P

Obras - - Portada In Memoriam -

Po­co an­tes de que su pa­sión por pen­sar, via­jar, leer y pro­yec­tar nue­vos edi­fi­cios ce­die­ra a con­se­cuen­cia de un in­far­to, el ar­qui­tec­to Teodoro Gon­zá­lez de León re­ci­bió a la re­vis­ta Obras en sus ofi­ci­nas de la Con­de­sa.

Re­cién lle­ga­ba de San Pe­ters­bur­go, lu­gar que vi­si­tó por se­gun­da vez, aho­ra pa­ra ce­le­brar sus 90 años. Re­fe­ría en­ton­ces los no­ve­do­sos des­cu­bri­mien­tos que ha­bía te­ni­do en la que con­si­de­ra­ba una ciu­dad per­fec­ta.

Leía La in­ven­ción de la dan­za, de Pas­cal Quig­nard, del que de­cía “es un li­bro fa­bu­lo­so”.

El 29 de ma­yo fue su cumpleaños, y México lo ce­le­bra­ba con di­ver­sos ho­me­na­jes pro­gra­ma­dos pa­ra to­do 2016; ha­bía que fes­te­jar la vi­da de uno de los ar­qui­tec­tos más pro­lí­fi­cos del si­glo pa­sa­do que se­guía en­tre no­so­tros, y se­guía ac­ti­vo. En lo que va del si­glo, Teodoro fue con­tra­ta­do por las gran­des fi rmas de de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio pa­ra ser nue­va­men­te el ar­tí­fi­ce de una ciu­dad ver­ti­cal en cons­truc­ción. Era pues, el año del ar­qui­tec­to Gon­zá­lez de León.

Lu­cía vi­tal, y su tra­ba­jo lo co­rro­bo­ra­ba: to­rre Vi­rre­yes te­nía me­ses de inau­gu­ra­da; to­rre Ma­na­car es­ta­ba en ple­na cons­truc­ción con la vi­sión de ter­mi­nar­la en ju­lio de 2017, y con­ta­ba al me­nos con cin­co pro­yec­tos que ma­qui­na­ba con re­ce­lo. Re­cién ha­bía inau­gu­ra­do una am­plia­ción de la bi­blio­te­ca Da­niel Co­sío Vi­lle­gas, en El Co­le­gio de México.

Pin­ta­ba y pre­pa­ra­ba una es­cul­tu­ra, Cu­bo Tran­si­ta­ble, he­cha en madera e inau­gu­ra­da a fi­nes de sep- tiem­bre en el Mu­seo Ta­ma­yo, re­cin­to que di­se­ñó con Abraham Zabludovsky y que in­ter­vino pa­ra mo­der­ni­zar en 2012.

Acos­tum­bra­do a ejer­ci­tar­se, con­ti­nua­ba con su ru­ti­na de na­dar 600 m dia­rios y hacer gimnasia.

Sin mie­do, emi­tía como po­cos sus pos­tu­ras en torno al hacer de po­lí­ti­cos en re­la­ción con las de­ci­sio­nes que afec­ta­ban la ciu­dad, por eso me­re­cie­ron su opi­nión Mi­guel Án­gel Man­ce­ra y Andrés Manuel Ló­pez Obra­dor, je­fes de go­bierno de la Ciu­dad de México.

En el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, Do­nald Trump no pa­sa­ba des­aper­ci­bi­do. Se re­fe­ría al can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos como “ese ti­po as­que­ro­so”.

Y de­jó en cla­ro que ja­más pa­sa­ba por su men­te la po­si­bi­li­dad de re­ti­rar­se.

Jus­to en el mar­co de la en­tre­vis­ta que Obras reali­zó al ar­qui­tec­to, con­tac­tó a Ra­nul­fo Ro­mo Tru­ji­llo, “el in­ves­ti­ga­dor del ce­re­bro”, como lo lla­ma­ba Teodoro, y uno de sus ami­gos más pre­cia­dos, se­gún re­fe­ría.

Ro­mo acep­tó el re­to de de­fi nir a su ami­go: “Es muy vi­tal. Su mi­ra­da se me­te has­ta el in­te­rior de su ce­re­bro, es una mi­ra­da muy pro­fun­da. Tie­ne una ca­pa­ci­dad de re­ten­ti­va muy es­pe­cial, por­que ade­más él cie­rra la bo­ca y es­cu­cha aten­ta­men­te, mi­ra y des­pués re­fle­xio­na y ha­bla”.

