S

Leal tra­ba­jó con Teodoro Gon­zá­lez de León en la rea­li­za­ción del MUAC; com­par­te con Obras su pen­sar res­pec­to al hacer de su ami­go y co­le­ga.

Obras - - Portada In Memoriam -

Si el con­cre­to cin­ce­la­do del Au­di­to­rio Na­cio­nal y El Co­le­gio de México, rea­li­za­dos en man­cuer­na con Abraham Zabludovsky, ha­bían de­fi­ni­do el es­ti­lo del ar­qui­tec­to Teodoro Gon­zá­lez de León en el si­glo XX, es­te mos­tró que su in­quie­tud no es­ta­ba ago­ta­da. Por el con­tra­rio, se vol­vía atre­vi­da (Mu­seo Uni­ver­si­ta­rio de Ar­te Con­tem­po­rá­neo), ac­tual (Re­for­ma 222), desafian­te (to­rre Vi­rre­yes), e in­clu­so, co­rrec­to­ra (Mu­seo Ta­ma­yo).

Su ob­se­sión en el pre­sen­te, de­cía él mis­mo, era es­ta­ble­cer en sus obras la con­tra­dic­ción en­tre los bi­no­mios per­ma­nen­cia y so­li­dez, y li­ge­re­za y no­ve­dad.

Gon­zá­lez de León se abrió pa­so en la ar­qui­tec­tu­ra por sí mis­mo. La ma­yor in­fluen­cia en la ni­ñez en torno a es­ta dis­ci­pli­na fue la bi­blio­te­ca de su ma­dre y la cer­ca­nía de su ca­sa a la de Juan O’gorman, el ar­qui­tec­to fun­cio­na­lis­ta. Pe­ro su acer­ca­mien­to a las ar­tes sí ocu­rrió en la in­fan­cia, cuan­do to­ma­ba cla­ses de pin­tu­ra.

Pa­ra él, re­la­ta­ba, fue na­tu­ral ele­gir como pro­fe­sión la Ar­qui­tec­tu­ra. La im­pre­sión que cau­só en él, la en­ton­ces Es­cue­la Na­cio­nal de San Carlos con sus es­cul­tu­ras ex­pues­tas co­rro­bo­ró su elec­ción, más que como pro­fe­sión como un mo­do de vi­da.

To­da­vía como es­tu­dian­te par­ti­ci­pó en el pro­yec­to de Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, pe­ro al no te­ner el re­co­no­ci­mien­to es­pe­ra­do por par­te de Ma­rio Pani, de­ci­dió ir­se del país. So­li­ci­tó una be­ca al go­bierno de Fran­cia pa­ra tra­ba­jar en el ta­ller de Le Cor­bu­sier, don­de se con­vir­tió de ma­ne­ra in­me­dia­ta en uno de sus di­bu­jan­tes.

Le Cor­bu­sier pre­sa­gió que el con­cre­to se­ría el ma­te­rial del si­glo XX. Como alumno sa­bio, Teodoro lo adop­tó. Ex­pli­ca­ba que fue más por una cues­tión

prác­ti­ca, pe­ro que al fi­nal del día, era una pie­dra ma­lea­ble, du­ra­de­ra y con la enor­me ca­pa­ci­dad de irra­diar luz.

En los años cua­ren­ta ini­ció una ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal inin­te­rrum­pi­da, pri­me­ro en el cam­po del ur­ba­nis­mo y la vi­vien­da po­pu­lar, y lue­go en edi­fi­cios pú­bli­cos y pri­va­dos.

Una de las ma­yo­res ob­se­sio­nes de Teodoro fue in­te­grar la ar­qui­tec­tu­ra a la ciu­dad, así con­ci­bió el pa­tio como un con­gre­ga­dor, y los ta­lu­des como un ele­men­to que le per­mi­tía in­ser­tar la na­tu­ra­le­za y el entorno a las edi­fi­ca­cio­nes.

Las obras del ar­qui­tec­to me­xi­cano, mu­chas rea­li­za­das en man­cuer­na, al­gu­nas ve­ces con Abraham Zabludovsky y otras con Fran­cis­co Se­rrano, con­for­man una par­te im­por­tan­te del pai­sa­je de la Ciu­dad de México, cons­trui­do a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do. Cuan­do la ur­be me­xi­ca­na se ha­lla­ba en pleno cre­ci­mien­to, él es­ta­ba ahí pa­ra pro­yec­tar gran par­te de la obra pú­bli­ca que en­ton­ces de­fi­nió a la ciu­dad.

