El ca­pi­tal en­crip­ta­do

Las crip­to­mo­ne­das lle­gan a pro­yec­tos de bie­nes raí­ces y ur­ba­nis­mo con la pro­me­sa de trans­pa­ren­tar el flu­jo de ca­pi­tal pa­ra transac­cio­nes y fi­nan­cia­mien­to.

Obras - - Contenido - Por Ru­bén Sán­chez

Las crip­to­mo­ne­das po­drían ayu­dar a trans­pa­ren­tar las transac­cio­nes del sec­tor.

La com­pra­ven­ta de un te­rreno, el con­trol ca­tas­tral y la ge­ne­ra­ción de da­tos es­ta­dís­ti­cos de los con­su­mi­do­res con po­si­bi­li­dad de co­mer­cia­li­zar­los son al­gu­nos ejem­plos de ope­ra­cio­nes que po­drán efec­tuar­se con City Coin, una crip­to­di­vi­sa res­pal­da­da por Se­ra­tio —pla­ta­for­ma lan­za­da en oc­tu­bre de 2017 me­dian­te una ofer­ta ini­cial por la Uni­ver­si­dad de Nort­ham­pton, en In­gla­te­rra— que bus­ca con­ver­tir­se en un me­dio de pa­go com­ple­men­ta­rio pa­ra transac­cio­nes re­la­cio­na­das con el ur­ba­nis­mo.

“Con es­ta mo­ne­da com­ple­men­ta­ria po­de­mos tra­ba­jar los va­lo­res ur­ba­nos en tér­mi­nos de plus­va­lía, de trans­fe­ren­cia de de­re­chos y has­ta de desa­rro­llo de las ciu­da­des”, ex­pli­ca su pro­mo­tor Al­fon­so Go­ve­la, fun­da­dor de Di­gi­tal­ci­vix.

Pa­ra Karl Rie­der, chief ope­ra­ting of­fi­cer de GFT en Mé­xi­co, con­sul­to­ra de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, exis­ten di­ver­sos pro­yec­tos en pro­ce­so de­bi­do a que el uso de es­tos sis­te­mas per­mi­te aba­tir la des­con­fian­za de los usua­rios, los al­tos cos­tos y re­tra­sos en el pro­ce­sa­mien­to efec­tua­do por va­rias en­ti­da­des y los ma­ne­jos inade­cua­dos o ile­ga­les, ade­más de brin­dar ma­yor se­gu­ri­dad a las transac­cio­nes y ope­ra­cio­nes.

“Ac­tual­men­te hay va­rias apli­ca­cio­nes en pro­ce­so de prue­ba en el mun­do fi­nan­cie­ro y de bie­nes raí­ces que a fu­tu­ro per­mi­ti­rán que un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas ten­ga ac­ce­so a los ser­vi­cios de la ban­ca, así co­mo que dis­mi­nu­yan cos­tos y tiem­pos de transac­ción”, ase­gu­ra Rie­der.

Sin in­ter­me­dia­rios

Al res­pec­to, Al­ber­to Az­pú­rua, chief exe­cu­ti­ve of­fi­cer de Bricks As­set Ma­na­ge­ment, ex­pli­ca que la em­pre­sa lan­zó re­cien­te­men­te Bricks­pool, Fi­bra que per­mi­te rea­li­zar in­ver­sio­nes en bie­nes raí­ces, prin­ci­pal­men­te en Flo­ri­da, Es­ta­dos Uni­dos.

“El fun­cio­na­mien­to es sen­ci­llo: el in­ver­sio­nis­ta compra et­hers en su mo­ne­de­ro Et­he­reum ( pla­ta­for­ma lan­za­da en 2015 que ma­ne­ja vo­lú­me­nes de in­ter­cam­bio dia­rios cer­ca­nos a los 1,000 mi­llo­nes de dó­la­res); con ellas nos pa­ga los ac­ti­vos de real sta­te, no­so­tros las trans­for­ma­mos a dó­la­res y com­pra­mos más pro­pie­da­des”, ex­pli­ca Az­pú­rua.

De acuer­do con el eje­cu­ti­vo, lo no­ve­do­so es que es­te ins­tru­men­to eli­mi­na in­ter­me­dia­rios, co­mo las casas de bol­sa, y per­mi­te ha­cer transac­cio­nes de ma­ne­ra más rá­pi­da y se­gu­ra.

Se­gún el re­por­te Es­tra­te­gia Glo­bal 2018, emi­ti­do por CG/ LA In­fraes­truc­tu­re, las crip­to­mo­ne­das tie­nen un gran po­ten­cial y es­tán trans­for­man­do el mer­ca­do glo­bal de la in­fra­es­truc­tu­ra. “Build­coin no es so­lo una mo­ne­da, es la crea­ción de un eco­sis­te­ma di­gi­tal am­plio y pro­fun­do que pro­por­cio­na ma­yor trans­pa­ren­cia e in­clu­sión, y una trans­fe­ren­cia de va­lor más efi­cien­te a tra­vés de la ca­de­na de su­mi­nis­tro de in­fra­es­truc­tu­ra”, re­ve­la.