En tan­to, el ar­qui­tec­to Víc­tor Már­quez com­par­tió un sin­gu­lar pun­to de vis­ta res­pec­to de la eta­pa más re­cien­te de Teodoro: “Creo que Gon­zá­lez de León, se ha en­fren­ta­do a un mun­do di­fe­ren­te en don­de ha acep­ta­do la no ne­ce­si­dad de la con­ti­nui­dad y se ha abier­to a ideas que son a lo me­jor más ecléc­ti­cas, a un aba­ni­co más am­plio de po­si­bi­li­da­des crea­ti­vas”.

Obras com­par­te con sus lec­to­res la char­la con el lla­ma­do ‘ar­qui­tec­to de lo mo­nu­men­tal’, ‘poe­ta del con­cre­to’, ‘crea­dor de es­pí­ri­tu re­na­cen­tis­ta’, pe­ro so­bre to­do, con un ar­qui­tec­to que pe­se a un arrai­go pro­fun­do en co­rrien­tes ar­qui­tec­tó­ni­cas de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do, acep­tó y res­pon­dió a las ne­ce­si­da­des que le im­pu­sie­ron las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XXI.

OBRAS: Lec­tu­ras, re­fe­ren­cias a olo­res en las ciu­da­des, y a películas como Nymp­ho­ma­niac mues­tran su re­la­ción sen­so­rial con el entorno. TEODORO GON­ZÁ­LEZ DE LEÓN: Por el ol­fa­to pue­do dis­tin­guir si la man­za­na es­tá ma­du­ra... Tal vez cual­quie­ra lo pue­de hacer.

O: ¿Siempre es­tá ro­dea­do de plu­mas, lá­pi­ces, apun­tes…? TGL: Siempre ten­go un pro­yec­to, ya sea de pin­tu­ra, ya sea de lec­tu­ra, ya sea de mú­si­ca o de ar­qui­tec­tu­ra, siempre lo ten­go. Hay que vi­vir con pro­yec­tos.

O: ¿Có­mo se da el pro­ce­so pa­ra te­ner una idea pa­ra ca­da pro­yec­to? TGL: Vien­do el lu­gar, re­pa­san­do el programa, vol­vien­do, ob­ser­van­do có­mo se mue­ve el sol, qué hay al­re­de­dor. Y pen­sar y pen­sar, y de re­pen­te sa­le una idea tri­di­men­sio­nal, por­que creo que la fa­cul­tad del ar­qui­tec­to es pen­sar tri­di­men­sio­nal­men­te.

O: Dos de sus re­cien­tes pro­yec­tos, to­rre Vi­rre­yes y ac­tual­men­te Ma­na­car, han ge­ne­ra­do po­lé­mi­ca. TGL: Ma­na­car ha ge­ne­ra­do po­ca po­lé­mi­ca. Pe­ro siempre un edi­fi­cio al­to tie­ne enemi­gos en los ve­ci­nos. Has­ta pa­ra po­ner un par­que en de­ter­mi­na­do lu­gar, hay gen­te que se va a opo­ner si con­si­de­ra que su do­mi­ci­lio y su entorno son es­tá­ti­cos. Pe­ro no, las ciu­da­des cam­bian.

O: Jus­to hay una re­con­ver­sión en Re­for­ma e In­sur­gen­tes, más ha­cia lo ver­ti­cal. TGL: Es ne­ce­sa­rio, y tam­bién qui­tar el re­gla­men­to de es­ta­cio­na­mien­to que alien­ta más co­ches, no sir­ve pa­ra na­da. En Nue­va York, la To­rre Trump, la de ese ti­po as­que­ro­so, tie­ne 10 co­ches y 200 me­tros de al­tu­ra.

O: La Ciu­dad de México es to­do un re­to. TGL: Los es por­que no se ha he­cho trans­por­te co­lec­ti­vo efi­cien­te. Es­te úl­ti­mo [re­fi­rién­do­se a Mi­guel Án­gel Man­ce­ra] no ha he­cho ni una so­la lí­nea nue­va. Pa­ró la lí­nea 12 por pro­ble­mas po­lí­ti­cos, la vol­vió a abrir y no le hi­zo na­da. Eso no se va­le.

Ló­pez Obra­dor tam­bién, ¿qué hi­zo? El cam­peón de la iz­quier­da del pue­blo hi­zo un se­gun­do pi­so, en vez de hacer trans­por­te co­lec­ti­vo o en vez de am­pliar el me­tro. No hi­zo ni una lí­nea ni una obra pa­ra el trans­por­te ma­si­vo.

O: ¿Qué ha pa­sa­do con la ciu­dad la­cus­tre di­se­ña­da con Al­ber­to Ka­lach? TGL: Lle­va­mos 25 años con ese pro­yec­to, pe­ro na­die lo en­tien­de. No sa­be­mos ma­ne­jar el agua.

