EL DE­POR­TE ¿OR­GU­LLO NA­CIO­NAL?

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS 04 -

Des­pués de 17 días, ter­mi­na­ron las olim­pia­das de Río 2016. Co­mo sal­do, la de­le­ga­ción me­xi­ca­na que­dó en el lu­gar 61 del medallero y el ti­tu­lar de la Co­mi­sión Na­cio­nal del De­por­te, de­bi­li­ta­do y ex­hi­bi­do por sus ex­ce­sos. A su re­gre­so, de­cla­ró que re­ci­bió la ins­truc­ción de jus­ti­fi­car su ac­tua­ción. Pa­ra ello, en su pri­me­ra en­tre­vis­ta pú­bli­ca, ofre­ció dis­cul­pas por lo que ca­li­fi­có co­mo una “fri­vo­li­dad” al lle­var a su pa­re­ja a la más im­por­tan­te jus­ta de­por­ti­va del mun­do.

Co­men­tó tam­bién que su re­nun­cia es­ta­ba “pues­ta so­bre la me­sa”. Más allá de los re­sul­ta­dos de­por­ti­vos y su nu­la sen­si­bi­li­dad pa­ra aten­der los asun­tos pro­pios de su en­car­go, lo que se evi­den­cia es una po­lí­ti­ca de­por­ti­va ca­si inexis­ten­te. Ca­re­ce de to­da ló­gi­ca que un per­fil he­cho en el po­der ju­di­cial, sea ele­gi­do pa­ra di­ri­gir la es­tra­te­gia que fo­men­te el de­por­te en el país. Es tiem­po de acep­tar di­cha re­nun­cia.

El fra­ca­so de la CONADE va más allá de un mal re­sul­ta­do en el medallero de Río. Se ha­bla de que ha ha­bi­do con­fron­ta­cio­nes gra­ves con las fe­de­ra­cio­nes de­por­ti­vas, pre­va­le­ce la per­cep­ción de un mal uso de re­cur­sos pú­bli­cos, fal­ta de apo­yo real a deportistas y “ami­guis­mos”, co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca.

Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que en un mo­men­to en que el país re­quie­re mo­ti­vos pa­ra sentir or­gu­llo y es­pe­ran­za, se des­per­di­cie la opor­tu­ni­dad que abre una olim­pia­da. Han exis­ti­do oca­sio­nes en que el de­por­te sir­vió pa­ra uni­fi­car paí­ses. El ca­so más em­ble­má­ti­co fue el de Su­dá­fri­ca, don­de el rugby abo­nó a la re­con­ci­lia­ción de to­do un pueblo, di­vi­di­do por la se­gre­ga­ción ra­cial ins­tau­ra­da por el apart­heid.

Es­ta eta­pa fue lle­va­da al ci­ne en la pe­lí­cu­la In­vic­tus. El epi­so­dio que na­rra es cuan­do Nel­son Man­de­la se con­vier­te en pre­si­den­te de aque­lla na­ción, des­pués de una in­jus­ta re­clu­sión de 27 años. En ese mo­men­to, el país se en­cuen­tra in­mer­so en una cri­sis de con­fron­ta­cio­nes, enojo y frus­tra­ción. Co­mo es­tra­te­gia, el re­cién elec­to pre­si­den­te re­cu­rrió al de­por­te na­cio­nal, el rugby, pa­ra lan­zar una apues­ta por uni­fi­car la ener­gía de sus ha­bi­tan­tes. En­con­tra­ron un mo­ti­vo que com­par­tían, sin dis­tin­gos.

Es­te ca­pí­tu­lo his­tó­ri­co, es un ejem­plo de que el de­seo de triun­fo lo­gra desatar el or­gu­llo co­lec­ti­vo me­dian­te la vic­to­ria. La es­pe­ran­za de ga­nar es un ali­cien­te po­ten­te pa­ra le­van­tar el áni­mo de una na­ción entera.

Ese mis­mo es­pí­ri­tu nos lle­va a lle­nar las pla­zas pú­bli­cas cuan­do ga­na la se­lec­ción me­xi­ca­na o ha­ce que nos apro­pie­mos de la vic­to­ria cuan­do nues­tros deportistas ga­nan me­da­llas o so­bre­sa­len en com­pe­ten­cias internacionales. Por un mo­men­to to­dos so­mos un Mé­xi­co or­gu­llo­so.

Nues­tro país hoy vi­ve una reali­dad don­de im­pe­ra la im­pu­ni­dad, los ca­sos de co­rrup­ción, la vio­len­cia y con­flic­tos que pa­re­cen no tener so­lu­ción. Por ello el de­por­te me­xi­cano de­be ser va­lo­ra­do des­de esa óp­ti­ca de lar­go al­can­ce.

Nel­son Man­de­la y su apues­ta por el rugby fue­ron ca­pa­ces de exal­tar el es­pí­ri­tu sud­afri­cano y de po­ner­lo por en­ci­ma de los pre­jui­cios, de ese ta­ma­ño es la opor­tu­ni­dad que por ma­los ma­ne­jos, inex­pe­rien­cia y “fri­vo­li­dad”, se pier­den.

Hoy es ne­ce­sa­rio cam­biar la ley. Se re­quie­re un mo­de­lo de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, que fo­men­te real­men­te el de­por­te, ca­paz de iden­ti­fi­car en­tre los jó­ve­nes, a los me­jo­res ta­len­tos y lle­var­los has­ta su más al­to ni­vel de rendimiento. Ade­más, se vuel­ve prio­ri­ta­rio ga­ran­ti­zar que los re­cur­sos asig­na­dos a es­te sec­tor se in­vier­tan de for­ma efi­cien­te. En días pa­sa­dos, so­li­ci­ta­mos a la Au­di­to­ría Su­pe­rior de la Fe­de­ra­ción re­vi­sar el ejer­ci­cio del pre­su­pues­to de la CONADE. Tan só­lo en 2016 fue de 2 mil 600 millones de pe­sos.

Por for­tu­na, aún en me­dio de la ad­ver­si­dad, el ca­rác­ter me­xi­cano se ma­ni­fes­tó. La mar­chis­ta Gua­da­lu­pe Gon­zá­lez, el cla­va­dis­ta Ger­mán Sán­chez, la taek­won­doín Ma­ría Es­pi­no­za con me­da­llas de pla­ta, así co­mo el bo­xea­dor Misael Ro­drí­guez e Is­mael Her­nán­dez de pen­tatlón mo­derno, con me­da­llas de bron­ce, han de­ja­do en al­to el nom­bre de nues­tro que­ri­do Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.