Si­tua­ción lo­cal. ¿Por qué cree que ocu­rre?

Obras - - Arquitectura Pritzker 2018 -

BD: Ocu­rre a me­nu­do. He­mos si­do edu­ca­dos pa­ra equi­pa­rar ‘oc­ci­den­te’ con ‘pro­gre­so’. Ade­más, ocu­rre que el es­pa­cio se ha con­ver­ti­do en una mer­can­cía, con un de­ter­mi­na­do va­lor. An­ti­gua­men­te, a mu­chos es­pa­cios no se les atri­buía nin­gu­na fun­ción, per­ma­ne­cían va­cíos pa­ra po­der al­ber­gar usos im­pre­de­ci­bles.

O: La ten­den­cia en In­dia y en mu­chas ciu­da­des asiá­ti­cas es el cre­ci­mien­to ha­cia ‘me­ga­ur­bes’ que con di­fi­cul­tad coin­ci­den con su vi­sión de la ar­qui­tec­tu­ra y el ur­ba­nis­mo… DB: Es­to es de­bi­do a que el es­pa­cio tie­ne un de­ter­mi­na­do pre­cio y la gen­te quie­re ob­te­ner el má­xi­mo be­ne­fi­cio po­si­ble. Se­gui­mos el mo­de­lo oc­ci­den­tal, ba­sa­do en la efi­cien­cia.

O: ¿Le preo­cu­pa es­ta ten­den­cia? BD: [Ríe] ¿Qué pue­do ha­cer? Se tra­ta de un fe­nó­meno ac­tual, to­do se orien­ta ha­cia el mer­ca­do y la efi­cien­cia.

O: Sin em­bar­go, us­ted ha es­ta­do in­vo­lu­cra­do en pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con la educación. En 1966, por ejemplo, di­se­ñó y fun­dó la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo de Ah­me­da­bad. ¿Ha in­ten­ta­do trans­mi­tir es­ta fi­lo­so­fía a sus alum­nos? BD: Sí, pen­sa­ba que la pro­pia educación no de­be con­tar con res­tric­cio­nes. Las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de­ben ser co­mo un se­gun­do ho­gar, y la educación de­be es­tar co­nec­ta­da con una ma­ne­ra de en­ten­der la vi­da de for­ma ho­lís­ti­ca.

No creo en las es­truc­tu­ras rí­gi­das, sino en que el currículum de­be adap­tar­se a los es­tu­dian­tes. La ri­que­za tan­to de los se­res hu­ma­nos co­mo de la na­tu­ra­le­za es su di­ver­si­dad, su cons­tan­te cam­bio de ac­ti­tud y com­por­ta­mien­to.

¿Por qué no ha­cer de la educación tam­bién un en­te vi­vien­te, que ofrez­ca a las per­so­nas la ca­pa­ci­dad de evo­lu­cio­nar?

O: ¿Có­mo reac­cio­nan los es­tu­dian­tes an­te eso? BD: Mu­chos alum­nos, en vez de es­tu­diar du­ran­te cin­co años, aca­ban pa­san­do sie­te, ocho años en el cen­tro, no quie­ren vol­ver a ca­sa.

He si­do cri­ti­ca­do por mu­chos pa­dres. Al fi­nal, al­gu­nos de ellos no se han con­ver­ti­do en ar­qui­tec­tos, sino que se han de­di­ca­do a la fo­to­gra­fía o a otras pro­fe­sio­nes. Pe­ro se trans­for­man en per­so­nas ma­ra­vi­llo­sas y son muy fe­li­ces.

BD: [Pien­sa un po­co, y enu­me­ra de for­ma pau­sa­da] Las pro­por­cio­nes. La ob­ser­va­ción de edi­fi­cios y có­mo co­nec­tar­los con el cie­lo y con el ser hu­mano. Los ma­ti­ces de la luz, la luz blan­da y la luz du­ra, y los vien­tos y los mon­zo­nes.

La ne­ce­si­dad de sa­ber ha­cia dón­de vas y sa­ber dis­fru­tar del via­je.

O: ¿Có­mo le en­se­ña­ba? BD: Ha­bla­ba con­mi­go mien­tras di­bu­ja­ba. Se con­vir­tió en una es­pe­cie de abue­lo pa­ra mí.

O: ¿ Cuál fue su prin­ci­pal lec­ción? BD: Una de sus ma­yo­res lec­cio­nes es que to­dos so­mos pe­re­gri­nos y que de­be­mos en­con­tra­nos a no­so­tros mis­mos du­ran­te nues­tro via­je.

O. ¿ Con­si­de­ra que la ar­qui­tec­tu­ra le ha ayu­da­do a ello? BD: Sí, así lo creo. Es­toy muy sa­tis­fe­cho de que San­gath, mi ofi­ci­na (un pro­yec­to pro­pio rea­li­za­do en­tre 1978 y 1981), su­pu­so el fin de mi bús­que­da in­te­rior. Aquí me sien­to em­be­le­sa­do, en ca­sa. O: ¿Qué lo con­vier­te en un lugar es­pe­cial? BD: No exis­te nin­gún es­pa­cio que exis­ta de ma­ne­ra ais­la­da. To­dos los rin­co­nes son cau­ti­va­do­res, y nun­ca sien­tes que es­tás en un es­pa­cio fi­ni­to, que pue­da ser me­di­do.

Ca­mi­nas a tra­ves de él y pue­des ver me­sas, si­llas, luz y a to­do el mun­do tra­ba­jan­do, a la vez que sue­na mú­si­ca. En la puer­ta prin­ci­pal siem­pre se oye mú­si­ca, y jus­to al otro la­do só­lo se ven ár­bo­les. Mu­cha gen­te se con­fun­de y en­tra, pen­san­do que es un par­que.

O: ¿Qué re­co­men­da­ría a otros ar­qui­tec­tos? BD: Les di­ría a ellos, y a to­do el mun­do, que cual­quier co­sa que di­se­ñes o ha­gas, la ha­gas pen­san­do en ti mis­mo. Que sea al­go que te dé pla­cer a lo lar­go de tu vi­da. Haz que to­dos tus edi­fi­cios sean tu­yos y es­cu­cha a tu co­ra­zón y tu sen­si­bli­dad.

Di­bu­jan­do a mano, con un lá­piz o al car­bon­ci­llo, se­rás ca­paz de en­ten­der­te me­jor a ti mis­mo.

Bal­krish­na Dos­hi, pre­mio Pritz­ker 2018, se des­pi­de con una cá­li­da in­vi­ta­ción pa­ra vi­si­tar su es­tu­dio, San­gath, un re­cin­to con un an­fi­tea­tro al ai­re li­bre, dis­tin­tas te­rra­zas y es­truc­tu­ras abo­ve­da­das, que él mis­mo ve co­mo su obra más com­ple­ta.

An­tes de col­gar, el ri­sue­ño maes­tro re­ga­la un úl­ti­mo con­se­jo: “Haz que tu vi­da sea un poe­ma. De es­te mo­do, po­drás dor­mir me­jor por las no­ches”.

ES­TRA­TE­GIA. Las vi­vien­das de Aran­ya co­bi­jan a cer­ca de 80,000 per­so­nas a tra­vés de un sis­te­ma de pa­tios y un la­be­rin­to de pa­sos in­ter­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.