El Pre­mio Pritz­ker de Bal­krish­na Dos­hi

Obras - - Opinión - Anu­pa­ma Kun­doo obras@ex­pan­sion.com.mx

Los va­lo­res atem­po­ra­les que Bal­krish­na Dos­hi, ga­lar­do­na­do con el Pre­mio Pritz­ker, en­car­na en el plano per­so­nal y pro­fe­sio­nal de­be­rían re­co­no­cer­se a ni­vel glo­bal co­mo la me­jor prác­ti­ca ar­qui­tec­tó­ni­ca.

La de­ci­sión que to­mó el co­mi­té del Pritz­ker di­ri­ge de nue­vo la aten­ción a la ca­pa­ci­dad que tie­ne la ar­qui­tec­tu­ra de fa­ci­li­tar y crear am­bien­tes cen­tra­dos en la so­cie­dad hu­ma­na en un mo­men­to en el que la ar­qui­tec­tu­ra es li­mi­ta­da a di­se­ños se­duc­to­res y fa­cha­das fo­to­gé­ni­cas en di­ver­sos con­tex­tos sin im­por­tar la cul­tu­ra o el cli­ma lo­ca­les, y en el que los ren­ders de­ma­sia­do sim­pli­fi­ca­dos y, en oca­sio­nes, los di­se­ños frí­vo­los pa­re­cen ser la nue­va nor­ma.

Es pre­ci­so te­ner una con­cep­ción ho­lís­ti­ca del rol del arquitecto, don­de el di­se­ño de un am­bien­te cons­trui­do por el hom­bre sea una in­ter­ven­ción sen­si­ble que man­ten­ga la es­ca­la hu­ma­na, a pe­sar del avan­ce tec­no­ló­gi­co.

De tal for­ma, que las so­lu­cio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra in­dus­tria­les y a es­ca­la au­to­má­ti­ca no do­mi­nen la vi­da dia­ria a ex­pen­sas de la ve­cin­dad y la co­mu­ni­dad, al con­du­cir a la se­gre­ga­ción so­cial, la so­le­dad y las ex­pe­rien­cias dia­rias no­ci­vas.

Dos­hi de­mues­tra que los edi­fi­cios con­tem­po­rá­neos pue­den ser ex­pre­sio­nes de los va­lo­res cul­tu­ra­les más pro­fun­dos de una so­cie­dad, y que la ar­qui­tec­tu­ra es la sín­te­sis de in­quie­tu­des com­ple­jas, y sobre to­do un es­ce­na­rio pa­ra la vi­da, don­de el arquitecto es­tá al ser­vi­cio de la so­cie­dad hu­ma­na.

Co­mo pe­da­go­go y fun­da­dor de la Universidad CEPT, ha ins­pi­ra­do a ge­ne­ra­cio­nes más allá de la ins­ti­tu­ción, al aco­ger a es­tu­dian­tes y prac­ti­can­tes de di­ver­sas par­tes del mun­do pa­ra com­par­tir ex­pe­rien­cias, co­la­bo­rar y par­ti­ci­par en de­ba­tes. Lo mis­mo en lo per­so­nal: su ca­sa ha es­ta­do abier­ta pa­ra ellos. A pe­sar de su éxi­to y fa­ma, siem­pre ha si­do ac­ce­si­ble e in­clu­yen­te, y ha tra­ta­do a to­dos por igual a pe­sar de la edad o la ex­pe­rien­cia.

Tra­ba­jó con Le Cor­bu­sier y Louis Kahn y se ha re­la­cio­na­do con per­so­na­jes in­flu­yen­tes de la ar­qui­tec­tu­ra a ni­vel mun­dial des­de que se mu­dó a Pa­rís, jus­to des­pués de gra­duar­se del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tu­ra Sir JJ, en Bom­bay.

Pa­ra In­dia, Dos­hi re­pre­sen­ta al arquitecto mo­derno pos­t­in­de­pen­den­tis­ta; pe­ro él per­ma­ne­ce arrai­ga­do pro­fun­da­men­te a su pro­pia cul­tu­ra y con­ti­núa re­sal­tan­do la im­por­tan­cia del con­tex­to so­cial y cul­tu­ral en sus obras, al igual que en su pa­pel co­mo pe­da­go­go.

Si bien sus obras han si­do am­plia­men­te re­co­no­ci­das, él ha si­do par­ti­cu­lar­men­te va­lo­ra­do por su com­pro­mi­so con la so­cie­dad. Su aper­tu­ra y ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra co­no­cer a otros ar­qui­tec­tos y pro­fe­sio­na­les e in­ter­ac­tuar con ellos son, al igual que su tono fi­lo­só­fi­co y su ca­pa­ci­dad de na­rrar his­to­rias, una ex­ten­sión na­tu­ral de su per­so­na­li­dad.

Qui­zá sea el arquitecto más ve­te­rano en re­ci­bir el Pritz­ker, pe­ro su es­pí­ri­tu es pro­ba­ble­men­te el más jo­ven. Quie­nes han in­ter­ac­tua­do con él coin­ci­di­rán en que su ju­ven­tud, cu­rio­si­dad y ac­ce­si­bi­li­dad son ins­pi­ra­do­ras. Mien­tras to­dos los ar­qui­tec­tos que me ro­dean aquí en In­dia se re­go­ci­jan y ce­le­bran a Dos­hi, y mien­tras la aten­ción se cen­tra en los va­lo­res uni­ver­sa­les que to­dos ob­ser­van en él, me ale­gra que la co­mu­ni­dad glo­bal tam­bién se to­me el tiem­po de co­no­cer más acer­ca de su tra­ba­jo y le­ga­do, y qui­zá se re­plan­tee ha­cia dón­de se di­ri­ge la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea.

Dos­hi de­mues­tra que los edi­fi­cios con­tem­po­rá­neos pue­den ser ex­pre­sio­nes de los va­lo­res cul­tu­ra­les más pro­fun­dos de una so­cie­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.