In­te­li­gen­cia pa­ra di­se­ñar el fu­tu­ro

Obras - - Editorial -

Ha­cia 2011, el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) de­fi­nía co­mo ciu­dad in­te­li­gen­te “aque­lla que co­lo­ca a las per­so­nas en el cen­tro del desa­rro­llo, in­cor­po­ra tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción (TIC) en la ges­tión ur­ba­na y usa es­tos ele­men­tos co­mo he­rra­mien­tas pa­ra es­ti­mu­lar la for­ma­ción de un go­bierno efi­cien­te que in­clu­ya pro­ce­sos de pla­ni­fi­ca­ción co­la­bo­ra­ti­va y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na”. Por aquel en­ton­ces se pen­sa­ba que la car­ga de desa­rro­llar to­do es­te an­da­mia­je de in­fra­es­truc­tu­ra ‘in­te­li­gen­te’ se cen­tra­ba en los go­bier­nos, lo que im­pli­ca­ba (e im­pli­ca) gran­des in­ver­sio­nes, la re­edu­ca­ción o crea­ción de nue­vas bu­ro­cra­cias, y otros tan­tos em­bro­llos le­ga­les y de ges­tión pú­bli­ca.

Aho­ra, tan­to la pe­ne­tra­ción de dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes co­mo del uso de da­tos en las re­des, y la evo­lu­ción de los ne­go­cios ha­cia la eco­no­mía com­par­ti­da, cam­bian los pa­ra­dig­mas: la car­ga del desa­rro­llo de in­te­li­gen­cia no es­tá úni­ca­men­te en el go­bierno, sino tam­bién en los ciu­da­da­nos y las empresas. La in­te­li­gen­cia y la com­pe­ti­ti­vi­dad son una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da; el desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio y la ar­qui­tec­tu­ra tie­nen una gran do­sis de par­ti­ci­pa­ción, al me­nos de opor­tu­ni­dad pa­ra —me­dian­te el aná­li­sis e in­te­li­gen­cia de da­tos— lo­grar sig­ni­fi­ca­ti­vas efi­cien­cias ener­gé­ti­cas, de uso de agua, mo­vi­li­dad, re­duc­ción de emi­sio­nes, ges­tión de desechos, com­ba­te a la in­se­gu­ri­dad, par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, y un mon­tón de in­di­ca­do­res más.

Ac­tual­men­te exis­ten tres con­di­cio­nan­tes in­elu­di­bles pa­ra pro­yec­tar un in­mue­ble o in­fra­es­truc­tu­ra: 1) Las ciu­da­des son, por en­ci­ma de las na­cio­nes, el mo­tor eco­nó­mi­co glo­bal y, por tan­to, ca­da in­mue­ble o ele­men­to ur­bano de­be ser par­te de ese eco­sis­te­ma de com­pe­ti­ti­vi­dad y eco­no­mía. 2) En un mun­do co­nec­ta­do y de re­des, las de­ci­sio­nes de di­se­ño tam­bién de­ben res­pon­der a las formas de uso y con­su­mo de los es­pa­cios, e in­clu­so pre­ver has­ta don­de sea po­si­ble su evo­lu­ción. Y la más im­por­tan­te: 3) El ser hu­mano de­be se­guir sien­do el cen­tro del desa­rro­llo y ges­tión de las ciu­da­des.

Al plan­tear la te­má­ti­ca: Ar­qui­tec­tos In­te­li­gen­tes pa­ra Ciu­da­des In­te­li­gen­tes co­mo el eje rec­tor del ran­king 10 Des­pa­chos, de­ci­di­mos ex­plo­rar qué tan­to las ofi­ci­nas de ar­qui­tec­tu­ra se es­tán com­pro­me­tien­do con es­ta di­ná­mi­ca de co­rres­pon­sa­bi­li­dad, ya sea co­mo in­su­mo de de­ci­sión ( da­ta dri­ven) o co­mo ge­ne­ra­do­res de in­for­ma­ción. Los re­sul­ta­dos son pa­ten­tes en las si­guien­tes pá­gi­nas. Sin du­da, no son los úni­cos y se­gu­ra­men­te so­bre los es­cri­to­rios de las desa­rro­lla­do­ras y de los des­pa­chos exis­ten un sin­nú­me­ro de pro­pues­tas que ha­rán evo­lu­cio­nar a la in­dus­tria y a las ciu­da­des ha­cia una nue­va con­cep­ción de la in­te­li­gen­cia ur­ba­na.

Lo im­por­tan­te es que ya hay un nú­me­ro cre­cien­te de empresas que es­tán to­man­do ese ca­mino. Lo preo­cu­pan­te es que aún no son su­fi­cien­tes y, co­mo sue­le su­ce­der, el mer­ca­do ter­mi­na­rá de­ter­mi­nan­do la se­lec­ción na­tu­ral de so­bre­vi­ven­cia de empresas. ¿De qué la­do quie­re es­tar? Los edi­to­res je­sush@ex­pan­sion.com.mx

CON­CEP­TO ORIGINAL: LETTERING 3D MARIO DE MEYER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.