El mu­seo de las are­nas

Geo­me­tría y luz re­su­men la con­cep­ción de un mu­seo-ciu­dad, de su cú­pu­la y su mi­cro­cli­ma. Se tra­ta del Lou­vre de Abu Dab­hi, con­ce­bi­do por Jean Nou­vel.

Obras - - Contenido - POR LUCÍA BURBANO

Es­ta is­la den­tro de una is­la na­ció de la luz y la geo­me­tría. Se tra­ta del mu­seo-ciu­dad Lou­vre de Abu Dha­bi.

Una pa­sa­re­la co­nec­ta la is­la de Saa­di­yat con un ar­chi­pié­la­go ar­ti­fi­cial pa­ra lle­gar a una au­tén­ti­ca ciu­dad-mu­seo que, in­clu­so, tie­ne su pro­pio ‘cie­lo’: una cú­pu­la de 180 me­tros de diá­me­tro que crea una au­tén­ti­ca llu­via de es­tre­llas. Se tra­ta del Lou­vre, de Abu Dha­bi, con­ce­bi­do en 2006 por Jean Nou­vel, año en el que el pre­mio Pritz­ker 2008 de­li­neó el pri­mer bo­ce­to que plas­ma­ba los con­cep­tos esen­cia­les: un mu­seo-ciu­dad, una cú­pu­la y su mi­cro­cli­ma, geo­me­tría y luz.

Puesto en mar­cha ha­ce nue­ve me­ses, es­te com­ple­jo se pre­pa­ra pa­ra dar a luz una mues­tra de su po­de­río: la ex­hi­bi­ción de la obra de ar­te más cos­to­sa del mun­do: el Sal­va­tor Mun­di, de Leo­nar­do Da Vin­ci, co­ti­za­da en 450.3 mi­llo­nes de dó­la­res.

Rein­ter­pre­tan­do la me­di­na ára­be

Pa­ra Nou­vel, la ar­qui­tec­tu­ra de la re­gión no era des­co­no­ci­da, en 1987 di­se­ñó el Ins­ti­tu­to del Mun­do Ára­be en Pa­rís. En el ca­so del Lou­vre, el con­cep­to se ins­pi­ró en es­truc­tu­ras clá­si­cas co­mo la me­di­na, que son los ba­rrios tra­di­cio­na­les de los paí­ses de la re­gión y del nor­te de Áfri­ca, y que agrupan los edi­fi­cios so­cial­men­te más re­pre­sen­ta­ti­vos co­mo la mez­qui­ta, la ma­dra­sa ( la es­cue­la), el zo­co.

Lo que pre­ten­de es­te lu­gar es con­ver­tir­se en un ágo­ra, “un foro don­de ce­le­brar el en­cuen­tro de obras pro­ve­nien­tes de to­dos los rin­co­nes del or­be, he­ren­cia y tes­ti­go de las gran­des ci­vi­li­za­cio­nes, pa­ra ha­cer del Lou­vre Abu Dha­bi el pri­mer mu­seo uni­ver­sal de orien­te me­dio”, de­ta­lla el me­xi­cano Ro­lan­do Rodríguez-leal, ar­qui­tec­to se­nior que par­ti­ci­pó en el pro­yec­to.

En un área de 97,000 m² se con­cen­tran 55 edi­fi­cios in­di­vi­dua­les de di­fe­ren­tes al­tu­ras, usos y pro­gra­mas pe­ro co­nec­ta­dos en­tre sí, re­for­zan­do la idea de ciu­dad-mu­seo. Los ma­te­ria­les que re­cu­bren el pi­so y las pa­re­des tam­bién va­rían: már­mol, piel y due­la de ma­de­ra en pi­sos y bron­ce en las pa­re­des. “El prin­ci­pio rec­tor fue dar­le a ca­da ga­le­ría al­tu­ras e ilu­mi­na­ción acor­des al ti­po y sen­si­bi­li­dad de las obras que ha­bi­tan di­chos es­pa­cios. Más que do­tar de sin­gu­la­ri­dad a ca­da una de las salas, se bus­có com­ple­men­tar la ma­te­ria­li­dad y tex­tu­ras

de ca­da era en la se­lec­ción de los pi­sos y re­cu­bri­mien­tos de las pa­re­des”, acla­ra Rodríguez-leal.

