BAL­KRISH­NA DOS­HI

Obras - - Arquitectura Pritzker 2018 - POR EDUARD FER­NÁN­DEZ

A sus 90 años, Bal­krish­na Dos­hi (Pu­ne, In­dia, 1927) afir­ma ha­ber­se en­con­tra­do a sí mis­mo, gra­cias a su pro­fe­sión. El arquitecto in­dio, pre­mio Pritz­ker 2018, es co­no­ci­do por la vi­sión hu­ma­nis­ta de su obra, que evita las flo­ri­tu­ras y tie­ne co­mo ob­je­ti­vo úl­ti­mo me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los ciu­da­da­nos.

Sus cons­truc­cio­nes re­fle­jan su pro­fun­da co­ne­xión con la cul­tu­ra y la his­to­ria in­dia, ade­más de su preo­cu­pa­ción por adap­tar los edi­fi­cios al con­tex­to al que per­te­ne­cen.

Pe­se a que ha par­ti­ci­pa­do en la crea­ción de to­do ti­po de edi­fi­ca­cio­nes, qui­zá sus obras más ce­le­bra­das son sus vi­vien­das pú­bli­cas en hu­mil­des ba­rria­das in­dias (In­do­re o Ah­me­da­bad). Más allá de dar co­bi­jo a sus ha­bi­tan­tes, és­tas bus­can ser es­pa­cios que la co­mu­ni­dad pue­da dis­fru­tar y mo­di­fi­car a su gus­to.

For­ma­do en Lon­dres y en Pa­rís, an­tes de fun­dar su es­tu­dio en In­dia en los años 50, Dos­hi tra­ba­jó jun­to a Le Cor­bu­sier y Louis Kahn.

Por te­lé­fono, des­de Ah­me­da­bad, In­dia, Dos­hi re­cuer­da con ca­ri­ño su ex­pe­rien­cia

co­mo apren­diz ba­jo las ór­de­nes de Le Cor­bu­sier y ad­mi­te que si­gue con­tan­do con una fo­to­gra­fía del arquitecto en su ofi­ci­na. “Me mi­ra co­mo un gue­rre­ro, ves­ti­do de sa­fa­ri, lis­to pa­ra aden­trar­se en el de­sier­to afri­cano y lu­char con­tra lo des­co­no­ci­do”, ex­pli­ca rien­do.

Obras: ¿Có­mo se sien­te des­pués de me­re­cer el Pritz­ker? Bal­krish­na Dos­hi: Fue una gran sor­pre­sa, me sien­to sa­tis­fe­cho y muy agra­de­ci­do.

O: ¿Se tra­ta de un pre­mio es­pe­cial, al ha­ber si­do us­ted miem­bro del ju­ra­do en­tre 2005 y 2007? BD: Nun­ca lo es­pe­ras, es­pe­cial­men­te a me­di­da que te ha­ces ma­yor. Cuan­do lo re­ci­bes, es co­mo to­car las es­tre­llas. [Ríe]

O: Us­ted cre­ció en una fa­mi­lia de car­pin­te­ros, vien­do ta­llar mue­bles, ¿in­flu­yó en su elec­ción pro­fe­sio­nal? BD: Tu­ve suer­te de cre­cer en un ta­ller de car­pin­te­ría vien­do có­mo la ma­de­ra era cor­ta­da y tra­ba­ja­da pa­ra crear me­sas, si­llas, ca­mas... Apren­dí có­mo unir dis­tin­tas par­tes, có­mo di­vi­dir ele­men­tos, có­mo me­dir di­men­sio­nes... Du­ran­te el pro­ce­so, en­tien­des que hay ma­ne­ras de en­men­dar aque­llo que es in­co­rrec­to.

Por otra par­te, vi­vía con mi abue­lo y vi có­mo, a me­di­da que la fa­mi­lia cre­cía, él me­jo­ra­ba nues­tro ho­gar. Una vez me con­ver­tí en arquitecto, y me pre- gun­té có­mo se con­si­gue di­se­ñar es­pa­cios ca­pa­ces de cre­cer, pa­ra con­se­guir que sean sos­te­ni­bles a lar­go pla­zo.

O: Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca se ha con­ver­ti­do en un ele­men­to cla­ve de sus cons­truc­cio­nes. BD: El cam­bio, el cre­ci­mien­to y la adi­ción for­man par­te de mi per­cep­ción. Cual­quier crea­ción se­rá or­gá­ni­ca, es­ta­rá vi­va, y si es­tá vi­va, cre­ce­rá y cam­bia­rá.

