Es­pa­cios de ener­gía

Las es­ta­cio­nes pa­ra re­car­ga de au­to­mó­vi­les eléc­tri­cos en­cuen­tran en los cen­tros co­mer­cia­les y ofi­ci­nas a sus me­jo­res alia­dos.

Obras - - Soluciones - POR IVET RO­DRÍ­GUEZ

Ade­más de la ca­sa, los cen­tros co­mer­cia­les, es­ta­cio­na­mien­tos y ofi­ci­nas se vol­vie­ron los me­jo­res lu­ga­res pa­ra au­men­tar las es­ta­cio­nes de re­car­ga de au­tos eléc­tri­cos.

Lo ideal es que se car­guen mien­tras el usua­rio ha­ce otras actividades, tal como ocu­rre con un dis­po­si­ti­vo mó­vil, ex­pli­ca Ta­nia Cer­da, ge­ren­te de la di­vi­sión de so­lu­cio­nes de ener­gía de Sch­nei­der Elec­tric.

Con un ce­lu­lar “no te que­das es­pe­ran­do dos ho­ras a que se com­ple­te la car­ga, lo co­nec­tas cuan­do lle­gas a tu ca­sa u ofi­ci­na”, lo mis­mo de­be­rá ocu­rrir con los au­tos eléc­tri­cos, dice la re­pre­sen­tan­te de la fir­ma fa­bri­can­te de car­ga­do­res.

Gui­do Vil­do­zo, ex­per­to en la in­dus­tria automotriz de la con­sul­to­ra IHS, se­ña­la que la ra­pi­dez con la que avan­ce la in­fra­es­truc­tu­ra de re­car­ga au­men­ta­rá el con­su­mo. Por ello, los desa­rro­lla­do­res de es­tos dis­po­si­ti­vos y los fa­bri­can­tes de au­tos ya tra­ba­jan en am­pliar la red de car­ga­do­res.

“El año pa­sa­do co­lo­ca­mos 50 elec­tro­li­ne­ras y es­te año que­re­mos co­lo­car 300 más”, ase­gu­ra Cer­da.

La in­fra­es­truc­tu­ra de re­car­ga de­be es­tar don­de ha­ya opor­tu­ni­dad de hacer otras actividades, por eso ha sur­gi­do la op­ción de ins­ta­lar­los en pla­zas co­mer­cia­les y ofi­ci­nas, co­men­ta Ta­nia Cer­da.

En el país rue­dan cer­ca de 290 au­tos eléc­tri­cos, y se­gún la con­sul­to­ra IHS, el po­ten­cial me­xi­cano al­can­za 40 ve­ces más.

La in­dus­tria tam­bién ana­li­za ins­ta­lar car­ga­do­res en ga­so­li­ne­ras, tan­to den­tro de las ciu­da­des como so­bre las ca­rre­te­ras.

“Sin em­bar­go, es­to es un pro­yec­to a me­diano pla­zo, pues im­pli­ca co­lo­car in­fra­es­truc­tu­ra adi­cio­nal, como ca­fe­te­rías o res­tau­ran­tes, don­de los clien­tes pue­dan es­pe­rar 30 mi­nu­tos que to­ma una re­car­ga en un dis­po­si­ti­vo ni­vel tres”, dice Jorge Vallejo, di­rec­tor de la di­vi­sión Nis­san Leaf.

Hay tres ti­pos de re­car­ga: ni­vel uno, tarda ocho ho­ras en car­gar 100%; ni­vel dos, que re­car­ga 80% en cua­tro ho­ras, y ni­vel tres, que lo ha­cen en 30 mi­nu­tos. Es­ta se acon­se­ja en ca­sos ex­tre­mos, pues “in­yec­tar” ma­yor ener­gía en me­nor tiempo pue­de men­guar el tiempo de vi­da de la ba­te­ría, ex­pli­ca Cer­da.

EX­PAN­SIÓN » In­di­ca el po­ten­cial que ten­dría el mer­ca­do de distribución de com­bus­ti­bles. IN­MO­BI­LIA­RIO » La dis­po­ni­bi­li­dad de vi­vien­das por cua­dran­te es vi­tal pa­ra los desa­rro­lla­do­res. EM­PREN­DI­MIEN­TO » Útil pa­ra ex­plo­rar las po­si­bi­li­da­des de éxi­to que ten­dría un nue­vo ne­go­cio.