Víc­tor Már­quez, maes­tro en Ar­qui­tec­tu­ra y Tec­no­lo­gía por la Uni­ver­si­dad de Pennsyl­va­nia, con­si­de­ra que

Ca­rac­te­rís­ti­ca esen­cial del tra­ba­jo de Gon­zá­lez de León, pues no hay obra de es­te ar­qui­tec­to que no re­sal­te por su gran­dio­si­dad. Cons­truc­cio­nes como el Au­di­to­rio Na­cio­nal se im­po­nen en el te­rreno ur­bano con­vir­tién­do­se en un mo­nu­men­to que no pa­sa­rá des­aper­ci­bi­do. Más allá de un di­se­ño, tu­vo en men­te crear ver­da­de­ros íco­nos pa­ra la ciu­dad, los cua­les se in­te­gran al entorno. Co­no­ce­dor de la cul­tu­ra, la tra­yec­to­ria de Gon­zá­lez de León es­tá mar­ca­da por la in­fluen­cia prehis­pá­ni­ca pe­ro tam­bién eu­ro­pea, a tra­vés de los pa­tios y pla­zas que aña­dió a cier­tas obras, en las cua­les creó áreas in­ter­nas de des­can­so, que bien pue­den ser re­to­ma­das in­cons­cien­te­men­te de zo­nas como Teo­tihua­cán, Ux­mal, Mitla o Mon­te Al­bán, o de edi­fi­cios co­lo­nia­les. Es­to se ob­ser­va tan­to en tra­ba­jos de an­ta­ño como en obras re­cien­tes.

Al sur de Mon­te­rrey, Nue­vo León, na­ció una de las em­pre­sas más re­co­no­ci­das en el me­dio de la cons­truc­ción: Th­ree, con­sul­to­ra am­bien­tal y con tec­no­lo­gía de pun­ta que per­mi­te a sus clien­tes desa­rro­llar pro­yec­tos que im­pac­ten de ma­ne­ra po­si­ti­va en el me­dio am­bien­te, ge­ne­ran­do im­por­tan­tes aho­rros en con­su­mo ener­gé­ti­co y de re­cur­sos na­tu­ra­les. Con­te­ne­do­res ma­rí­ti­mos, madera y ace­ro co­rru­ga­do, en­tre otros com­po­nen­tes, son par­te de las nue­vas ofi­ci­nas de Th­ree Con­sul­to­ría Me­dioam­bien­tal, que ob­tu­vo la cer­ti­fi­ca­ción LEED Ver­sión 4 Ni­vel Pla­tino pa­ra Nue­vas Cons­truc­cio­nes otor­ga­da por el U.S. Green Buil­ding Coun­cil, mis­ma que ca­li­fi­ca ca­te­go­rías como: si­tios sus­ten­ta­bles, aho­rro de agua, ener­gía y at­mós­fe­ra, ma­te­ria­les y re­cur­sos, ca­li­dad am­bien­tal de los in­te­rio­res, en­tre otros.

La ce­re­mo­nia ini­ció con la pre­sen­cia de la Arq. Lour­des Sa­li­nas, di­rec­to­ra de Th­ree Con­sul­to­ría Me­dioam­bien­tal y el Ing. Juan Carlos Hol­guín, di­rec­tor de Eco­lo­gía del municipio de Mon­te­rrey, quie­nes fe­li­ci­ta­ron al equi­po de tra­ba­jo por su la­bor y, pos­te­rior­men­te, jun­to al Arq. Eduar­do Agui­rre, ge­ren­te de Ur­ba­nis­mo de Dis­tri­to TEC, de­ve­la­ron la pla­ca alu­si­va.

La ar­qui­tec­ta Sa­li­nas y su staff die­ron a los asis­ten­tes un re­co­rri­do por las ins­ta­la­cio­nes de las ofi­ci­nas cor­po­ra­ti­vas y des­ta­ca­ron el sis­te­ma de re­co­lec­ción de agua de llu­via y con­den­sa­ción pa­ra re­uti­li­za­ción en sa­ni­ta­rios.

Al fi­na­li­zar, se reali­zó un brin­dis pa­ra ce­le­brar el pre­mio y los in­vi­ta­dos re­ci­bie­ron como ob­se­quio una Ju­lie­ta (plan­ta) en agua, pa­ra agra­de­cer su asis­ten­cia.

