E

Obras - - Portada Los Negocios -

El ar­qui­tec­to Teodoro Gon­zá­lez de León re­co­rría la obra sin nin­gu­na asis­ten­cia. No le gus­ta­ba que lo fue­ra cui­dan­do na­die y “era im­pre­sio­nan­te ver­lo ca­mi­nar cons­cien­te de si ha­bía madera o va­ri­llas re­ga­das”, cuen­ta a Obras el di­rec­tor de Cons­truc­ción de la to­rre Ma­na­car, Fe­li­pe Váz­quez, quien ex­pre­sa su or­gu­llo por tra­ba­jar en la que hoy es la úl­ti­ma edi­fi­ca­ción del ar­qui­tec­to no­na­ge­na­rio: “es un gran ho­nor tra­ba­jar en su pro­yec­to más con­tem­po­rá­neo”.

En los pi­sos des­nu­dos de la to­rre se ali­nean los de­ta­lles que su­per­vi­só: las pla­cas de már­mol traí­das de Ca­rra­ra, Ita­lia, que en es­ta oca­sión pi­dió ve­tea­das en ocre y no to­tal­men­te blan­cas; tro­zos de vi­gue­tas en­ta­bla­das en el te­cho, pa­ra que apro­ba­ra la dis­tan­cia en que fue­ron co­lo­ca­das, la pla­za de ac­ce­so de 1, 200 m² don­de se ubi­ca­rá un gran es­pe­jo de agua de mo­vi­mien­tos con­ti­nuos.

Gon­zá­lez de León co­men­zó el pro­yec­to en 2012, cuan­do la desa­rro­lla­do­ra Pul­so In­mo­bi­lia­rio ad­qui­rió el pre­dio del an­ti­guo ci­ne Ma­na­car (5,039 m²). Reali­zó unos pri­me­ros bo­ce­tos pa­ra esa es­qui­na de In­sur­gen­tes y Río Mix­coac, pe­ro con­si­de­ró que al tra­tar­se de un pro­yec­to mix­to de ofi­ci­nas y co­mer­cio, “lo ideal se­ría con­tar con to­da la cua­dra pa­ra po­der te­ner el des­plan­te”, in­di­ca En­ri­que Vi­lla­nue­va, di­rec­tor de De­sa­rro­llo de la inmobiliaria.

Con la nue­va idea, la inmobiliaria em­pren­dió la ta­rea de ad­qui­rir las 11 vi­vien­das que po­bla­ban la man­za­na (3,398 m²). En­tu­sias­ma­do, Gon­zá­lez de León, quien te­nía en­ton­ces 86 años, ade­cuó el pro­yec­to al cual de­di­có los cua­tro años si­guien­tes, has­ta su muerte, el pa­sa­do 16 de sep­tiem­bre.

Pa­ra idear esa es­truc­tu­ra de 32 ni­ve­les, en su des­pa­cho des­ple­gó cer­ca de 40 ma­que­tas, “al­gu­nas con un pi­qui­to más o me­nos, y era es­pec­ta­cu­lar ver­lo tra­ba­jar”, se­ña­la Vi­lla­nue­va, quien re­cuer­da que el ar­qui­tec­to tam­bién reali­zó un di­bu­jo a mano al­za­da de la to­rre, “e hi­ci­mos 50 li­to­gra­fías nu­me­ra­das y fir­ma­das”, pa­ra per­so­nas que han par­ti­ci­pa­do en el pro­yec­to: “son de­ta­lles que só­lo se pue­den hacer con una per­so­na como él, por­que se va más allá del di­se­ño de un edi­fi­cio”.

De ahí que Gon­zá­lez de León no per­die­ra de vis­ta el te­lón Los dan­zan­tes, del gua­te­mal­te­co Carlos Mé­ri­da,

que era pro­pie­dad de los due­ños del ci­ne y que do­na­ron al Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes (INBA), por lo que pro­pu­so con­se­guir­lo pa­ra po­ner­lo en el lobby. Se ges­tio­nó an­te el INBA una con­ce­sión por 90 años, “no­so­tros di­mos los fon­dos pa­ra que se res­tau­ra­ran las 12 pie­zas que lo in­te­gran y ya es­tá lis­to en bodega es­pe­ran­do a que ter­mi­ne­mos pa­ra re­ci­bir­lo y mon­tar­lo en una so­la pie­za”, ex­pli­ca Váz­quez.