Las ca­sas no son com­par­ti­men­tos es­tan­da­ri­za­dos, aun­que las en­ten­da­mos de es­te mo­do. Cuan­do di­se­ñas una ca­sa, sa­bes que va a cam­biar, a la vez que las fa­mi­lias que vi­ven en ella cam­bien.

O: ¿Ho­ga­res pa­ra adap­tar­se al pa­so del tiem­po? BD: Una ca­sa es un ho­gar, no se tra­ta só­lo de un si­tio que da co­bi­jo, es un re­fle­jo del ‘yo in­te­rior’ de sus ha­bi­tan­tes.

O: ¿Otros ar­qui­tec­tos com­par­ten es­ta vi­sión? BD: No, en la pro­fe­sión no se nos for­ma de ese mo­do. Nun­ca re­fle­xio­na­mos en pro­fun­di­dad acer­ca de los es­pa­cios que di­se­ña­mos. Si quie­res que una per­so­na per­ma­nez­ca en un si­tio, de­bes per­mi­tir que ese es­pa­cio es­té vi­vo.

O: ¿Có­mo in­flu­yó es­ta fi­lo­so­fía en sus pro­yec­tos so­cia­les? BD: Los ha­bi­tan­tes de es­tos lu­ga­res son im­mi­gran­tes, pro­vie­nen de pe­que­ñas ciu­da­des y a me­nu­do no dis­po­nen de na­da. Pe­ro si les ofre­ces un ho­gar que pue­da ser mo­di­fi­ca­do, les es­tás dan­do la opor­tu­ni­dad de que­dar­se don­de es­tán cuan­do for­men una fa­mi­lia.

Ac­tual­men­te, en In­dia, en lu­ga­res co­mo Mum­bai, mu­chas per­so­nas son con­si­de­ra­das po­bla­ción fluc­tuan­te. Vi­ven en un si­tio pen­san­do que se mu­da­rán, pe­ro a la vez em­pie­zan a aña­dir to­do ti­po de ele­men­tos a los lu­ga­res don­de vi­ven.

O: ¿Có­mo se pla­nea, des­de el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co, pa­ra es­tos cam­bios? BD: Si es­tu­dias esos edi­fi­cios, ve­rás que son mo­di­fi­ca­dos a lo lar­go de los años. Se aña­den ha­bi­ta­cio­nes, te­rra­zas, cam­bios en la plan­ta ba­ja. Vien­do eso, pen­sé: ‘¿Por qué no con­si­de­rar es­tas adi­cio­nes co­mo al­go na­tu­ral?’

La ar­qui­tec­tu­ra no es al­go fi­ni­to, es in­fi­ni­ta y es­tá vi­va. Es­tos cam­bios sir­ven pa­ra en­ten­der la his­to­ria en­tre el re­si­den­te y el es­pa­cio que ha­bi­ta. O: ¿Ofre­cien­do es­ta po­si­bi­li­dad de mo­di­fi­car de­ter­mi­na­dos es­pa­cios, em­po­de­ra a sus ha­bi­tan­tes? BD: No se tra­ta de po­der, sino de co­exis­ten­cia. Ellos de­ben te­ner la po­si­bi­li­dad de pro­yec­tar en es­pa­cios va­cíos, que pue­dan re­sul­tar úti­les.

En In­dia, no so­mos una so­cie­dad tan mó­vil co­mo en otros paí­ses, bus­ca­mos trans­for­mar un es­pa­cio tem­po­ral en uno per­ma­nen­te. Así es co­mo fun­cio­na la emi­gra­ción. En al­gu­nos de mis pro­yec­tos, aun­que cuen­ten con ha­bi­ta­cio­nes pe­que­ñas, los ha­bi­tan­tes con­si­de­ran a los ve­ci­nos y a sus ami­gos co­mo igua­les, y aca­ban no que­rién­do­se mar­char.

O: Se crean co­mu­ni­da­des más uni­das. BD: Sí, brin­dán­do­les opor­tu­ni­da­des pa­ra fa­vo­re­cer el cam­bio [en sus ho­ga­res].

O: En al­gu­nas de sus cla­ses, lle­va­ba a sus es­tu­dian­tes a vi­si­tar ba­rrios po­bres. ¿Cuál era su ob­je­ti­vo? BD: Que­ría que vie­ran có­mo vi­ven las per­so­nas que no tie­nen na­da con qué vi­vir, có­mo crean con sus ma­nos to­do aque­llo que no pue­den per­mi­tir­se. La ma­yo­ría de es­tu­dian­tes pro­vie­ne de la cla­se me­dia-al­ta. Cuan­do vi­si­tan esas ba­rria­das, em­pie­zan a ha­cer­se pre­gun­tas sobre la ma­ne­ra de vi­vir de es­tas per­so­nas, la fru­ga­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.