La di­rec­to­ra de Th­ree di­jo que el ob­je­ti­vo ori­gi­nal de es­tas ofi­ci­nas era que sir­vie­ran como una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio pa­ra pro­bar di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías, desea­ban di­se­ñar un buen en­vol­ven­te con pro­duc­tos de ex­ce­len­te ca­li­dad, como es el ca­so del vi­drio de al­to desem­pe­ño, el cual ge­ne­ra im­por­tan­tes aho­rros ener­gé­ti­cos.

Pa­ra lo­grar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca deseada en es­te edi­fi­cio, se uti­li­zó uno de los vi­drios de ma­yor tec­no­lo­gía a ni­vel mun­dial: SUNGUARD SNX 51/23, un vi­drio tri­ple ca­pa de pla­ta con el ba­lan­ce per­fec­to en­tre luz y ca­lor, ya que per­mi­te la trans­mi­sión de luz en un 51%, de­jan­do en­trar só­lo el 23% del ca­lor. Como re­sul­ta­do, se ob­tu­vie­ron im­por­tan­tes aho­rros en con­su­mo de ener­gía, con­ser­van­do el con­fort al in­te­rior.

Es que a él le gus­ta­ba ca­mi­nar. Por eso, siempre hi­zo una ar­qui­tec­tu­ra que ofre­ce un es­pa­cio al usua­rio de a pie: un pa­tio don­de en­con­trar­se (El Co­le­gio de México), un ves­tí­bu­lo desde el cual mi­rar el pai­sa­je ex­te­rior (Au­di­to­rio Na­cio­nal), una pla­zue­la pa­ra re­unir­se an­tes o des­pués de en­trar al edi­fi­cio (ofi­ci­nas de In­fo­na­vit), un co­rre­dor que se con­vier­te en ex­ten­sión de la ca­lle (Re­for­ma 222). Ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Fe­li­pe Leal so­bre Teodoro Gon­zá­lez de León.

Él lo sa­be por­que lo co­no­ció. No de reunio­nes ni con­gre­sos aca­dé­mi­cos (que tam­bién com­par­tie­ron) sino de ha­ber­lo vis­to ca­da vier­nes durante dos años, tiempo que tra­ba­ja­ron jun­tos pa­ra el le­van­ta­mien­to del Mu­seo Uni­ver­si­ta­rio de Ar­te Con­tem­po­rá­neo, otro es­pa­cio don­de la ar­qui­tec­tu­ra se in­te­gra al es­pa­cio pú­bli­co.

“Hacer ciu­dad”, le lla­ma­ba Gon­zá­lez de León. “Ser ge­ne­ro­so”, le dice Leal. “Y po­ro­so” agre­ga al in­ten­tar abar­car con ad­je­ti­vos la gran­di­lo­cuen­cia espacial de sus pro­yec­tos. “La obra de Teodoro es por esen­cia de ca­rác­ter pú­bli­co. Él siempre con­si­de­ró a la ciu­dad y al pai­sa­je den­tro de to­dos sus pro­yec­tos: la ciu­dad, atrios, vestíbulos, co­rre­do­res, pa­tios. Siempre hu­bo es­tos gran­des va­cíos que se con­vier­ten en es­pa­cios pú­bli­cos a tra­vés de los vo­lú­me­nes de las cons­truc­cio­nes. Eso fue una in­quie­tud pa­ra él por­que go­za­ba el he­cho de po­der ca­mi­nar en una ca­lle por la ban­que­ta. Y pa­ra que eso su­ce­die­ra, ha­cen fal­ta es­pa­cios co­mu­ni­ta­rios.

No era, por su­pues­to, un for­mu­lis­mo o una ocu­rren­cia sino una fi­lo­so­fía. “Sé que las mu­sas no exis­ten —de­cía Gon­zá­lez de León cuan­do le pre­gun­ta­ban por su mé­to­do de tra­ba­jo—. Pe­ro las so­lu­cio­nes llegan en al­gún mo­men­to y de ma­ne­ra que no pue­do ex­pli­car”. Prag­má­ti­co como era ( ja­más dio cla­ses por­que le pa­re­cía que la ar­qui­tec­tu­ra no se en­se­ña­ba sino que se prac­ti­ca­ba) le in­tere­sa­ba, por en­ci­ma de la es­té­ti­ca, que su ar­qui­tec­tu­ra sir­vie­ra, y bien. Así lo re­cuer­da Fe­li­pe Leal: “En el fon­do él pen­sa­ba como un ur­ba­nis­ta, era un ar­qui­tec­to con un pen­sa­mien­to ur­bano muy pro­fun­do y sus edi­fi­cios los ha­cía como los urbanistas pla­nean ciu­da­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.