Educación, la re­sis­ten­cia al cam­bio

Obras - - Opinión - An­to­nio To­ca Fer­nán­dez Arquitecto e in­ves­ti­ga­dor de te­mas de ur­ba­nis­mo. obras@ex­pan­sion.com.mx

Co­mo se ana­li­zó en el nú­me­ro an­te­rior, la educación en las es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra de­be re­vi­sar­se. El re­por­te Bo­yer es la in­ves­ti­ga­ción más im­por­tan­te al res­pec­to.

Se reali­zó en­tre 1987 y 1996 con el apo­yo de las cin­co or­ga­ni­za­cio­nes de ar­qui­tec­tos más im­por­tan­tes. En 1994 se in­te­gró una en­cues­ta que in­clu­yó a cien­tos de es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res, di­rec­to­res y ar­qui­tec­tos, y se ana­li­za­ron 103 pro­gra­mas de las es­cue­las acre­di­ta­das. El re­por­te exa­mi­nó los pro­ble­mas y las po­si­bi­li­da­des de las es­cue­las y pre­sen­tó una pro­pues­ta pa­ra des­mi­ti­fi­car los pro­pó­si­tos y po­ten­cia­li­da­des de la educación y la ar­qui­tec­tu­ra. In­clu­yó re­co­men­da­cio­nes: “Una de las gran­des prio­ri­da­des de las es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra es que la educación de los ar­qui­tec­tos no só­lo sir­va pa­ra ha­cer­los com­pe­ten­tes, sino pa­ra que res­pon­dan a su com­pro­mi­so so­cial… nues­tro es­fuer­zo no só­lo es cri­ti­car la si­tua­ción ac­tual; lo más im­por­tan­te es iden­ti­fi­car una pro­pues­ta pa­ra el fu­tu­ro”.

Y pro­pu­so sie­te ob­je­ti­vos esen­cia­les pa­ra re­no­var la educación: 1. En­ri­que­cer las ac­ti­vi­da­des de los ar­qui­tec­tos; 2. Pre­ser­var y pro­te­ger la di­ver­si­dad de los pro­gra­mas aca­dé­mi­cos, pro­mo­vien­do la am­plia­ción de los pos­gra­dos; 3. Fi­jar cri­te­rios na­cio­na­les de ca­li­dad en la educación, pa­ra que las es­cue­las sean acre­di­ta­das y los alum­nos ten­gan un mis­mo ni­vel de co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des; 4. Que el cu­rri­cu­lum pre­pa­re a los es­tu­dian­tes pa­ra que ten­gan el co­no­ci­mien­to y ha­bi­li­da­des que les per­mi­tan in­te­grar­se a la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal real; 5. Que las es­cue­las pro­mue­van un cli­ma de apren­di­za­je con una cla­ra vi­sión sobre los pro­pó­si­tos de la enseñanza que fa­ci­li­te la co­mu­ni­ca­ción, el tra­ba­jo en equi­po y las ex­pe­rien­cias; 6. In­te­grar la enseñanza con la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal, ofre­cien­do cur­sos de educación con­ti­nua; 7. Re­cu­pe­rar la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial del arquitecto, pa­ra evi­tar la se­pa­ra­ción y aun la in­di­fe­ren­cia de mu­chas es­cue­las an­te las ne­ce­si­da­des y pro­ble­mas de la ciu­dad y del país.

La pro­pues­ta con­clu­yó: “Ya es tiem­po de que se des­mi­ti­fi­que a la ar­qui­tec­tu­ra, y se ele­ve su lugar en la con­cien­cia del pú­bli­co y en la vi­da dia­ria de las co­mu­ni­da­des. Pa­ra em­pe­zar, las es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra no pue­den per­mi­tir­se por más tiem­po ser aje­nas a sus pro­pios en­tor­nos… To­das las es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra de­ben au­to­eva­luar­se co­mo co­mu­ni­da­des de apren­di­za­je” (Buil­ding com­mu­nity. Car­ne­gie Foun­da­tion, New Jer­sey, 1996).

En 2000, el director de la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de la Universidad de Mi­nen­ne­so­ta ana­li­zó la crisis de la pro­fe­sión, la pro­fun­da se­pa­ra­ción de la do­cen­cia con la prác­ti­ca, y la con­se­cuen­te pér­di­da del re­co­no­ci­mien­to so­cial. Más de me­dia do­ce­na de es­tu­dios rea­li­za­dos en los pa­sa­dos 65 años han iden­ti­fi­ca­do los mis­mos pro­ble­mas que el Re­por­te Bo­yer, y en el pre­sen­te la si­tua­ción pa­re­ce igual, o con cam­bios muy ma­gros, lo que prue­ba la re­sis­ten­cia de la cul­tu­ra do­mi­nan­te –en la ar­qui­tec­tu­ra– pa­ra acep­tar los cam­bios pro­pues­tos (Fis­her T. In the sche­me of things).

Al pa­re­cer aún aho­ra esa re­sis­ten­cia sin­te­ti­za la gra­ve­dad del pro­ble­ma de la pro­fe­sión.

Al pa­re­cer, aún aho­ra esa re­sis­ten­cia -la de la cul­tu­ra do­mi­nan­te en la ar­qui­tec­tu­ra- sin­te­ti­za la gra­ve­dad del pro­ble­ma de la pro­fe­sión”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.