“La con­cep­ción de mu­seo-ciu­dad con­tras­ta con el or­den mo­derno del mu­seo co­mo una ti­po­lo­gía ais­la­da u ob­je­to ego­cén­tri­co. Es­ta es po­si­ble­men­te su apor­ta­ción más va­lio­sa”, agre­ga el ar­qui­tec­to en re­fe­ren­cia a su es­pa­cio pú­bli­co que fun­cio­na co­mo ele­men­to de co­ne­xión en­tre los di­ver­sos vo­lú­me­nes.

En su di­se­ño con­ver­gen con­cep­tos tra­di­cio­na­les que in­vi­tan a la tran­qui­li­dad y a la con­tem­pla­ción de la pro­pia ar­qui­tec­tu­ra, y que agre­ga la flui­dez del agua que ro­dea el com­ple­jo re­for­za­da por las al­ber­cas que se in­te­gran en el mis­mo. El agua es de su­ma im­por­tan­cia en el mun­do ára­be y un bien pre­cia­do por ser es­ca­so en el en­torno de­sér­ti­co. Por ello, Nou­vel de­ci­dió in­cor­po­rar­la. “El flu­jo de la ma­rea y su efec­to en es­tas pis­ci­nas a lo lar­go del día es una na­rra­ti­va más de una ar­qui­tec­tu­ra que ce­le­bra a los ele­men­tos na­tu­ra­les de una for­ma poé­ti­ca”, in­di­ca Rodríguez-leal.

Uno de los re­tos pa­ra Bu­rohap­pold, fir­ma de in­ge­nie­ría es­truc­tu­ral que par­ti­ci­pó en el pro­yec­to, fue pre­ve­nir el ries­go de re­bo­sa­mien­to de las olas en la pla­za sin pa­re­des pe­ri­me­tra­les de­ma­sia­do al­tas.

“Crea­mos un mo­de­lo fí­si­co en nues­tra plan­ta de prue­bas hi­dráu­li­cas que em­plea­mos co­mo ba­se pa­ra desa­rro­llar rom­peo­las de con­cre­to que li­mi­tan el im­pac­to en el edi­fi­cio. Ese es­tu­dio tam­bién per­mi­tió lle­gar a un acuer­do con los ar­qui­tec­tos so­bre el ni­vel ade­cua­do que de­bía te­ner la pla­za, te­nien­do en cuen­ta fac­to­res co­mo el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co en los pró­xi­mos cien años y la va­ria­ción de las ma­reas”, ex­pli­ca Andy Pot­tin­ger, di­rec­tor aso­cia­do del des­pa­cho.

La subes­truc­tu­ra del mu­seo, que se en­cuen­tra su­mer­gi­da, es­tá en­vuel­ta en una mem­bra­na de do­ble ca­pa. Si el agua en­tra­ra en la ca­pa ex­te­rior, pue­de in­yec­tar­se una pas­ta de le­cha­da es­pe­cial pa­ra lle­nar el va­cío y pre­ve­nir que el agua avan­ce. “Si por al­gún mo­ti­vo el agua en­tra­ra a través de las pa­re­des de con­cre­to, un sis­te­ma de pro­tec­ción ca­tó­di­ca pre­vie­ne la co­rro­sión del re­fuer­zo de ace­ro. La ba­se tie­ne una vi­da útil de 100 años”, com­par­te el in­ge­nie­ro.

