In­di­ca­do­res pa­ra orien­tar al ad­qui­ren­te de vi­vien­da

Obras - - Opinión - Fran­co Bu­cio Mújica Arquitecto, pe­ri­to, DRO, con­sul­tor en nor­mas, re­gu­la­cio­nes y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra la cons­truc­ción. Director de CORPICO. obras@ex­pan­sion.com.mx

Los da­ños oca­sio­na­dos a edi­fi­cios por los re­cien­tes sis­mos se ori­gi­na­ron por li­mi­ta­cio­nes en al­guno o va­rios de los ru­bros que se de­ben aten­der en su cons­truc­ción, co­mo el con­tar con un real pro­yec­to eje­cu­ti­vo que ha­ya si­do apro­ba­do, di­ri­gi­do y ve­ri­fi­ca­do atin­gen­te­men­te por los pro­fe­sio­na­les par­ti­ci­pan­tes, des­de los di­se­ña­do­res, los su­per­vi­so­res y los di­rec­to­res, y co­rres­pon­sa­bles de obra.

En tan­to, los constructores y ven­de­do­res de­bie­ron mos­trar e in­cor­po­rar en las es­cri­tu­ras to­da la in­for­ma­ción téc­ni­ca pa­ra la co­rrec­ta ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to de los in­mue­bles y la do­cu­men­ta­ción le­gal que de­mues­tre el cum­pli­mien­to re­la­cio­na­do con las re­gu­la­cio­nes ur­ba­nas y de cons­truc­ción, in­clu­yen­do a las ven­tas, en las que no in­ter­vie­nen pro­fe­sio­na­les in­mo­bi­lia­rios.

Cual­quie­ra de esas con­di­cio­nes no cum­pli­da aten­tó en per­jui­cio de los com­pra­do­res de vi­vien­das y, en su ca­so, de los arren­da­ta­rios.

Tam­bién ocu­rre que la le­gis­la­ción que de­be pro­te­ger al con­su­mi­dor no con­tem­pla las transac­cio­nes en­tre par­ti­cu­la­res, se li­mi­ta a las per­so­nas de­di­ca­das a la ase­so­ría y ven­ta, quie­nes por lo ge­ne­ral omi­ten la in­for­ma­ción do­cu­men­tal que ga­ran­ti­ce el cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo y téc­ni­co.

Son mí­ni­mas las ini­cia­ti­vas pa­ra pro­te­ger al con­su­mi­dor. En 2017, el In­fo­na­vit y el Co­le­gio Na­cio­nal del No­ta­ria­do Me­xi­cano sus­cri­bie­ron una en­ca­mi­na­da a agi­li­zar el pro­ce­so de es­cri­tu­ra­ción y la in­te­gra­ción de ex­pe­dien­tes. Ini­cia­ti­va que otor­ga cer­te­za ju­rí­di­ca a desa­rro­lla­do­res y de­re­choha­bien­tes y for­ta­le­ce la ba­se de da­tos del ins­ti­tu­to, pe­ro no ga­ran­ti­za los as­pec­tos de la se­gu­ri­dad es­truc­tu­ral, fun­cio­nal y de au­to­ri­za­ción lo­cal en ma­te­ria ur­ba­na y de cons­truc­ción.

Lo que es evi­den­te con la gran can­ti­dad de vi­vien­das fi­nan­cia­das por el In­fo­na­vit que fue­ron afec­ta­das por los sis­mos y que só­lo me­re­cie­ron de ese ins­ti­tu­to ase­gu­rar los pa­gos de los se­gu­ros de da­ños ( ¿Se­gu­ro de Ca­li­dad?). Por cier­to, has­ta la fe­cha no se ha in­for­ma­do a los de­re­choha­bien­tes sobre las res­pon­sa­bi­li­da­des de los desa­rro­lla­do­res, ve­ri­fi­ca­do­res y di­rec­to­res res­pon­sa­bles de obra in­vo­lu­cra­dos en esos si­nies­tros.

La Ley Ge­ne­ral de Asen­ta­mien­tos Hu­ma­nos, Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial y Desa­rro­llo Ur­bano es­ta­ble­ce que los no­ta­rios “po­drán” au­to­ri­zar de­fi­ni­ti­va­men­te el ins­tru­men­to pú­bli­co co­rres­pon­dien­te a ac­tos re­la­cio­na­dos con la pro­pie­dad, pre­via com­pro­ba­ción de la exis­ten­cia de las cons­tan­cias, au­to­ri­za­cio­nes, per­mi­sos o li­cen­cias que las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes ex­pi­dan con ba­se en la le­gis­la­ción es­ta­tal de Desa­rro­llo Ur­bano, mis­mas que de­be­rán ser se­ña­la­das o in­ser­ta­das en es­tos ins­tru­men­tos.

Es­ta ley tam­bién se­ña­la la prohi­bi­ción de ins­cri­bir en los re­gis­tros pú­bli­cos de la pro­pie­dad ac­tos, con­ve­nios, con­tra­tos o afec­ta­cio­nes que no se ajus­ten a lo dis­pues­to en la le­gis­la­ción de Desa­rro­llo Ur­bano y en los pla­nes o pro­gra­mas apli­ca­bles en la ma­te­ria.

Los te­mas aquí men­cio­na­dos nos orien­tan a sen­tar los prin­ci­pios del ma­nual pa­ra el ad­qui­ren­te de vi­vien­da.

Por cier­to, no se ha in­for­ma­do a los de­re­choha­bien­tes sobre la res­pon­sa­bi­li­dad de los desa­rro­lla­do­res, ve­ri­fi­ca­do­res y DRO en es­tos si­nies­tros”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.