In­no­va­ción mo­du­lar

El uso de pre­fa­bri­ca­dos fue cla­ve pa­ra cons­truir ca­sas flo­tan­tes y evi­tar el da­ño a flu­jos hi­dro­ló­gi­cos en la la­gu­na de La Man­cha, Ve­ra­cruz.

Obras - - Pritzker 2018 - POR ANASELLA ACOS­TA NIETO

El desa­rro­llo de un frac­cio­na­mien­to re­si­den­cial cam­pes­tre cu­ya apues­ta es la reha­bi­li­ta­ción de una su­per­fi­cie de 367 hec­tá­reas cer­ca­nas a la la­gu­na de La Man­cha, Ve­ra­cruz, ha­lló en los pre­fa­bri­ca­dos la so­lu­ción pa­ra in­ter­ve­nir al mí­ni­mo el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción del en­torno y re­co­brar lo que ha­ce 50 años era una sel­va.

La desa­rro­lla­do­ra Dia­da, jun­to con Lin­tel, em­pre­sa de­di­ca­da a los pre­fa­bri­ca­dos, unie­ron es­fuer­zos pa­ra cons­truir el frac­cio­na­mien­to don­de con­ver­gen pla­ya, la­gu­na y man­glar, así co­mo di­fe­ren­tes pro­pie­da­des pri­va­das: ran­chos ga­na­de­ros y agrí­co­las (siem­bra de ca­ña de azú­car).

El es­pí­ri­tu de Dia­da es desa­rro­llar frac­cio­na­mien­tos cam­pes­tres ba­jo la con­di­ción de re­cu­pe­rar eco­sis­te­mas da­ña­dos y de­cla­rar­los re­ser­va pro­te­gi­da, con la fi­na­li­dad de ga­ran­ti­zar su con­ser­va­ción fu­tu­ra y ge­ne­rar un re­si­den­cial que ofre­ce, sobre to­do, con­vi­vir con el me­dio am­bien­te.

Hu­go Agui­le­ra, director de obra del pro­yec­to de La Man­cha, ex­pli­ca que lue­go de dos años y me­dio de in­ves­ti­ga­ción y plá­ti­cas con es­pe­cia­lis­tas am­bien­ta­les de zo­nas cos- te­ras pa­ra de­fi­nir si po­día lle­var­se a ca­bo es­ta edi­fi­ca­ción, lle­ga­ron a la con­clu­sión de rea­li­zar un desa­rro­llo eco­tu­rís­ti­co, “ba­jo un mo­de­lo eco­nó­mi­co de sus­ten­ta­bi­li­dad de me­jo­ra a la so­cie­dad y res­ca­te de la zo­na, con vi­vien­das pi­lo­tea­das pa­ra ga­ran­ti­zar flu­jos hi­dro­ló­gi­cos y via­li­da­des que per­mi­ten la in­fil­tra­ción de agua”.

Agui­le­ra co­men­ta que un desa­rro­llo tu­rís­ti­co tra­di­cio­nal hu­bie­ra sig­ni­fi­ca­do la ex­tin­ción de la la­gu­na en 10 años, de­bi­do a que una ci­men­ta­ción equi­va­le a ta­po­near la ali­men­ta­ción de agua a la la­gu­na, y no

ha­cer na­da en la zo­na le da­ba un tiem­po de vi­da de 30 años por el im­pac­to de la ga­na­de­ría y la agri­cul­tu­ra.

Las ca­sas son fa­bri­ca­das por Et­hos, di­vi­sión de Lin­tel, fir­ma en­car­ga­da del di­se­ño, fa­bri­ca­ción y en­sam­bla­je de los mó­du­los. Des­de la fá­bri­ca —en Puer­to In­te­rior, Si­lao, Gua­na­jua­to— se rea­li­za el tras­la­do de los mó­du­los en 1.5 días; el pro­ce­so de co­lo­ca­ción es de apro­xi­ma­da­men­te una ho­ra con una grúa, y los de­ta­lles de aca­ba­dos pue­den du­rar de dos a tres se­ma­nas.

Eduar­do Cué­llar, director de Et­hos, ase­gu­ra que el im­pac­to am­bien­tal con las ca­sas pre­fa­bri­ca­das “es mí­ni­mo” por tra­tar­se de una ci­men­ta­ción a ba­se de pi­lo­tes; “el im­pac­to es de 5% sobre la cons­truc­ción to­tal: ya que la ca­sa lle­ga ar­ma­da, se co­lo­ca con una grúa y el con­trol de ca­li­dad es muy al­to. No se rea­li­zan mu­ros de con­ten­ción, no hay la­dri­llos ni tie­rra ni ce­men­tos ni ca­mio­nes”.

Cué­llar ex­pli­ca que los ma­te­ria­les usa­dos en la pre­fa­bri­ca­ción de los mó­du­los de­pen­den de las con­di­cio­nes del si­tio don­de van a ins­ta­lar­se. Por ejemplo, en Gua­na­jua­to —don­de Dia­da hi­zo su pri­mer desa­rro­llo— em­plea­ron lá­mi­na co­rru­ga­da en la fa­cha­da, con es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de du­ra­bi­li­dad de has­ta 30 años en cuan­to a co­lor. Tam­bién usa­ron can­te­ra, vi­drios do­bles y mu­ros in­te­rio­res de ta­bla­rro­ca. Mien­tras que en La Man­cha, don­de el cli­ma es muy ca­lu­ro­so, los ex­te­rio­res son de fi­bro­ce­men­to con si­mu­la­ción de ma­de­ra pa­ra dar­le un aca­ba­do ca­ri­be­ño.

