Fa­ro Ara­gón Un re­cin­to de pe­lí­cu­la

Obras - - Testigo Urbano - POR RA­QUEL PEGUERO

El Fa­ro Ara­gón na­ció como un ci­ne de ba­rrio en 1969, como par­te de un pro­yec­to so­cial del en­ton­ces De­par­ta­men­to del Dis­tri­to Fe­de­ral (DDF), que en cin­co me­ses abrió seis sa­las con nom­bres de per­so­na­jes in­de­pen­den­tis­tas y re­vo­lu­cio­na­rios.

Ubi­ca­do en la primera sec­ción de San Juan de Ara­gón, le co­rres­pon­dió el ape­la­ti­vo de Co­rre­gi­do­ra. Tin Tán, Cla­vi­lla­zo, Re­sor­tes o El San­to ‘el En­mas­ca­ra­do de Pla­ta’, pro­ta­go­ni­za­ron los ma­yo­res éxi­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos en la pan­ta­lla dis­pues­ta fren­te a 1,993 bu­ta­cas. “Los sá­ba­dos y domingos ‘nos pa­sá­ba­mos de ca­ni­jos’ y en­tra­ba más gen­te pa­ra que se sen­ta­ra en las es­ca­le­ras”, re­fie­re Ig­na­cio Ju­ra­do, quien la­bo­ró como cá­ca­ro del in­mue­ble ubi­ca­do en el nú­me­ro 150 de la Ave­ni­da 517.

Na­die re­cuer­da los tí­tu­los de los fil­mes con los que el ci­ne abrió o ce­rró sus puer­tas. Al­gu­nos re­cuer­dan al­gu­nos éxi­tos holly­woo­den­ses que ex­hi­bió el lu­gar, como Va­se­li­na, que con­vo­có a los jó­ve­nes de fi­na­les de los se­ten­ta, y la cinta King Kong, cu­ya ima­gen pro­vo­có gri­tos de te­rror a los asis­ten­tes.

Por años el ci­ne no su­frió mo­di­fi­ca­cio­nes más allá de re­pin­tar la fa­cha­da. Los ve­ci­nos re­cuer­dan que a fi­nes de los ochen­ta, la pan­ta­lla es­ta­ba par­cha­da y las bu­ta­cas mos­tra­ban el pa­so del tiempo.

En 1994, tras años de en­cen­der su mar­que­si­na a las sie­te de la noche, ce­rró sus puer­tas de­fi­ni­ti­va­men­te, ago­bia­da por el arri­bo de las vi­deo­ca­se­te­ras a los ho­ga­res y el des­man­te­la­mien­to de la Com­pa­ñía Ope­ra­do­ra de Tea­tros (Cot­sa), que ad­mi­nis­tra­ba el in­mue­ble.

Durante 22 años sir­vió como ho­gar de pa­lo­mas que le­van­ta­ron un pi­so de ex­cre­men­to de me­dio me­tro y per­fo­ra­ron la te­chum­bre de lá­mi­na que lo cu­bría.

En ju­nio pa­sa­do el re­cin­to vol­vió a la vi­da como la quin­ta se­de de la Fá­bri­ca de Ar­tes y Ofi­cios (Fa­ro). Di­se­ña­do por un equi­po de ar­qui­tec­tos, co­man­da­do por Jo­sé Allard, se ade­cuó pa­ra al­ber­gar ta­lle­res so­bre los dis­tin­tos ofi­cios de la rea­li­za­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca.

To­da la es­truc­tu­ra del edi­fi­cio se con­ser­vó, su fa­cha­da se apro­ve­chó como ga­le­ría al ai­re li­bre y se di­se­ñó el ac­ce­so a mo­do de pla­za. En el ves­tí­bu­lo se ex­hi­ben los pro­yec­to­res ori­gi­na­les del ci­ne y el in­te­rior de la sa­la se mo­di­fi­có pa­ra ge­ne­rar es­pa­cios a par­tir de te­rra­zas, cons­truir sa­lo­nes de en­sa­yo y/o con­fe­ren­cias, ta­lle­res de ma­qui­lla­je, pos­pro­duc­ción, un ci­ne con 150 bu­ta­cas y un fo­ro mul­ti­fun­cio­nal pa­ra dan­za, tea­tro y con­cier­tos. So­lo se con­ser­vó in­tac­ta la ca­bi­na del cá­ca­ro.

Hoy, el otro­ra Ci­ne Co­rre­gi­do­ra al­ber­ga una his­to­ria lle­na de re­cuer­dos y un fu­tu­ro ar­tís­ti­co pro­me­te­dor.

SO­LI­DEZ. La in­ter­ven­ción re­qui­rió una in­ver­sión fe­de­ral y del go­bierno ca­pi­ta­lino de 50 millones de pe­sos.

OCA­SO. Tras 25 años de en­cen­der pun­tual­men­te su mar­que­si­na a las sie­te de la noche, ce­rró sus puer­tas en 1994.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.