LOS SO­BOR­NOS IN­CRE­MEN­TAN EL COS­TO DE OBRAS: POORTMAN

El Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción es­tá en ca­mino; el desafío es­tá en có­mo ins­ta­lar­lo, el es­pe­cia­lis­ta brin­da una al­ter­na­ti­va.

Obras - - Construcción Transparencia - POR JES­SI­CA BIGIO

Ch­ris­tian J. Poortman asu­me un gran re­to to­dos los días desde ha­ce seis años: hacer de la cons­truc­ción un sec­tor más trans­pa­ren­te en el plano mun­dial.

Es­te ho­lan­dés pre­si­de la or­ga­ni­za­ción Trans­pa­ren­cia en el Sec­tor de la Cons­truc­ción (COST, por sus si­glas en in­glés): es una ini­cia­ti­va que pre­ten­de au­men­tar la rendición de cuentas en la contratación, eje­cu­ción y li­qui­da­ción de pro­yec­tos de obra pú­bli­ca me­dian­te la di­vul­ga­ción de da­tos.

“La fal­ta de trans­pa­ren­cia en las li­ci­ta­cio­nes es un pro­ble­ma que ve­mos en to­do el mun­do, in­clu­yen­do los paí­ses desa­rro­lla­dos”, de­cla­ra Poortman.

En el ín­di­ce de per­cep­ción de co­rrup­ción a es­ca­la mun­dial de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal 2016, México ocu­pa el pues­to 95 en­tre 168, y el 11 en­tre las 22 na­cio­nes de Amé­ri­ca La­ti­na.

La sen­sa­ción ge­ne­ral es que la co­rrup­ción en México en el ru­bro de la cons­truc­ción ha au­men­ta­do, dice Ro­ber­to Her­nán­dez, abo­ga­do es­pe­cia­li­za­do en contratación pú­bli­ca y cons­truc­ción pú­bli­ca y pri­va­da del des­pa­cho Comad.

“Es un te­ma de preo­cu­pa­ción, por­que en­tre me­nos pos­tores más ca­ros son los pre­cios, y gasta más el Es­ta­do”, apun­ta.

En ju­nio fue apro­ba­do el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­corrpu­ción por el Se­na­do, pe­ro la preo­cu­pa­ción es que las re­for­mas se que­den en el pa­pel y no se ha­gan cum­plir, como ha ocu­rri­do en otros paí­ses que ins­tau­ra­ron sis­te­mas si­mi­la­res, ase­gu­ra Gus­ta­vo Ar­ba­llo, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Me­xi­ca­na de la In­dus­tria de la Cons­truc­ción (CMIC). Se­gún Poortman, COST es un me­ca­nis­mo que pue­de evitar que eso ocu­rra.

La or­ga­ni­za­ción es­tá pre­sen­te en 15 paí­ses de Asia, Eu­ro­pa, Cen­troa­mé­ri­ca y Áfri­ca, al­gu­nos re­la­ti­va­men­te po­bres y otros muy so­fis­ti­ca­dos, como el Reino Uni­do.

“Lo que ha­ce­mos es crear un gru­po mul­ti­sec­to­rial, que in­clu­ye re­pre­sen­tan­tes del sec­tor pri­va­do, la so­cie­dad ci­vil, el sec­tor pú­bli­co y ob­ser­va­do­res de asis­ten­cia téc­ni­ca, y les da­mos ac­ce­so a la in­for­ma­ción de to­dos los pro­yec­tos”, ex­pli­ca Poortman.

Ellos ana­li­zan los da­tos y pue­den cues­tio­nar por qué un pro­yec­to re­sul­tó más cos­to­so de lo que se pre­su­pues­tó ini­cial­men­te, por qué se tar­dó mu­cho más o por qué se es­tá lle­van­do a ca­bo en un lu­gar dis­tin­to del acor­da­do.

El es­pe­cia­lis­ta ho­lan­dés ase­gu­ra que “gra­cias a es­tas pre­gun­tas se han re­di­se­ña­do obras y otras se han can­ce­la­do”. Aun­que acla­ra que la res­pues­ta a los in­te­rro­gan­tes no es siempre la co­rrup­ción, pues hay otros mo­ti­vos que cau­san re­tra­sos o so­bre­cos­tos, como pro­ble­mas ad­mi­nis­tra­ti­vos o in­efi­cien­cia. “No nos en­fo­ca­mos úni­ca­men­te en la co­rrup­ción, sino en me­jo­rar la re­la­ción pre­cio-be­ne­fi­cio”, men­cio­na

Los so­bor­nos y el trá­fi­co de in­fluen­cias en las li­ci­ta­cio­nes pa­ra pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra “tie­nen un im­pac­to en el cos­to de los pro­yec­tos. Es­ti­ma­mos que pue­den cau­sar in­cre­men­tos de 10 a 30% en los cos­tos. Ade­más, las obras pue­den du­rar más tiempo en ter­mi­nar­se por­que

“So­bor­nos y trá­fi­co de in­fluen­cias [...] pue­den cau­sar in­cre­men­tos de 10 a 30% en los cos­tos [de las obras de in­fra­es­truc­tu­ra]”.

no hay pre­sio­nes ni pri­sas”, co­men­ta Poortman. Ase­gu­ra que gra­cias a su programa han iden­ti­fi­ca­do obras de in­fra­es­truc­tu­ra que han si­do com­ple­ta­men­te mo­di­fi­ca­das o cu­yos pro­ce­sos han re­sul­ta­do mu­cho más so­fis­ti­ca­dos y cos­to­sos de lo que de­be­rían ha­ber si­do, y tam­bién ca­sos en los que se han re­cor­ta­do gas­tos, ge­ne­ran­do un re­sul­ta­do fi­nal que no es via­ble ni efi­cien­te, pe­ro “se ne­ce­si­ta trans­pa­ren­cia y ac­ce­so a la in­for­ma­ción pa­ra po­der lle­gar a ese ti­po de con­clu­sio­nes”, afir­ma.