Ima­gi­na que no ga­nas­te aque­lla li­ci­ta­ción mi­llo­na­ria, tu principal clien­te se echó pa­ra atrás y tu deu­da en dó­la­res se in­cre­men­tó por la vo­la­ti­li­dad del ti­po de cam­bio. Ese fue el ese­na­rio de la cons­truc­to­ra me­xi­ca­na ICA, que en el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2015 ca­yó en im­pa­gos. Hoy su deu­da en bo­nos su­pera los 25,000 millones de pe­sos y ven­ce en 2024.

SÉ TRANS­PA­REN­TE

» Cuan­do una em­pre­sa emi­te deu­da en la BMV, se vuel­ve pú­bli­ca. Se obli­ga a re­ve­lar su in­for­ma­ción a in­ver­sio­nis­tas y al pú­bli­co en ge­ne­ral, a ins­ti­tu­cio­na­li­zar­se y a te­ner go­bierno cor­po­ra­ti­vo.

TO­MA LOS BE­NE­FI­CIOS FIS­CA­LES

» Emi­tir deu­da es me­nos cos­to­so que co­lo­car ca­pi­tal. Re­cuer­da que los in­tere­ses que pa­gas a los acree­do­res se tor­nan en un gas­to pa­ra el ne­go­cio y, por tan­to, es deducible. Apro­ve­cha es­te be­ne­fi­cio.

ANA­LI­ZA TU PA­SA­DO

» Tu desem­pe­ño his­tó­ri­co y el del mer­ca­do te orien­ta­rán pa­ra fu­tu­ros planes. Es­ti­ma pre­cios, nue­vos pro­yec­tos, mer­ca­dos, fu­sio­nes, cos­tos e in­gre­sos. Con ello sa­brás tu po­ten­cial de cre­ci­mien­to.

DI­SE­ÑA UN PLAN DE IN­VER­SIÓN

» Evi­ta ser un cons­truc­tor que re­ci­ba fon­dos sin te­ner un pro­yec­to via­ble en qué in­ver­tir­lo. De lo con­tra­rio, los acree­do­res tar­da­rán en re­ci­bir el be­ne­fi­cio es­pe­ra­do y per­de­rás el in­te­rés del mer­ca­do.

IDEN­TI­FI­CA LOS RIES­GOS

» El ti­po de cam­bio, cri­sis eco­nó­mi­cas y nue­vas le­yes pue­den cam­biar el mer­ca­do, fre­nar pro­yec­tos y li­mi­tar tu li­qui­dez. Lo ideal es te­ner hol­gu­ra fi­nan­cie­ra. Nun­ca te va­yas al lí­mi­te de tu ca­pa­ci­dad de pa­go.

CU­BRE TUS NE­CE­SI­DA­DES

» No acep­tes con­di­cio­nes de fi­nan­cia­mien­to que no pue­das en­fren­tar: al­tas ta­sas de in­te­rés o pla­zos cor­tos que no co­rres­pon­den al tiempo en el que pre­vés te­ner ren­ta­bi­li­dad de tus pro­yec­tos.

ES­TI­MA MON­TOS Y TIEM­POS

» La deu­da de­be te­ner en cuen­ta el pla­zo en el que tu pro­yec­to co­mien­ce a dar uti­li­da­des. Aun sin nue­vos pro­yec­tos, el cre­ci­mien­to del ne­go­cio tie­ne tiem­pos y mon­tos es­ti­ma­dos pa­ra dar re­sul­ta­dos.

RE­NE­GO­CIA TUS OBLI­GA­CIO­NES

» Si no pue­des pa­gar a tiempo, ha­bla con tus acree­do­res. El fi­nan­cia­mien­to vía co­lo­ca­ción de deu­da es un con­tra­to con el in­ver­sio­nis­ta de lar­go pla­zo. Es me­jor re­es­truc­tu­rar los pa­si­vos en bue­nos tér­mi­nos.

Cen­tros co­mer­cia­les po­seen 80% de las es­ta­cio­nes de re­car­ga en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.