UN ÍCONO DE LA CIU­DAD Cons­trui­da con con­cre­to y ace­ro, re­ves­ti­da con alu­mi­nio pin­ta­do de blan­co y vi­drio, la to­rre Ma­na­car se le­van­ta con 124 me­tros de al­tu­ra. Su fa­cha­da apun­ta ha­cia el ar­bo­la­do pa­seo Mi­ner­va, de la co­lo­nia Flo­ri­da, un as­pec­to que Gon­zá­lez de León qui­so desde el prin­ci­pio, como pro­pi­ciar la am­pli­tud cir­cun­dan­te. Por eso cui­dó de­ta­lles como que en­tre el ac­ce­so y la con­tra­es­qui­na hu­bie­ra más de 100 me­tros, y re­me­tió el edi­fi­cio ha­cia el te­rreno pa­ra que las dos ca­lles ale­da­ñas, “de ser ca­lle­jon­ci­tos de tres me­tros de an­cho, aho­ra ten­gan nue­ve me­tros”, in­di­ca Váz­quez.

Con­ce­bi­da con la in­ten­ción de con­ver­tir­se en un ícono pa­ra la Ciu­dad de México, el in­mue­ble cuen­ta con 22 ni­ve­les de ofi­ci­nas, más seis pa­ra el cen­tro co­mer­cial; ten­drá ade­más ci­ne con 13 sa­las pre­mium, res­tau­ran­tes, un pi­so con 11 mar­cas de co­mi­da, un gim­na­sio de 3,500 m², con alberca y 12 pi­sos sub­te­rrá­neos, el pri­me­ro de do­ble al­tu­ra pa­ra uso co­mer­cial y 11 pa­ra es­ta­cio­na­mien­to, y 16 ele­va­do­res.

A 40 me­tros de al­tu­ra se ins­ta­ló un do­mo que va a ser “un ele­men­to im­por­tan­te del cen­tro co­mer­cial, [ ya que] no exis­te en otro pro­yec­to”, ase­gu­ra Váz­quez, y en es­ta do­ble al­tu­ra, ins­ta­la­rán una pan­ta­lla con una geo­me­tría par­ti­cu­lar, no cua­dra­da, pa­ra po­der trans­mi­tir partidos de fut­bol, pro­mo­cio­nes de los in­qui­li­nos o pro­duc­tos.

El mu­ro, que es la “co­lum­na ver­te­bral” de la to­rre, mi­de 80 cm y ahí van alo­ja­dos los ele­va­do­res. To­dos los só­ta­nos son de con­cre­to ar­ma­do con “lo­sas de 30 cm re­lle­nas de con­cre­to pa­ra te­ner tra­bes prin­ci­pa­les y no se­cun­da­rias, y la par­te del cen­tro co­mer­cial es tam­bién de es­truc­tu­ra me­tá­li­ca”, ex­pli­ca el di­rec­tor de Cons­truc­ción.

Los pi­sos de 1,200 m² tie­nen tres co­lum­nas, “lo de­más es­tá li­bre y da fle­xi­bi­li­dad pa­ra hacer el aco­mo­do de es­ta­cio­nes de tra­ba­jo y sa­las de jun­tas muy am­plias”, son muy ver­sá­ti­les. Los es­pa­cios sin co­lum­nas “son un valor agre­ga­do, al igual que la vis­ta: de sie­te de la ma­ña­na a ocho de la noche ten­drán luz na­tu­ral en 360 gra­dos”, gra­cias al vi­drio ba­jo en hie­rro que da

lu­gar a vis­tas “muy trans­pa­ren­tes, y es muy efi­cien­te pa­ra efec­tos de trans­mi­sión de luz y de re­bo­te de ca­lor”, ase­gu­ra Váz­quez.

Por to­da la to­rre hay mu­chos cuer­pos de es­ca­le­ra de emer­gen­cia “por­que el ci­ne lo re­quie­re”. El cen­tro co­mer­cial va a te­ner sus pro­pios ele­va­do­res, tres pa­no­rá­mi­cos en to­tal.

EDI­FI­CIO SUS­TEN­TA­BLE San­cio­na­da en sus ini­cios por no ha­ber acre­di­ta­do el cum­pli­mien­to de me­di­das de mi­ti­ga­ción y/o com­pen­sa­ción de los im­pac­tos am­bien­ta­les ne­ga­ti­vos en ai­re, agua y rui­do, la to­rre cuen­ta ya con cer­ti­fi­ca­ción LEED. “Eso im­pli­ca que de­be­mos lim­piar las llan­tas de los ca­mio­nes an­tes de que sal­gan. Hay cua­dri­llas lim­pian­do las ca­lles y desazol­ve del dre­na­je ca­da tres me­ses pa­ra que no se inun­den las ca­lles cuan­do llue­ve”, sos­tie­ne Váz­quez.

Pa­ra los ve­ci­nos, si bien el im­pac­to de la obra ha ge­ne­ra­do mo­les­tias, “y la luz na­tu­ral se ha es­ca­pa­do de mi ca­sa por la som­bra de la cons­truc­ción”, dice una ha­bi­tan­te de la ca­lle Mur­cia que se en­cuen­tra en la par­te pos­te­rior y quien pre­fi rió omi­tir su nom­bre, con­si­de­ran que una vez con­clui­da trae­rá be­ne­fi­cios “como la vi­gi­lan­cia y la ne­ce­si­dad de man­te­ner el entorno lim­pio”.