Llu­via de es­tre­llas

El com­ple­jo es­tá cu­bier­to por el que es sin du­da su ele­men­to más ca­rac­te­rís­ti­co: una cú­pu­la con ocho ca­pas de ace­ro revestido, ca­da una per­fo­ra­da en gra­dos di­fe-

SU 180 CÚ­PU­LA ME­TROS DE DE DIÁ­ME­TRO Y 560 DE CIRCUNFERENCIA PE­SA 7,500 TO­NE­LA­DAS. ES­TÁ HE­CHA DE OCHO CA­PAS DE ACE­RO REVESTIDO, SE­PA­RA­DAS POR 80 MI­LÍ­ME­TROS

ren­tes pa­ra for­mar 7,850 es­tre­llas, las más gran­des de 13 me­tros de diá­me­tro, que per­mi­te la fil­tra­ción de luz en el in­te­rior y crear una “llu­via de es­tre­llas”.

Rodríguez-leal re­pro­du­ce las pa­la­bras de Nou­vel pa­ra com­par­tir que los ele­men­tos bá­si­cos de la ar­qui­tec­tu­ra ára­be son la luz, la geo­me­tría y los jue­gos de som­bras que és­tas ge­ne­ran. “Las es­tre­llas son la uni­dad de un pa­trón tí­pi­co en la ar­qui­tec­tu­ra ára­be; la es­ca­la y ro­ta­ción de ca­da una de las ocho ca­pas que fil­tran la luz es dis­tin­ta pe­ro el pa­trón es el mis­mo. La ló­gi­ca de la den­si­dad y es­ca­la de las es­tre­llas es la de con­du­cir la luz ha­cia los es­pa­cios don­de es re­que­ri­da y fil­trar­la de aque­llos en don­de no es desea­da”.

La for­ma de ca­da ca­pa se desa­rro­lló en pa­ra­le­lo a los es­tam­pa­dos, con la idea de in­te­grar am­bos. El re­sul­ta­do es un sis­te­ma de diez ca­pas: cua­tro in­fe­rio­res, dos de es­truc­tu­ra y cua­tro en la par­te su­pe­rior, ex­pli­ca Pot­tin­ger. El ob­je­ti­vo ini­cial y fi­nal fue que es­ta cú­pu­la fue­ra una es­cul­tu­ra y no só­lo un te­ja­do, de ahí el re­to.

Otro fac­tor im­por­tan­te es el pe­so, ya que la ma­yo­ría de ca­pas de re­ves­ti­mien­to son li­ge­ras, en es­pe­cial en aque­llas que cu­bren un área de 25,000 m² co­mo és­ta. En es­te ca­so, las ca­pas re­que­rían de un sis­te­ma de so- por­te que equi­va­le a aguan­tar el pe­so de 40,000 per­so­nas, ex­pli­ca Pot­tin­ger.

La es­truc­tu­ra se po­sa en só­lo cua­tro pun­tos se­pa­ra­dos por 110 me­tros pa­ra dar­le li­ge­re­za y dar la sen­sa­ción que es­tá flo­tan­do so­bre la ciu­dad-mu­seo. Pa­ra lo­grar­lo, Bu­rohap­pold em­pleó pro­ce­sos de op­ti­mi­za­ción pa­ra car­gar los pe­sos en las zo­nas don­de era más be­ne­fi­cio­so, y se apo­yó en un ar­ma­zón trian­gu­lar al­re­de­dor del pe­rí­me­tro, que ayu­da a li­mi­tar la ex­ten­sión de la es­truc­tu­ra al apli­car car­gas verticales. Ade­más, los res­pon­sa­bles del pro­yec­to in­ge­nia­ron un es­tam­pa­do que per­mi­te eli­mi­nar to­dos los ele­men­tos se­cun­da­rios que dan so­por­te a es­tas ca­pas.

“Nues­tro in­ge­nie­ro de fa­cha­das tra­ba­jó con el des­pa­cho de Nou­vel pa­ra se­lec­cio­nar los ma­te­ria­les y pro­duc­tos más ade­cua­dos pa­ra crear es­te sis­te­ma de re­ves­ti­mien­to de ca­pas, pa­ra que su po­ro­si­dad y as­pec­to pu­die­ra ser mo­di­fi­ca­do in­di­vi­dual­men­te por los ar­qui­tec­tos en ca­da ni­vel”, com­par­te el in­ge­nie­ro.

