La mul­ti­pli­ca­ción de los es­pa­cios

El Cen­tro Cul­tu­ral Teo­pan­zol­co se eri­ge co­mo una nue­va se­de cul­tu­ral con di­ver­sos fo­ros y un es­pa­cio pú­bli­co que se in­te­gra a una zo­na ar­queo­ló­gi­ca.

Obras - - Centro Cultural Teopanzolco -

Jun­to a la zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Teo­pan­zol­co, en la co­lo­nia Vis­ta Her­mo­sa de la ciu­dad de Cuer­na­va­ca, Mo­re­los, una te­chum­bre im­pro­vi­sa­da co­bi­ja even­tos. Esa fue la ima­gen que ha­ce tres años jus­ti­fi­có te­ner un re­cin­to cul­tu­ral mul­ti­fun­cio­nal que fue­ra tam­bién un es­pa­cio pú­bli­co y que dio ori­gen al Cen­tro Cul­tu­ral Teo­pan­zol­co.

En 2014, la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de Mo­re­los, a car­go de Cris­ti­na Faes­ler, ini­ció ges­tio­nes con la ase­so­ría en ar­qui­tec­tu­ra tea­tral de Ale­jan­dro Lu­na e It­zel Al­ba, pa­ra ela­bo­rar una con­vo­ca­to­ria en bus­ca de un pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co.

Las con­di­cio­nes es­ta­ble­cían li­mi­tan­tes: no re­ba­sar 15 m de al­tu­ra del ba­sa­men­to prin­ci­pal de la zo­na ar­queo­ló­gi­ca, que da­ta de los si­glos XIII al XVI, no ex­ca­var más allá de la ci­men­ta­ción del co­ber­ti­zo exis­ten­te, a 40 cm de pro­fun­di­dad y de ba­se trian­gu­lar, que en un prin­ci­pio sir­vió co­mo ba­se, aun­que al fi­nal no fue así.

La pro­pues­ta pre­sen­ta­da por el arquitecto Isaac Broid y el des­pa­cho Pro­duc­to­ra li­dió con esas con­di­cio­nes. “Tu­vi­mos la idea de potencializar la re­la­ción en­tre el au­di­to­rio y su con­tex­to in­me­dia­to, que es la zo­na ar­queo­ló­gi­ca, así co­mo con los ve­ci­nos y la mis­ma ciu­dad, pen­sa­mos en ge­ne­rar es­pa­cio pú­bli­co”, co­men­ta el arquitecto Car­los Be­do­ya, so­cio de Pro­duc­to­ra, jun­to con Abel Per­les, Víctor Jaime y Won­ne Ickx.

La obra ini­ció a fi­na­les de 2014 y fue inau­gu­ra­da en agos­to de 2017. Su di­se­ño se ba­só en dos es­tra­te­gias, ex­pli­ca Per­les. La pri­me­ra, un gran trián­gu­lo que con­tie­ne la sa­la tea­tral, y cu­ya cu­bier­ta es, a su vez, un au­di­to­rio al ai­re li­bre, lo que lo con­vier­te en un es­pa­cio cien por cien­to ca­mi­na­ble. “Es­te te­cho in­cli­na­do y es­ca­lo­na­do ve ha­cia el si­tio ar­queo­ló­gi­co y se en­fren­ta de ma­ne­ra di­rec­ta con la pi­rá­mi­de, ge­ne­ran­do un diá­lo­go res­pe­tuo­so en­tre ar­qui­tec­tu­ra prehis­pá­ni­ca y la con­tem­po­rá­nea”.

La se­gun­da, es que ese es­pa­cio trian­gu­lar es­tá ro­dea­do por un ba­sa­men­to pe­ri­me­tral que con­tie­ne to­das las áreas de apo­yo pa­ra el tea­tro (ofi­ci­nas y ca­me­ri­nos), una black box que no es­ta­ba en el pro­gra­ma ori­gi­nal, así co­mo dos gran­des ves­tí­bu­los de ac­ce­so, el prin­ci­pal ali­nea­do con la pi­rá­mi­de del con­jun­to ar­queo­ló­gi­co a 15 m de dis­tan­cia, lo que ge­ne­ra una pre­sen­cia vi­sual per­ma­nen­te de ese ele­men­to.

La par­te es­truc­tu­ral no fue me­nos com­ple­ja. Efrén Fran­co, in­ge­nie­ro de Pro­yec­to en Co­li­nas de Buen,

La pro­fun­di­dad li­mi­ta­da pa­ra ex­ca­var exi­gió prue­bas de car­ga pa­ra ve­ri­fi­car que la re­sis­ten­cia del te­rreno fue­ra la re­que­ri­da

cuen­ta que el ma­yor re­to fue la cu­bier­ta prin­ci­pal, por las res­tric­cio­nes de al­tu­ra y por las ne­ce­si­da­des es­pe­cia­les de acús­ti­ca, isóp­ti­ca y me­cá­ni­ca tea­tral.