Otros re­si­den­tes, como Fer­nan­do, te­men que “el flu­jo de vi­si­tan­tes y au­to­mó­vi­les pue­da atraer el caos” al que se su­ma­rá el de­pri­mi­do de Mix­coac, y que “la re­fo­res­ta­ción no sea su­fi­cien­te pa­ra cu­brir los ár­bo­les ta­la­dos por esa obra”. Al­gu­nos como, So­fía, quien vi­ve en la ca­lle As­tu­rias, pien­sa que pue­den te­ner pro­ble­mas con los ser­vi­cios, “pe­ro no pue­do que­jar­me por­que desde aho­ri­ta hay más ilu­mi­na­ción y vi­gi­lan­cia”.

Al res­pec­to, el di­rec­tor de Cons­truc­ción se­ña­la que han ne­go­cia­do con el Sis­te­ma de Aguas de la Ciu­dad de México, pa­ra “cam­biar el diá­me­tro de las tu­be­rías de agua po­ta­ble y dre­na­je”; en cuan­to al te­ma eléc­tri­co cuen­tan con dos aco­me­ti­das, de dos di­fe­ren­tes sub­es­ta­cio­nes de la Co­mi­sión Fe­de­ral de Elec­tri­ci­dad (CFE), y “va a ser di­fí­cil un cor­te de ener­gía en la to­rre por­que si se va una sub­es­ta­ción, en­tra la otra, y te­ne­mos plan­tas de emer­gen­cia pa­ra los ser­vi­cios co­mu­nes”.

IN­GE­NIE­RÍA DE IM­POR­TA­CIÓN Con una in­ver­sión no re­ve­la­da “por una cláu­su­la de con­fi­den­cia­li­dad con los so­cios”, in­di­ca Vi­lla­nue­va, el equi­po téc­ni­co pa­ra la edi­fi­ca­ción se alle­gó de in­ge­nie­ros me­xi­ca­nos y dos em­pre­sas ex­tran­je­ras: la lon­di­nen­se ARUP, aun­que se tra­ba­jó con la ofi­ci­na en Nue­va York, y el des­pa­cho FTA De­sign Studio, del ar­qui­tec­to pe­ruano, ra­di­ca­do en Da­llas, Fer­nan­do Te­ru­ya.

“ARUP fue esen­cial, por la forma ca­pri­cho­sa de la to­rre, de geo­me­tría in­cli­na­da; lo so­lu­cio­nó de una ma­ne­ra ágil que per­mi­tió mon­tar to­da la es­truc­tu­ra en 10 me­ses. Te­ru­ya tam­bién lo fue por su ex­pe­rien­cia en cen­tros co­mer­cia­les, pa­ra ade­cuar me­jor los es­pa­cios”, ex­pli­ca Váz­quez.

Con cua­tro áreas de ne­go­cio, ho­te­le­ría y cor­po­ra­ti­vos, las más im­por­tan­tes, Pul­so In­mo­bi­lia­rio na­ció en el año 2000 con un es­que­ma en­fo­ca­do “al de­sa­rro­llo pa­tri­mo­nial: nos que­da­mos como pro­pie­ta­rios de nues­tras ofi­ci­nas, ho­te­les o cen­tros co­mer­cia­les”, y los ren­tan, ex­pli­ca En­ri­que Vi­lla­nue­va.

Su edi­fi­cio in­sig­ne es la to­rre New York Li­fe, en el Án­gel de la In­de­pen­den­cia, pro­yec­to de Jean Mi­chel Co­lo­nier. Ade­más de Ma­na­car, cu­yo cen­tro co­mer­cial es­ta ven­di­do ya en 98%, ac­tual­men­te desa­rro­llan pro­yec­tos de ho­te­les en Los Ca­bos, Puer­to Va­llar­ta y Can­cún, dos cen­tros co­mer­cia­les en la Ciu­dad de México, uno en Lin­da­vis­ta y otro en Ocea­nía, y han cre­ci­do en el área re­si­den­cial, don­de tra­ba­jan dos ce­rra­das, con más de 500 ca­sas, una ubi­ca­da en To­lu­ca y la otra en Can­cún.

“Nos gus­ta hacer tra­ba­jos icónicos, no por el te­ma de pre­sun­ción sino por­que son muy es­pe­cia­les”, ase­gu­ra Vi­lla­nue­va, quien agre­ga que por ello eli­gie­ron pa­ra la To­rre Ma­na­car a Teodoro Gon­zá­lez de León, cu­ya obra coad­yu­va­rá, es­tán “con­ven­ci­dos, a ser un de­to­na­dor pa­ra la zona In­sur­gen­tes sur”.

ES­PA­CIO PÚ­BLI­CO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.