Et­hos tam­bién ela­bo­ra los pi­lo­tes y las co­lum­nas con di­men­sio­nes acor­de con los es­tu­dios de sue­lo, fa­bri­ca­dos con ace­ro gal­va­ni­za­do pa­ra evi­tar la co­rro­sión.

En pers­pec­ti­va

Des­de la mi­ra­da de Cué­llar, “la in­dus­tria de pre­fa­bri­ca­dos pa­ra vi­vien­das aún es in­ci­pien­te en Mé­xi­co, en com­pa­ra­ción con Es­ta­dos Uni­dos o Fin­lan­dia, don­de la gran ma­yo­ría de ca­sas se rea­li­za con ese mé­to­do cons­truc­ti­vo”.

Es­ti­ma que una de las ra­zo­nes es que to­da­vía no hay una ofer­ta am­plia de pro­vee­do­res, “la­men­ta­ble­men­te el mer­ca­do na­cio­nal no tie­ne mu­cho desa­rro­llo en es­te ti­po de ma­te­ria­les”.

Al­gu­nos ma­te­ria­les em­plea­dos en las ca­sas de Dia­da son im­por­ta­dos, co­mo las mem­bra­nas im­permea­bles, la ma­de­ra con ca­li­dad es­truc­tu­ral o las lá­mi­nas pin­ta­das con cier­tas es­pe­ci­fi­ca­cio­nes. Por ello, las vi­vien­das de es­te ti­po aún tie­nen un al­to cos­to, di­ce el arquitecto Hu­go Agui­le­ra. En La Man­cha, los pre­cios de las re­si­den­cias os­ci­lan en­tre 130,000 y 250,000 dó­la­res.

Se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de In­dus­tria­les del Pres­fuer­zo y la Pre­fa­bri­ca­ción (Anip­pac), en Mé­xi­co es di­fí­cil dar un va­lor de mer­ca­do, “ya que de­pen­de de la in­ver­sión tan­to del go­bierno co­mo de los par­ti­cu­la­res, que en es­te mo­men­to ha ido a la ba­ja. Sin em­bar­go, se po­dría es­ti­mar un va­lor de en­tre 9,000 y 18,000 mi­llo­nes de pe­sos (mdp)”.

Más ven­ta­jas

Ade­más de un me­nor tiem­po de cons­truc­ción y man­te­ni­mien­to, la ca­li­dad de los pre­fa­bri­ca­dos es muy al­ta y ga­ran­ti­zan un ci­clo de vi­da igual o ma­yor que las cons­truc­cio­nes in si­tu, pues “hay una tec­no­lo­gía ba­sa­da en mu­chos es­tu­dios. Si tie­nes un buen aná­li­sis de los factores ex­ter­nos que pue­den afec­tar tu cons­truc­ción, tu ca­sa va a te­ner la mis­ma re­sis­ten­cia o in­clu­so me­jor que una tra­di­cio­nal”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta de Lin­tel.

Y agre­ga: “To­do de­pen­de de ha­cer el co­rrec­to es­tu­dio de las co­sas pa­ra po­der eva­luar un di­se­ño de fa­bri­ca­ción. Por ejemplo, la ca­sa en­sam­bla­da en La Man­cha di­fie­re de la de Gua­na­jua­to, pues se to­man en cuen­ta los vien­tos, la hu­me­dad y el ca­lor”.

En La Man­cha la in­ver­sión to­tal es­tá pre­vis­ta en 5,000 mdp, y se pla­nea ins­ta­lar en­tre 400 y 450 ca­sas en cua­tro eta­pas, una por año, ase­gu­ra el arquitecto Agui­le­ra.

Aun­que se tra­ta de vi­vien­das en ven­ta, el com­pra­dor es pro­pie­ta­rio só­lo del área pri­va­ti­va (600 m2) en un te­rreno de 5,000 m2; el res­to es de­cla­ra­do co­mo área pro­te­gi­da y, por en­de, no su­je­ta de in­ter­ven­ción.

2

A ma­yor de­ta­lle, más hard­wa­re. Los mo­de­los de reali­dad vir­tual pre­sen­tan una ma­yor ri­que­za de de­ta­lle y ex­pe­rien­cia sen­so­rial, pe­ro su uso im­pli­ca len­tes es­pe­cia­li­za­dos y compu­tado­ras con al­to po­der de pro­ce­sa­mien­to, una in­ver­sión que pue­de re­ba­sar los 50,000 pe­sos.

Un es­pa­cio ade­cua­do pa­ra la reali­dad vir­tual.

La ex­pe­rien­cia de la reali­dad vir­tual im­pli­ca que el usua­rio ca­mi­ne pa­ra ex­plo­rar el si­tio vir­tual, por lo que un es­pa­cio de al­re­de­dor de nue­ve me­tros cua­dra­dos se re­co­mien­da pa­ra que el usua­rio pue­da ex­plo­rar el mo­de­lo sin pro­ble­mas.

Ca­pa­ci­tar al per­so­nal del pi­so de ven­tas.

Ade­más de desa­rro­llar un mo­de­lo tri­di­men­sio­nal del in­mue­ble, se re­co­mien­da dar­le al per­so­nal que es­ta­rá jun­to al po­ten­cial clien­te una ca­pa­ci­ta­ción que le per­mi­ta acom­pa­ñar y re­sol­ver las du­das o la orien­ta­ción que re­sul­te ne­ce­sa­ria.

LO­GÍS­TI­CA En Gua­na­jua­to se fa­bri­can los mó­du­los, que lue­go son tras­la­da­dos a Ve­ra­cruz pa­ra edi­fi­car es­tas vi­vien­das eco­ló­gi­cas de 200 m2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.