe­ro como las ciu­da­des no cuen­tan con la in­fra­es­truc­tu­ra, el equi­pa­mien­to y los ser­vi­cios ne­ce­sa­rios pa­ra aten­der la nue­va de­man­da, las re­co­men­da­cio­nes a me­nu­do ser ig­no­ra­das por las al­cal­días.

Au­na­do a esa pro­ble­má­ti­ca, de­be te­ner­se en cuen­ta que tam­po­co exis­te una pla­nea­ción mo­der­na que dis­tin­ga los usos y des­ti­nos del sue­lo con una vi­sión de go­ber­nan­za ho­ri­zon­tal y de lar­go pla­zo, es de­cir, en­tre los municipios y las en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas in­vo­lu­cra­das en las co­n­ur­ba­cio­nes.

La nor­ma­ti­vi­dad mu­ni­ci­pal apli­ca­ble a la edi­fi­ca­ción, a la in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na y a la pla­nea­ción es­tá des­fa­sa­da, lo que im­po­si­bi­li­ta la aten­ción or­de­na­da y opor­tu­na de los nue­vos asen­ta­mien­tos, in­clu­so de los apa­ren­te­men­te pla­nea­dos, como los con­jun­tos ha­bi­ta­cio­na­les que se ofer­tan a de­re­choha­bien­tes del In­fo­na­vit o del Fo­visss­te.

Bas­ta­ría hacer un es­tu­dio pa­ra dar con las ra­zo­nes por las que mu­chos de esos con­jun­tos tar­dan años pa­ra su mu­ni­ci­pa­li­za­ción, lo que obli­ga a las desa­rro­lla­do­ras a su ad­mi­nis­tra­ción, la que buscan tras­la­dar lo más pron­to po­si­ble a los con­dó­mi­nos o a aso­cia­cio­nes de co­lo­nos, con un evi­den­te de­te­rio­ro en tér­mi­nos de man­te­ni­mien­to.

Aun­que no exis­te un es­tu­dio pro­fe­sio­nal que dic­te los re­que­ri­mien­tos mu­ni­ci­pa­les y es­ta­ta­les so­bre las su­per­fi­cies que de­ban de­di­car­se a las pre­vi­sio­nes de equi­pa­mien­to bá­si­co, sos­pe­cho que aque­llas áreas de do­na­ción que es­ta­ban es­ta­ble­ci­das en las des­apa­re­ci­das le­yes de frac­cio­na­mien­tos, aho­ra son ‘le­tra muer­ta’.

En ellas se es­ta­ble­cía una do­na­ción de 10% del área ven­di­ble o de la su­per­fi­cie to­tal de los nue­vos frac­cio­na­mien­tos, se­gún ca­da es­ta­do, los que aho­ra se han ol­vi­da­do o es­qui­va­do.

Hoy se re­gis­tran con­jun­tos o clús­ters pa­ra 59 o me­nos vi­vien­das; a par­tir de 60 se obli­ga­rían, por lo ge­ne­ral, a ta­les do­na­cio­nes.

Y no hay que ol­vi­dar que no exis­te una nor­ma­ti­vi­dad ofi­cial que es­ta­blez­ca la do­ta­ción mí­ni­ma de equi­pa­mien­to por ta­ma­ño de po­bla­ción a ser­vir o de áreas ver­des por ha­bi­tan­te.

En los nue­vos con­jun­tos las áreas no cons­trui­das, que no ver­des, son con­ce­di­das por cues­tio­nes co­mer­cia­les.

La po­lí­ti­ca fe­de­ral de vi­vien­da ac­tual ha tra­ta­do de con­te­ner el cre­ci­mien­to de las man­chas ur­ba­nas con al­fi le­res, apos­tan­do a una nue­va ley de asen­ta­mien­tos hu­ma­nos, que mu­cho me te­mo, no ten­drá los dien­tes pa­ra ins­tau­rar cri­te­rios uni­for­mes pa­ra iden­ti­fi­car, es­ta­ble­cer y re­gis­trar una zo­ni­fi­ca­ción ur­ba­na acor­de a la vo­ca­ción na­tu­ral, a la iden­ti­fi­ca­ción de ries­gos na­tu­ra­les y a la exis­ten­cia o pre­vi­sio­nes del equi­pa­mien­to e in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­nos per­ti­nen­tes.

La po­lí­ti­ca fe­de­ral de vi­vien­da ha tra­ta­do de con­te­ner el cre­ci­mien­to de las man­chas ur­ba­nas con al­fi­le­res”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.