El uso de crip­to­mo­ne­das —ya sea pa­ra la cons­truc­ción, el mer­ca­do de bie­nes raí­ces u otro ti­po de ope­ra­cio­nes— es­tá ba­sa­do en la tec­no­lo­gía lla­ma­da block­chain, una pla­ta­for­ma de in­for­ma­ción y transac­cio­nes que no se pue­den mo­di­fi­car de­bi­do a que es­tán en­crip­ta­das con un có­di­go de re­gis­tro úni­co co­no­ci­do úni­ca­men­te por los in­vo­lu­cra­dos.

Crip­to­gra­fía

Es­te sis­te­ma funciona co­mo un li­bro de re­gis­tros, ya sea de ba­se de da­tos, even­tos, ac­ti­vos, transac­cio­nes, en­tre otros, que se rea­li­za me­dian­te una pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca que pue­de ser pú­bli­ca o pri­va­da.

Los usua­rios rea­li­zan al­gu­na transac­ción que va des­de la com­pra­ven­ta has­ta el re­gis­tro de al­gún do­cu­men­to de pro­pie­dad, in­clu­so la emi­sión de un com­pro­ban­te de do­mi­ci­lio que se su­be a la pla­ta­for­ma, lue­go de ser va­li­da­do por un ter­ce­ro se re­gis­tra me­dian­te un có­di­go en­crip­ta­do; es de­cir, no pue­de ser mo­di­fi­ca­do ex­cep­to por quien tie­ne el nú­me­ro, ex­pli­ca Da­niel Ve­ga, di­rec­tor de Ase­so­ría en Ad­mi­nis­tra­ción de Ries­gos Fi­nan­cie­ros de la con­sul­to­ra KPMG en Mé­xi­co.

“Cuan­do se rea­li­zan transac­cio­nes con di­ne­ro electrónico re­gis­tra­do en ca­da uno de es­tos blo­ques, se em­pie­za a crear va­lor y de­mos­trar que se pue­de transac­cio­nar di­ne­ro de for­ma se­gu­ra. El sec­tor de bie- nes raí­ces es uno de los que más se be­ne­fi­cia­rá de ello”, co­men­ta Geor­ge Levy, chief lear­ning of­fi­cer de Block­chain Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy.

Al res­pec­to, Al­ber­to La­ris, so­cio y di­rec­tor co­mer­cial de la cons­truc­to­ra Ga­ya, opi­na que el te­ma de las crip­to­mo­ne­das es al­go dis­rup­ti­vo. Aun­que en Mé­xi­co aún no tie­ne re­gu­la­ción, “nos en­con­tra­mos en pro­ce­so de en­ten­der en qué con­sis­te, ana­li­zan­do sus po­si­bles im­pli­ca­cio­nes en la cons­truc­ción (tan­to de edi­fi­ca­ción co­mo de interiores) a cor­to y me­diano pla­zos”.

Al día del cie­rre de es­ta edi­ción exis­tían más de 1,500 crip­to­mo­ne­das. No obs­tan­te el des­plo­me en va­lor que han te­ni­do en los úl­ti­mos me­ses, al­gu­nos ex­per­tos les au­gu­ran so­li­dez a fu­tu­ro.

Es­te com­por­ta­mien­to se ase­me­ja al que tu­vie­ron las ‘pun­to­com’ ha­ce dos dé­ca­das, en el que al­gu­nos gi­gan­tes ac­tua­les del ecom­mer­ce pa­re­cían te­ner caí­das abrup­tas, lo cual era par­te de la con­so­li­da­ción, analiza Jo­se­ba Le­ku­be, di­rec­tor de Tek­nei, pro­vee­do­ra de so­lu­cio­nes in­for­má­ti­cas.

Pa­ra Le­ku­be, “da­do que es­tas pla­ta­for­mas per­mi­ten di­vi­dir los mon­tos de in­ver­sión en can­ti­da­des pe­que­ñas, cual­quier per­so­na po­drá in­ver­tir en bie­nes raí­ces o po­drá ven­der su pro­pie­dad de ma­ne­ra in­me­dia­ta, lo cual es una gran re­vo­lu­ción”.

An­te el au­ge de las mo­ne­das crip­to­grá­fi­cas, el pa­sa­do 7 de di­ciem­bre la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da y Cré­di­to Pú­bli­co, el Ban­co de Mé­xi­co y la Co­mi­sión Na­cio­nal Ban­ca­ria y de Va­lo­res emi­tie­ron un co­mu­ni­ca­do pa­ra “ad­ver­tir los ries­gos aso­cia­dos al uso de ac­ti­vos vir­tua­les y la par­ti­ci­pa­ción en es­que­mas de in­ver­sión co­no­ci­dos co­mo Ofer­ta Ini­cial de Mo­ne­das”, una op­ción de crowd­fun­ding.

Par­te de la cer­ti­dum­bre en es­tos ins­tru­men­tos se es­pe­ra que ocu­rra con la Ley Fin­tech y las nor­mas se­cun­da­rias. Mien­tras tan­to, son un te­rreno que se de­be ex­plo­rar ba­jo ries­go pro­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.