Pe­ro la ver­da­de­ra pro­ta­go­nis­ta no es la cú­pu­la sino la luz so­lar que fil­tra y el des­pla­za­mien­to ci­né­ti­co de las man­chas de luz pro­yec­ta­das. “Los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas son los ele­men­tos a través del tiem­po; la luz

en mo­vi­mien­to, el agua que sube y ba­ja, el cie­lo que cam­bia de to­nos en el ho­ri­zon­te”, ex­pre­sa Rodríguez-leal.

La cú­pu­la es res­pon­sa­ble —jun­to a la dis­po­si­ción de los edi­fi­cios, que crean tú­ne­les de vien­to, y la bri­sa que so­pla del mar— de ge­ne­rar un mi­cro­cli­ma que pro­te­ge a los vi­si­tan­tes y a las obras de ar­te del ca­lor ex­te­rior, re­du­cien­do en 10º la tem­pe­ra­tu­ra.

Me­ce­naz­go fran­cés

El del Lou­vre es el pri­mer mu­seo inau­gu­ra­do en el dis­tri­to cul­tu­ral de la is­la de Saa­di­yat, un área que ocu­pa 3,050,149 m² y que se com­ple­ta­rá con el Mu­seo Na­cio­nal de Za­yed, di­se­ña­do por Nor­man Fos­ter (2020), el Gug­gen­heim de Frank Gehry y el Cen­tro de Ar­tes In­ter­pre­ta­ti­vas de Zaha Ha­did Ar­chi­tects, am­bos con fe­cha de fi­na­li­za­ción aún por de­ter­mi­nar. “Pa­ra co­lo­car­se en el ma­pa, el Emi­ra­to ha op­ta­do por desa­rro­llar con­te- ni­dos en lu­gar de ta­ma­ño o al­tu­ra. Mien­tras Du­bai y Ye­da en Ara­bia Sau­di­ta com­pi­ten por el edi­fi­cio más al­to del mun­do, Abu Dha­bi op­ta por una es­tra­te­gia de desa­rro­llo pa­ra po­si­cio­nar­se co­mo un hub cul­tu­ral, edu­ca­ti­vo y de­por­ti­vo en el Me­dio Oes­te”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to me­xi­cano.

A me­dio pla­zo, los con­te­ni­dos ex­pues­tos en el mu­seo pro­ven­drán de la Agen­cia Fran­ce­sa de Mu­seos, con­sor­cio com­pues­to por 17 ins­ti­tu­cio­nes ga­las crea­do en 2007 a par­tir de un acuer­do in­ter­gu­ber­na­men­tal que am­bos paí­ses fir­ma­ron en 2007.

El cos­to de ren­tar la mar­ca Lou­vre du­ran­te 30 años y seis me­ses le cos­ta­rá a Abu Dha­bi 492 mdd de dó­la­res, y, en to­tal, pa­ga­rá más de 1,197 mdd por el prés­ta­mo de obras de ar­te y ase­so­ra­mien­to.

Co­mo con­tra­pres­ta­ción, la agen­cia ha pres­ta­do 300 obras de ar­te de 13 ins­ti­tu­cio­nes y ha guia­do al Lou­vre Abu Dha­bi.

FA­CHA­DAS. Cons­trui­das con 3,900 pa­ne­les de 20m2, fa­bri­ca­dos con fi­bra de con­cre­to de al­to ren­di­mien­to.

DI­VER­SI­DAD. Los ma­te­ria­les en pi­sos y mu­ros va­rían, pa­ra re­for­zar el dis­cur­so mu­seís­ti­co de ca­da sa­la.

ROM­PEO­LAS. Es­tas es­truc­tu­ras su­mer­gi­das mi­ti­gan el im­pac­to de olas en las edi­fi­ca­cio­nes y su ci­men­ta­ción.

MU­SEO-CIU­DAD. Un pun­to cen­tral son sus pla­zas y ca­lle­jo­nes, ba­ña­dos por al­ber­cas, y que in­ter­co­nec­tan los di­ver­sos es­pa­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.