O: ¿Qué apren­di­za­je tie­ne en ca­da via­je? TGL: Viajo por la dis­ci­pli­na de co­no­cer ciu­da­des. Son un ali­men­to pa­ra mí. Aho­ra re­pe­tí San Pe­ters­bur­go, y fue for­mi­da­ble por­que se re­no­vó la ima­gen. Le en­con­tré mu­chas co­sas más que no vi la primera vez.

En ese via­je des­cu­brí a un ar­qui­tec­to: Car­lo Ros­si (ita­lo­rru­so, 1775-1849) que ha­ce ciu­dad. To­dos sus pa­la­cios la ha­cen. No son obras ais­la­das, sino que siempre se ex­tien­de y forma la cua­dra, el fren­te del río… Es in­só­li­to, por­que es de la mis­ma época de Karl Frie­drich Schin­kel (1781-1841), el ale­mán. Pe­ro Schin­kel ha­ce edi­fi­cios; Ros­si da la vuel­ta, ha­ce ciu­dad.

O: ¿Có­mo fue via­jar an­tes con Juan So­riano? TGL: Fue es­tu­pen­do. Con Juan es­ta­ba uno to­do el tiempo di­ver­ti­do. Y como sa­bía mu­cho de pin­tu­ra, de ar­te, los via­jes en Ita­lia eran for­mi­da­bles. Él es­tu­vo en Ita­lia como cua­tro años con Die­go de Me­sa, y él le “en­se­ñó a ver”. Por lo me­nos él de­cía eso, por­que yo creo que Juan sa­bía ver, pe­ro va­mos a pen­sar que te­nía ra­zón. Le en­se­ñó muy bien, y co­no­cía Ita­lia de arri­ba aba­jo.

De­cía ‘Mi­ra aquí’, ‘ ve­te por allá’. Era una ma­ra­vi­lla, y ade­más di­ver­ti­do; siempre ha­cien­do puntadas, chis­tes ma­li­cio­sos. Fan­tás­ti­co, un per­so­na­je inol­vi­da­ble.

O: La au­sen­cia de ami­gos como Oc­ta­vio Paz, Ale­jan­dro Ros­si y el pro­pio So­riano deben ser im­por­tan­tes. TGL: Sí. Se van aca­ban­do… Ten­go un buen ami­go aho­ra en El Co­le­gio Na­cio­nal. Dos, yo di­ría, Ra­nul­fo Ro­mo, el in­ves­ti­ga­dor del ce­re­bro. Te­ne­mos unos in­ter­cam­bios fa­bu­lo­sos. Ha si­do un ha­llaz­go pa­ra mí, Ra­nul­fo. Y Jua­ni­to Vi­llo­ro, nos en­con­tra­mos en El Co­le­gio y te­ne­mos char­las muy ge­ne­ro­sas.

O: ¿Có­mo ha­bi­ta los es­pa­cios? TGL: Uno to­ma los es­pa­cios. És­te [su des­pa­cho] no lo cons­truí yo, lo do­mé. Es­tá domado y lo sien­to muy fa­mi­liar. Sien­to que aquí es­tá mi bio­gra­fía, al­re­de­dor, en el pa­tio, en los li­bre­ros.

En cam­bio, cuan­do hi­ce mi ca­sa, ahí sí es­tá to­do con­ce­bi­do pa­ra crear­me un am­bien­te, pa­ra que con cual­quier mo­vi­mien­to yo vea es­pa­cio.

O: Al­gu­na vez ha pen­sa­do en re­ti­rar­se. TGL: Esa pa­la­bra no exis­te pa­ra mí. In­clu­si­ve veo mal a la per­so­na que se re­ti­ra. Es como aban­do­nar­se. La ma­yo­ría de los que se re­ti­ran pues… se vuel­ven ve­ge­ta­les, no tie­nen con­tac­tos.

O: ¿Cuál es el se­cre­to pa­ra lle­gar a 90 años bien? TGL: Hay que cui­dar el cuer­po, por­que es el so­por­te del ce­re­bro. Hay que pen­sar siempre eso. El ce­re­bro es­tá re­par­ti­do en to­do el cuer­po. Al mo­ver es­ta mano se dio una or­den ce­re­bral ins­tan­tá­nea. Es el mis­te­rio del ce­re­bro, re­quie­re que el cuer­po sea cui­da­do, hay que ejer­ci­tar­lo to­dos los días, cui­dar los múscu­los.

O: ¿Hay lí­mi­tes pa­ra sen­tir pa­sión? TGL: Creo que no hay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.