Fin de se­xe­nio, ¿qué nos es­pe­ra en in­fra­es­truc­tu­ra?

Obras - - Opinión - Ro­ber­to Her­nán­dez Gar­cía So­cio director de COMAD, SC (De­re­cho de la cons­truc­ción) obras@ex­pan­sion.com.mx

Es­ta­mos a po­cos me­ses de ter­mi­nar un se­xe­nio que co­men­zó con es­pe­ran­za (re­cor­de­mos el Pac­to por Mé­xi­co), pe­ro que con­clu­ye con es­pas­mos. Po­de­mos ha­blar de cien­tos de pro­ble­mas que nos aque­jan: la in­se­gu­ri­dad, la co­rrup­ción y la in­cer­ti­dum­bre, cir­cuns­tan­cias to­das que ge­ne­ran un gra­ve im­pac­to en la cons­truc­ción y en la in­fra­es­truc­tu­ra.

El sec­tor de la cons­truc­ción (des­de los ban­cos in­ver­sio­nis­tas o pres­ta­mis­tas, has­ta los pro­vee­do­res, pa­san­do por los constructores) de­pen­de en gran me­di­da de la es­ta­bi­li­dad del lugar don­de se eje­cu­ta; la ‘con­fian­za en el sec­tor’ no es un ele­men­to sub­je­ti­vo, sino ba­sa­do en pa­rá­me­tros vi­si­bles, co­mo la in­se­gu­ri­dad.

La con­fian­za ge­ne­ra un mer­ca­do más o me­nos es­ta­ble, que jus­ti­fi­ca los cos­tos de las obras con im­pac­to en los con­tri­bu­yen­tes, en el ca­so de los pú­bli­cos. Si el am­bien­te es ines­ta­ble, no hay pro­yec­tos o son de­ma­sia­do cos­to­sos y, en mu­chos ca­sos, in­via­bles.

Los dos pro­yec­tos pú­bli­cos más im­por­tan­tes es­tán ame­na­za­dos: el Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co (no sé en qué mo­men­to le qui­ta­ron la C de Ciu­dad) y el Tren Mé­xi­co-to­lu­ca.

En el pri­mer ca­so, el can­di­da­to pre­si­den­cial por Mo­re­na in­sis­te en, que de ga­nar la Pre­si­den­cia, trans­fe­ri­rá los con­tra­tos del NAIM a San­ta Lu­cía, lo que re­sul­ta abe­rran­te des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co y le­gal; se tra­ta de con­di­cio­nes di­fe­ren­tes que no só­lo no pue­den ‘trans­fe­rir­se’ sino que son li­te­ral­men­te otro pro­yec­to; no só­lo se en­ca­re­ce­rían las obras, tam­bién ge­ne­ra­ría un pro­yec­to in­via­ble y cos­to­so.

En el se­gun­do ca­so, las au­to­ri­da­des ase­gu­ran que la obra con­clui­rá es­te año; en cons­tras­te, nos da­mos cuen­ta de que fal­ta mu­cho pa­ra que eso ocu­rra. De he­cho, hay al­gu­nos con­tra­tis­tas que es­tán ato­ra­dos en que se les re­co­noz­can las re­pro­gra­ma­cio­nes ne­ce­sa­rias.

De ahí en ade­lan­te, hay múl­ti­ples ca­sos en los que la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da por la fal­ta de de­ci­sión, la au­sen­cia de di­rec­tri­ces cla­ras, la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de de­cir men­ti­ras en aras de man­te­ner po­si­cio­nes o ga­nar vo­tos, ha­ce que los po­lí­ti­cos pre­sen­tes, y los fu­tu­ros, des­co­noz­can los más mí­ni­mos as­pec­tos le­ga­les, téc­ni­cos y has­ta ló­gi­cos de nues­tra in­fra­es­truc­tu­ra.

Ya es tiem­po de que los in­ge­nie­ros y abo­ga­dos, a tra­vés de nues­tras res­pec­ti­vas trin­che­ras, y sin in­tere­ses de ti­po po­lí­ti­co, pon­ga­mos un al­to a es­ta si­tua­ción.

Es mo­men­to de que con la fuer­za ne­ce­sa­ria, las cá­ma­ras, aso­cia­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes téc­ni­cas y pro­fe­sio­na­les di­ga­mos con voz fuer­te y cla­ra a los pre­sen­tes y fu­tu­ros, que las de­ci­sio­nes del país no pue­den es­tar su­je­tas a sus ca­pri­chos.

De­be­mos de­cir­les que ha­cer pro­yec­tos sin ha­ber­los pla­nea­do co­rrec­ta­men­te, eje­cu­tar obras sin de­re­chos de vía o te­rre­nos li­be­ra­dos, no re­co­no­cer lo que le co­rres­pon­de a los con­tra­tis­tas por de­re­cho, ame­dren­tar a los con­tra­tis­tas de que si de­man­dan los van a po­ner en la lis­ta ne­gra, y otras ti­ra­nías, son ac­tos ile­ga­les e inacep­ta­bles.

Ha­cer pro­yec­tos sin ha­ber­los pla­nea­do co­rrec­ta­men­te, eje­cu­tar obras sin de­re­chos de vía o te­rre­nos li­be­ra­dos... son ac­tos ile­ga­les e inacep­ta­bles”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.