Es­truc­tu­ras re­vi­ta­li­za­das

El re­for­za­mien­to per­mi­te alar­gar la vi­da útil de aque­llos in­mue­bles que cam­bian de uso o su­fren de­te­rio­ros por sis­mos o co­rro­sión.

Obras - - Soluciones - POR

MIR­NA GU­TIÉ­RREZ

Un edi­fi­cio his­tó­ri­co en el cen­tro de la ciu­dad de Cuer­na­va­ca re­que­ría un re­for­za­mien­to es­truc­tu­ral de­bi­do a que lue­go de ser uti­li­za­do en la plan­ta ba­ja pa­ra lo­ca­les co­mer­cia­les y en la par­te al­ta co­mo vi­vien­da, fue ha­bi­li­ta­do co­mo pla­za co­mer­cial, por lo que el es­pa­cio de al­re­de­dor de 3,000 m2 au­men­tó apro­xi­ma­da­men­te 15% su ca­pa­ci­dad de car­ga.

Pa­ra Rodrigo Elías, ge­ren­te ge­ne­ral de EK4 Di­se­ño y Cons­truc­ción, una de las prin­ci­pa­les com­pli­ca­cio­nes en cuan­to a eje­cu­ción fue que la pla­za ya es­ta­ba en fun­cio­na­mien­to y no po­dían ce­rrar­la, en­ton­ces te­nían que la­bo­rar de no­che y en zo­nas con es­pa­cios con­fi­na­dos. “La gen­te te­nía que tra­ba­jar a cua­tro me­tros de al­tu­ra, acos­ta­dos bo­ca arri­ba sobre an­da­mios, por la ubi­ca­ción de los duc­tos de ai­re acon­di­cio­na­do”.

Du­ran­te dos me­ses re­for­za­ron ca­si 20% de las tra­bes con fi­bra de car­bono Mas­ter­bra­ce FIB 600/50 CFS de BASF. Eli­gie­ron es­te ma­te­rial de­bi­do a que su re­sis­ten­cia a ten­sión es de 38,749 kg/cm2, a di­fe­ren­cia de una pla­ca de ace­ro es­truc­tu­ral que lle­ga a 2,600 kg/cm2.

Jo­sé Álvaro Pé­rez Gó­mez, maes­tro en in­ge­nie­ría es­truc­tu­ral y pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría de la UNAM, se­ña­la que al usar fi­bra de car­bono los tra­ba­jos en ele­men­tos co­mo co­lum­nas, tra­bes o mu­ros de con­cre­to se pue­den rea­li­zar sin lle­var a ca­bo de­mo­li­cio­nes o en­ca­mi­na­dos, lo que per­mi­te ha­cer re­for­za­mien­tos rá­pi­dos y en con­di­cio­nes de lim­pie­za, in­clu­so si el edi­fi­cio es­tá ocu­pa­do y en ope­ra­ción.

Elías ex­pli­ca que el pri­mer pa­so pa­ra rea­li­zar un re­for­za­mien­to es­truc­tu­ral es res­ta­ble­cer el ele­men­to, pa­ra lo cual se in­yec­tan las grie­tas con una re­si­na epó­xi­ca de ba­ja den­si­dad pa­ra ase­gu­rar que se se­llen com­ple­ta­men­te y se re­cu­pe­re el mo­no­li­tis­mo del ele­men­to.

El se­gun­do pa­so es el re­for­za­mien­to, y lo idó­neo es lle­var a ca­bo una prue­ba de ten­sión pa­ra ase­gu­rar que se cuen­te con la re­sis­ten­cia mí­ni­ma re­que­ri­da. Al co­lo­car la fi­bra de car­bono, la su­per­fi­cie de­be es­tar uni­for­me y li­bre de cual­quier re­si­duo.

Tras el pro­ce­so de re­for­za­mien­to es re­co­men­da­ble rea­li­zar un en­sa­yo de prue­ba de ten­sión ca­da 25 m2 de co­lo­ca­ción de la fi­bra de car­bono. Pé­rez Gó­mez in­di­ca que tam­bién es con­ve­nien­te vi­gi­lar su com­por­ta­mien­to du­ran­te los pri­me­ros años, sobre to­do an­te sis­mos de ba­ja in­ten­si­dad pa­ra ase­gu­rar que co­rres­pon­de con lo que se pre­di­jo con los mo­de­los ma­te­má­ti­cos.

El re­for­za­mien­to es­truc­tu­ral es ne­ce­sa­rio cuan­do au­men­ta la car­ga o exis­te de­te­rio­ro cau­sa­do por sis­mos o co­rro­sión.

De acuer­do con in­for­ma­ción de la So­cie­dad Me­xi­ca­na de In­ge­nie­ría Es­truc­tu­ral, la in­ter­ven­ción de una es­truc­tu­ra exis­ten­te es ne­ce­sa­ria pa­ra re­du­cir su vul­ne­ra­bi­li­dad an­te la in­ci­den­cia de ac­cio­nes per­ma­nen­tes y ac­ci­den­ta­les que se es­ti­ma ac­tua­rán sobre ella.

En­tre las se­ña­les de aler­ta que hay que te­ner en cuen­ta es­tá la pre­sen­cia de grie­tas dia­go­na­les en mu­ros, co­lum­nas y tra­bes. De­pen­dien­do de la ubi­ca­ción y el es­pe­sor de las fi­su­ras en es­tos ele­men­tos pue­de es­ta­ble­cer­se el ni­vel de da­ño.

En 1520 fue fun­da­do San Pe­dro y San Pa­blo, en Oa­xa­ca, me­jor co­no­ci­do hoy co­mo Te­pos­co­lu­la, pue­blo má­gi­co. La com­bi­na­ción de la cul­tu­ra mix­te­ca y las igle­sias y ca­pi­llas cons­trui­das por los do­mi­ni­cos ha­cen de la lo­ca­li­dad un cen­tro tu­rís­ti­co cul­tu­ral.

Ahí el te­nien­te co­ro­nel Jus­to Fran­co (quien par­ti­ci­pó en la Ba­ta­lla del 5 de ma­yo con Por­fi­rio Díaz) cons­tru­yó su ca­sa en en 1870, que con el pa­so de los años se ca­yó por tem­blo­res, llu­vias e in­cle­men­cias del tiem­po.

En 2014, Ricardo Fran­co, bis­nie­to de Jus­to, de­ci­dió res­ca­tar el fren­te de la ca­sa y edi­fi­car un ho­tel bou­ti­que.

“La re­mo­de­la­ción pre­ser­vó la fa­cha­da he­cha con pie­dra ca­li­za que cons­ta de una en­tra­da prin­ci­pal y cin­co ven­ta­na­les, ade­más de un ar­co mix­ti­lí­neo en el ves­tí­bu­lo; las dos pie­zas icó­ni­cas que han so­bre­vi­vi­do”, ex­pli­ca Ricardo.

Se hi­cie­ron 11 ha­bi­ta­cio­nes al­re­de­dor de un pa­tio con una fuen­te en me­dio. “Los tra­ba­jos fue­ron di­ri­gi­dos por gen­te del INAH, quien mar­có li­nea­mien­tos pa­ra res­tau­rar la ca­sa y cons­truir lo de­más”, agre­ga.

La obra du­ró tres años de for­ma in­ter­mi­ten­te y re­qui­rió más de 1,600 pla­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos, ex­pli­ca el due­ño de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.