Ba­ja Ca­li­for­nia III

La cen­tral de ci­clo com­bi­na­do Ba­ja Ca­li­for­nia III lo­gró sor­tear los pro­ble­mas cons­truc­ti­vos que plan­tea­ba la di­fí­cil geo­lo­gía en la que se en­cuen­tra.

Obras - - Contenido - Ed­gar Si­gler

La nue­va cen­tral de ci­clo com­bi­na­do de Iber­dro­la sor­tea re­tos geo­ló­gi­cos.

Es­ta plan­ta ter­mo­eléc­tri­ca, cons­trui­da y ma­ne­ja­da por la es­pa­ño­la Iber­dro­la, lu­ce co­mo cual­quier otra fá­bri­ca de su ti­po. Pe­ro a mi­les de ki­ló­me­tros de la su­per­fi­cie, la pro­pia tie­rra cons­pi­ra en con­tra de los 270 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) in­ver­ti­dos en su edi­fi­ca­ción. Pa­ra le­van­tar­la con éxi­to e inau­gu­rar­la en fe­bre­ro de 2017, la em­pre­sa tu­vo que re­sol­ver un gran re­to geo­grá­fi­co.

La pe­nín­su­la de Ba­ja Ca­li­for­nia es un “en­te geo­ló­gi­co vi­vo”, que en un mi­llón de años qui­zá se se­pa­re 40 ki­ló­me­tros del res­to de Mé­xi­co, y es­to ge­ne­ra pe­que­ños sis­mos pun­tua­les, ex­pli­ca Thierry Cal­mus, geó­lo­go del Ins­ti­tu­to de Geo­lo­gía de la UNAM. Ade­más, los te­rre­nos de la cen­tral ya­cen so­bre la unión de las pla­cas tec­tó­ni­cas del Pa­cí­fi­co y de Nor­tea­mé­ri­ca, lo que pro­vo­ca fa­llas geo­ló­gi­cas co­mo la de Cu­ca­pá, La­gu­na Sa­la­da y el Sis­te­ma Im­pe­rial y Ce­rro Prieto, ex­pli­ca el es­tu­dio de Impacto Am­bien­tal de la Co­mi­sión Fe­de­ral de Elec­tri­ci­dad (CFE) de es­te pro­yec­to.

Es­te fue el re­to prin­ci­pal que tu­vo que re­sol­ver la com­pa­ñía, afir­ma Millán Gar­cía Tola, di­rec­tor de Pro­yec­tos de Iber­dro­la en Mé­xi­co. “Una fa­lla di­vi­de la cen­tral en dia­go­nal, y es­to nos plan­tea­ba un pro­ble­ma”, cuen­ta. Por ejem­plo, al­gu­nos equi­pos de la plan­ta se in­ter­co­nec­tan me­dian­te tu­be­rías, y por el mo­vi­mien­to dis­con­ti­nuo de am­bos la­dos de las fa­llas, de­bie­ron unir­se con ele­men­tos fle­xi­bles pa­ra im­pe­dir que se vie­ran da­ña­dos por es­tas fuer­zas. “Cuan­do tie­nes tu­be­rías que lle­van mu­cha pre­sión, eso no se pue­de, cla­ro, por­que con una pun­ta de hu­le no aguan­ta. Así que lo pri­me­ro fue evi­tar­lo, pues no po­día­mos po­ner to­da la plan­ta de un so­lo la­do”, ex­pli­ca el di­rec­ti­vo.

Pe­se a to­do, esa ubi­ca­ción tam­bién ofre­cía ven­ta­jas. La fá­bri­ca, ubi­ca­da a 22 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de En­se­na­da, pue­de apro­ve­char las aguas del océano Pa­cí­fi­co pa­ra sus di­fe­ren­tes pro­ce­sos.

Es­ta cen­tral de ci­clo com­bi­na­do cuen­ta con un mó­du­lo de ge­ne­ra­ción com­pues­to por una tur­bi­na de gas, otra de va­por y un re­cu­pe­ra­dor de ca­lor con tres ni­ve­les de pre­sión. La plan­ta uti­li­za gas na­tu­ral pa­ra ge­ne­rar ener­gía eléctrica y cu­bri­rá la de­man­da eléctrica de ca­si 40% de los ha­bi­tan­tes de Ba­ja Ca­li­for­nia.

La em­pre­sa ven­de a CFE el 90% de la elec­tri­ci­dad que ge­ne­ra la cen­tral, y el otro 10% a fir­mas pri­va­da co­mo So­ria­na, a tra­vés del Mer­ca­do Eléctrico Ma­yo­ris­ta.

Ade­más, la li­ci­ta­ción que en enero pu­so en mar­cha la Se­cre­ta­ría de Ener­gía (Se­ner) pa­ra cons­truir una red de transmisión que in­ter­co­nec­te la red de Ba­ja Ca­li­for­nia con el res­to del país le da­rá a Iber­dro­la otra op­ción de ne­go­cio. El ga­na­dor de es­te pro­yec­to de 1,109 mdd se co­no­ce­rá en sep­tiem­bre. Iber­dro­la se in­tere­sa por él, ya que otro de sus ne­go­cios es la cons­truc­ción de es­te ti­po de in­fra­es­truc­tu­ra, co­men­ta Gar­cía.

“No hay me­jor país que Mé­xi­co en es­te mo­men­to pa­ra in­ver­tir en pro­yec­tos de ener­gía”, se­ña­la Pao­lo Ro­ma­nac­ci, di­rec­tor ge­ne­ral de Enel Green Po­wer Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca.

Iber­dro­la pa­re­ce pen­sar lo mis­mo: aho­ra tie­ne la con­ce­sión pa­ra ope­rar la plan­ta du­ran­te los pró­xi­mos 25 años, y se en­cuen­tra cons­tru­yen­do otras cua­tro cen­tra­les de ci­clo com­bi­na­do, dos en Si­na­loa y otras dos en Nue­vo León.

DIS­TRI­BU­CIÓN. La ener­gía pro­du­ci­da se ven­de­rá a la CFE y a empresas pri­va­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.