Re­sul­ta­dos pro­ba­dos

Gua­te­ma­la es una de las na­cio­nes don­de COST tie­ne pre­sen­cia con re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios, re­la­ta el om­busd­man de la Trans­pa­ren­cia. Hi­cie­ron pú­bli­ca su in­for­ma­ción ha­ce tres o cua­tro años y han re­di­se­ña­do pro­yec­tos gra­cias a las con­clu­sio­nes, “otros han si­do can­ce­la­dos por­que el programa ha pues­to en evi­den­cia que eran de­ma­sia­do cos­to­sos o in­via­bles”.

Acla­ra que la apli­ca­ción del programa en ese país ha si­do muy ex­ten­sa, pe­ro hay unos cuan­tos pro­yec­tos que no es­tán su­je­tos a COST por­que es­tán eti­que­ta­dos de forma es­pe­cial, los lla­man ‘pro­yec­tos es­tra­té­gi­cos’. Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta lo ideal es que to­dos los pro­yec­tos se es­tén su­per­vi­san­do.

Otro ca­so des­ta­ca­do es el de Etio­pía, en Áfri­ca, en don­de el programa tam­bién ha iden­ti­fi­ca­do pro­yec­tos ineficientes.

El gran re­to es in­te­grar a al­gu­nos paí­ses de la OCDE, como México. “Pla­nea­mos agre­gar cin­co nue­vos paí­ses a fi na­les de es­te año”, es­ti­ma. Tam­bién es­pe­ran su­mar a más paí­ses eu­ro­peos, por­que “hay una per­cep­ción de que los es­ta­dos desa­rro­lla­dos no en­fren­tan es­te ti­po de pro­ble­mas, y no es cier­to”. Aun­que es di­fí­cil com­pa­rar a los paí­ses por­que ca­da uno tie­ne pro­ble­mas muy par­ti­cu­la­res, México en­fren­ta di­fi­cul­ta­des muy si­mi­la­res a mu­chos otros es­ta­dos con el mis­mo ni­vel de de­sa­rro­llo. Creo que es­tá cla­ro que hay un pro­ble­ma, y que el go­bierno lo re­co­no­ce y con­si­de­ra que es ne­ce­sa­rio to­mar me­di­das al res­pec­to.

Mu­chas na­cio­nes han ins­ti­tu­cio­na­li­za­do me­ca­nis­mos pa­ra lu­char con­tra es­ta pro­ble­má­ti­ca como aho­ra lo ha­ce México con el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción. “La di­fi­cul­tad siempre es­tá en­tre lo que dice la ley, lo que se su­po­ne que de­be hacer ca­da ór­gano y la efi­cien­cia con que se im­ple­men­ta. Es de­cir, lo más com­ple­jo es lo­grar que efec­ti­va­men­te se cum­plan esas le­yes”, alerta el pre­si­den­te de COST.

Poortman re­co­mien­da que ade­más de esas re­for­mas, le­yes y or­ga­nis­mos, se aña­da un me­ca­nis­mo que re­vi­se los nú­me­ros y de­ter­mi­ne si las re­gu­la­cio­nes se es­tán es­ta­ble­cien­do co­rrec­ta­men­te.

COST no pre­ten­de ser la úni­ca he­rra­mien­ta an­ti­co­rrup­ción que ten­ga un país, ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor, “lo que ha­ce es jus­ta­men­te ase­gu­rar que los otros pro­ce­di­mien­tos fun­cio­nen efi­cien­te­men­te”.

El pro­ce­so de es­ta or­ga­ni­za­ción mues­tra da­tos como: cuán­tas em­pre­sas par­ti­ci­pa­ron en una de­ter­mi­na­da li­ci­ta­ción, los pre­cios acor­da­dos an­tes de su ins­ta­la­ción y la va­ria­ción de ese cos­to. “Ac­túa como un par adi­cio­nal de ore­jas y de ojos que sir­ven pa­ra cui­dar que las le­yes y los pro­ce­di­mien­tos se res­pe­ten”, dice.

Poortman re­fie­re que el go­bierno me­xi­cano ha mos­tra­do in­te­rés en los be­ne­fi­cios que pue­de dar­le COST, aun­que to­da­vía no ha di­cho que lo apli­ca­rá, “pe­ro quie­ren en­sa­yar­lo en al­gu­nos pro­yec­tos”, men­cio­na.

Pa­ra el ho­lan­dés, las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas no se han de­ci­di­do por­que “es­tán sien­do in­te­li­gen­tes. Pri­me­ro quie­ren ana­li­zar sus ver­da­de­ros be­ne­fi­cios, en­tien­do que lo quie­ran en­sa­yar an­tes de in­te­grar­se al programa”.

“La di­fi­cul­tad siempre es­tá en lo que dice la ley, lo que se su­po­ne que de­be hacer ca­da ór­gano y la efi­cien­cia con que se im­ple­men­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.