Pa­ra sa­tis­fa­cer esos re­qui­si­tos y por la for­ma trian­gu­lar en plan­ta te­nían que cu­brir­se cla­ros des­de 10.5 has­ta 40 m y di­fe­ren­tes car­gas con ele­men­tos del me­nor pe­ral­te po­si­ble (de 1.20 m pa­ra cla­ros de has­ta 37.5 m, y de 1.80 pa­ra los más gran­des), lo que se so­lu­cio­nó con ar­ma­du­ras me­tá­li­cas que por ser de al­ma abier­ta op­ti­mi­za­ron las ne­ce­si­da­des acús­ti­cas y per­mi­tie­ron el pa­so de las ins­ta­la­cio­nes.

“Las es­truc­tu­ras de ma­yor pe­ral­te cum­plie­ron una fun­ción de ‘pa­so de hom­bre’ que per­mi­te la ma­ni­pu­la­ción de sis­te­mas es­pe­cia­les de ilu­mi­na­ción tea­tral”, de­ta­lla el in­ge­nie­ro.

La pro­fun­di­dad li­mi­ta­da pa­ra ex­ca­var en la zo­na exi­gió efec­tuar al­gu­nas prue­bas de car­ga pa­ra ve­ri­fi­car que la re­sis­ten­cia del te­rreno a ni­vel ca­si su­per­fi­cial fue­ra la re­que­ri­da. Só­lo se re­ti­ra­ron la ca­pa su­per­fi­cial del sue­lo y la ma­te­ria or­gá­ni­ca, y se co­lo­có una lo­sa de ci­men­ta­ción de 30 cm de pe­ral­te en to­da el área del au­di­to­rio, que trans­mi­te las car­gas al sue­lo y es es­ca­lo­na­da, lo que da for­ma a la pen­dien­te de la bu­ta­que­ría.

PLANO DE PLAN­TA (AC­CE­SO) El Cen­tro Cul­tu­ral Teo­pan­zol­co ocu­pa un te­rreno de 12,000 m2 y cuen­ta con una su­per­fi­cie cons­trui­da de 7,000 m2.

1. Ves­tí­bu­lo prin­ci­pal. Se acon­di­cio­na co­mo un fo­ro más.

2. Au­di­to­rio prin­ci­pal. Con ca­pa­ci­dad pa­ra 829 per­so­nas.

3. Es­ce­na­rio. Con una con­cha acús­ti­ca de ma­de­ra en el fon­do.

4. Pal­cos del au­di­to­rio prin­ci­pal con ca­pa­ci­dad pa­ra 120 per­so­nas..

5. Ves­tí­bu­lo se­cun­da­rio, y es­pa­cio pa­ra otro fo­ro.

6. Pa­tios sur y nor­te.

se lo­gra­ron cin­co: el au­di­to­rio prin­ci­pal, el au­di­to­rio al ai­re li­bre, la black box, un fo­ro 360 y el ves­tí­bu­lo.

“Lo­gra­mos una ma­yor ofer­ta en tér­mi­nos espaciales, ideal en cuan­to a su ope­ra­ción”, en­fa­ti­za Be­do­ya.

En cuan­to a la al­tu­ra del edi­fi­cio, Per­les co­men­ta que, da­do que no po­día so­bre­pa­sar a la pi­rá­mi­de, se plan­teó “que el edi­fi­cio fue­ra to­man­do al­tu­ra en el sen­ti­do opues­to a ella, por lo que só­lo el pun­to más al­to de la cons­truc­ción coin­ci­de con el pun­to más al­to de la pi­rá­mi­de y es tam­bién el más ale­ja­do”.

El pro­yec­to pro­po­ne una se­rie de re­co­rri­dos pea­to­na­les que crean di­ver­sas vi­sua­les, tan­to al si­tio ar­queo­ló­gi­co co­mo ha­cia Cuer­na­va­ca. “Se tra­ta de un es­pa­cio pú­bli­co es­ta­tal de ín­do­le cul­tu­ral que su­ma mu­cho a la ciu­dad y se vin­cu­la a un área ver­de con­te­ni­da en el si­tio ar­queo­ló­gi­co”, ex­pli­ca el arquitecto.

En el área ope­ra­ti­va que sir­ve de apo­yo y com­ple­men­to al fun­cio­na­mien­to del tea­tro, con­te­ni­da en el gran ba­sa­men­to, se ge­ne­ran pa­tios que ro­dean al trián­gu­lo, don­de los ár­bo­les exis­ten­tes fun­gen co­mo un re­man­so que pro­por­cio­na ilu­mi­na­ción y ven­ti­la­ción a las ofi­ci­nas, los ca­me­ri­nos y el backs­ta­ge. Se con­ser­va­ron las 10 gran­des ja­ca­ran­das que ha­bía en el pre­dio y se in­te­gra­ron otros seis ár­bo­les.

— Arq. Car­los Be­do­ya

Es­ta plan­ta de tra­ta­mien­to, de 32 m3 de ca­pa­ci­dad, es­tá de­ba­jo del área de sa­lo­nes y ofi­ci­nas. Per­mi­te un aho­rro en el con­su­mo de 60 por cien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.