SA­BER RE­TI­RAR­SE

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER 22 -

La im­por­tan­cia de per­sis­tir es tan re­le­van­te co­mo la de sa­ber cuán­do de­jar de re­sis­tir, y abor­dar la re­ti­ra­da. Si su in­sis­ten­cia ha si­do en vano, si ya se ha par­ti­do la fren­te de tan­to to­par­se con la mis­ma pa­red, si vi­ve una y otra vez un mun­do tó­xi­co pa­ra us­ted, si las co­sas no le ins­pi­ran pa­ra se­guir cre­cien­do, si se sien­te apa­ga­do, si el con­tex­to no re­pre­sen­ta bie­nes­tar, tal vez sea mo­men­to de re­ti­rar­se. Y lo mis­mo de us­ted pa­ra los otros: si –muy ho­nes­ta­men­te- us­ted es­tá sien­do nocivo de cual­quier ma­ne­ra, si en lu­gar de apor­tar res­ta, de­me­ri­ta, trans­gre­de, obs­ta­cu­li­za, es­tá re­sen­ti­do y ex­pur­ga su re­sen­ti­mien­to ha­cién­do­le la vi­da im­po­si­ble a los de­más, tam­bién ha lle­ga­do el mo­men­to de re­ti­rar­se. Es­te úl­ti­mo mo­vi­mien­to es más com­pli­ca­do por­que im­pli­ca tan­to una tre­men­da ca­pa­ci­dad de re­co­no­ci­mien­to y de acep­ta­ción de uno mis­mo, co­mo una in­men­sa do­sis de hu­mil­dad, y de res­pe­to; pe­ro así de ma­yús­cu­la es la re­com­pen­sa, por­que es un ac­to su­pre­mo de ma­du­rez, y de la más al­ta con­si­de­ra­ción por el pró­ji­mo. Hay que sa­ber cuán­do la vi­da nos es­tá apun­tan­do a otros rum­bos, a otras la­ti­tu­des, o a otras ma­ne­ras de ser, de sentir o de pen­sar, cuán­do es tiem­po de cam­biar, re­ti­rán­do­nos de aque­llo que ya no es be­né­fi­co pa­ra no­so­tros o cuán­do no­so­tros ya no so­mos de be­ne­fi­cio pa­ra al­go. Sa­ber dis­tin­guir en­tre la obs­ti­na­ción y la per­ma­nen­cia sen­sa­ta, y tam­bién en­tre la de­ser­ción in­fruc­tuo­sa y la re­ti­ra­da pru­den­te, es una es­pe­cie de don o sen­ti­do que se ad­quie­re con la sa­bi­du­ría de las ex­pe­rien­cias, y es fun­da­men­tal pa­ra to­mar elec­cio­nes co­rrec­tas pa­ra ca­da uno. Re­tí­re­se si hay de­ma­sia­dos to­pes, de­ma­sia­dos obs­tácu­los y des­ar­mo­nía, o co­mo di­cen las En­se­ñan­zas de Don Juan, si ese ca­mino no tie­ne co­ra­zón. Pe­ro con ma­yor ra­zón: sea lo su­fi­cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra re­ti­rar­se cuan­do en pos de su ca­pri­cho, es­tá im­pi­dien­do la co­rrien­te de vi­da en cual­quier ma­ne­ra pa­ra que al­go sea me­jor. Con­fíe en su sen­ti­do in­terno cuan­do em­pu­je por to­mar la sa­li­da, apren­da a des­ape­gar­se, a ce­rrar, a sa­ber ir­se. A ve­ces, pa­ra que nue­vas co­sas nos abor­den, la vi­da só­lo es­tá es­pe­ran­do que nos qui­te­mos del pa­so, y que nos rin­da­mos al flu­jo más ave­ni­do. Ha­ga un va­cío, re­tí­re­se de lo que lo es­tá es­tan­can­do, que pue­de ser su per­so­na­li­dad mis­ma. Re­tí­re­se de las imágenes pe­tri­fi­ca­das, de las creen­cias que lo li­mi­tan, de las de­pen­den­cias que no le de­jan ser us­ted mis­mo, de su pa­pel de víc­ti­ma o ver­du­go, del dra­ma co­mo for­ma de vi­da, de los pen­sa­mien­tos no­ci­vos, de las ru­ti­nas que le abu­rren, de las pa­la­bras que las­ti­man, de las fan­ta­sías que no se lo­gran, de los há­bi­tos des­truc­ti­vos, de las ma­las ac­ti­tu­des, de la ig­no­ran­cia, de las prác­ti­cas crue­les, del ego­cen­tris­mo, de las in­fluen­cias en su per­jui­cio, de las for­mas de ex­pre­sión en de­tri­men­to de otros, de la en­vi­dia, de la so­ber­bia, de la cul­pa, de la ver­güen­za y del ren­cor. Re­gá­le­se el ac­to del re­ti­ro, y ve­rá có­mo des­can­sa de la ten­sión con­ti­nua de afe­rrar­se tan ar­dua­men­te a aque­llo que ya mu­rió y que pro­ba­ble­men­te us­ted aún no se ha da­do cuen­ta; y por su­pues­to, có­mo ge­ne­ra­rá el es­pa­cio pa­ra que los cam­bios se su­ce­dan fá­cil­men­te y siem­pre pa­ra me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.