Fran­co Bu­cio

Obras - - Contenido - obras@ex­pan­sion.com.mx

Tras los sis­mos, es ho­ra de con­tar con un ma­nual pa­ra el ad­qui­ren­te de vi­vien­da nue­va o usa­da.

Los sis­mos con­ti­núan. Y la du­da pa­ra la ad­qui­si­ción o renta de vi­vien­das tam­bién. ¿Qué ha­cer pa­ra for­ta­le­cer la con­fian­za de los in­tere­sa­dos? Re­cien­te­men­te me em­bar­qué en la bús­que­da de un de­par­ta­men­to en co­lo­nias cen­tra­les de la CDMX, en la Be­ni­to Juá­rez y Co­yoa­cán. El des­cu­bri­mien­to fue que las in­mo­bi­lia­rias o par­ti­cu­la­res anun­cian­tes lo ha­cen so­lo con pa­la­bras.

La pu­bli­ci­dad en me­dios se con­cen­tra en imá­ge­nes de los interiores, co­ci­nas, ba­ños y cló­sets; ca­si nun­ca de las ca­rac­te­rís­ti­cas del edi­fi­cio o con­jun­to en que se en­cuen­tran. La in­for­ma­ción es­cri­ta se re­fie­re a la can­ti­dad de locales, su­per­fi­cies y al­gu­nos aca­ba­dos. Cuan­do se vi­si­tan, la ci­ta se ha­ce con un ven­de­dor de al­gu­na in­mo­bi­lia­ria o con el pro­pie­ta­rio, quie­nes ofre­cen un re­co­rri­do den­tro de la vi­vien­da sin pro­por­cio­nar in­for­ma­ción, sal­vo el pre­cio, cla­ro es­tá. Las pre­gun­tas co­rren por cuen­ta del in­tere­sa­do, las que se orien­tan se­gún su pro­pia pre­pa­ra­ción, a co­no­cer de­ta­lles co­mo la ubi­ca­ción del es­ta­cio­na­mien­to, el su­mi­nis­tro de agua, la an­ti­güe­dad y las fa­ci­li­da­des.

En el ca­so de las in­mo­bi­lia­rias, su­pues­ta­men­te es­pe­cia­li­za­das, los ven­de­do­res o re­pre­sen­tan­tes de los arren­da­do­res, ca­re­cen del co­no­ci­mien­to bá­si­co del in­mue­ble y, al igual que los pro­pie­ta­rios, pon­de­ran lo evi­den­te, sin pro­por­cio­nar do­cu­men­ta­ción que “ha­ble” de las bon­da­des o in­con­ve­nien­tes del in­mue­ble.

En el re­co­rri­do que efec­tué, en nin­gún ca­so me en­se­ña­ron co­pia de pla­nos, li­cen­cias o ca­rac­te­rís­ti­cas del con­do­mi­nio, me­nos aún, de re­vi­sio­nes que ga­ran­ti­za­ran la es­ta­bi­li­dad o la ope­ra­ción del edi­fi­cio y se sor­pren­dían de mi in­te­rés de re­co­rrer to­do el con­jun­to, des­de los só­ta­nos y es­ta­cio­na­mien­tos has­ta las azo­teas, en don­de cons­tan­te­men­te les se­ña­la­ba pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les, que iban des­de fi­su­ras has­ta la irre­gu­la­ri­dad del edi­fi­cio o la de­bi­li­dad de las co­lum­nas en só­ta­nos y plan­tas ba­jas.

Si bien la Ley Fe­de­ral de Pro­tec­ción al Con­su­mi­dor es cla­ra en cuan­to a las obli­ga­cio­nes de las per­so­nas que in­ter­vie­nen en la ase­so­ría y ven­ta al pú­bli­co de vi­vien­das des­ti­na­das a ca­sa ha­bi­ta­ción, di­chas obli­ga­cio­nes no se cum­plen al pie de la le­tra, ta­les co­mo la in­for­ma­ción do­cu­men­tal so­bre au­to­ri­za­cio­nes o ca­rac­te­rís­ti­cas es­truc­tu­ra­les, de ins­ta­la­cio­nes o ar­qui­tec­tó­ni­cas de los in­mue­bles; en el ca­so de vi­vien­das usadas, se ca­re­ce por com­ple­to de esa in­for­ma­ción y de los dic­tá­me­nes de las con­di­cio­nes es­truc­tu­ra­les que guar­dan.

Cuan­do la ven­ta o renta de vi­vien­das se efec­túan por per­so­nas no re­gis­tra­das, co­mún­men­te los pro­pie­ta­rios, no exis­te se­gu­ri­dad al con­su­mi­dor y, por en­de, se en­cuen­tra ex­pues­to a ac­cio­nes mo­ti­va­das por el des­co­no­ci­mien­to o ig­no­ran­cia de las par­tes.

Es ho­ra de con­tar con un ma­nual pa­ra el ad­qui­ren­te de vi­vien­da, ya sea nue­va o usa­da, pa­ra compra o renta, que es­ta­blez­ca la in­for­ma­ción mí­ni­ma do­cu­men­tal y las ga­ran­tías que cual­quier ofe­ren­te les de­ba mos­trar, ade­más de dic­tá­me­nes es­truc­tu­ra­les po­si­ti­vos, so­bre to­do des­pués de sis­mos de de­ter­mi­na­da mag­ni­tud.

Es ho­ra de con­tar con un ma­nual pa­ra el ad­qui­ren­te de vi­vien­da... que es­ta­blez­ca la in­for­ma­ción mí­ni­ma do­cu­men­tal y las ga­ran­tías del ofe­ren­te”.

Fran­co Bu­cio Mú­ji­ca Ar­qui­tec­to, pe­ri­to, DRO, con­sul­tor en nor­mas, re­gu­la­cio­nes y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la cons­truc­ción. Di­rec­tor de CORPICO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.