INSTRUCCIONES PA­RA HA­CER UNA CAR­TA

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS 04 -

Pa­ra ser leí­das con: Let­ter to Da­na, de So­na­ta Ar­cti­ca

PA­SO 1. Ten­ga al­go qué de­cir

El más no­ble fin de la ver­dad es ofen­der a quien no pue­de con ella. Si us­ted ha que­ri­do de­cir al­go y no sa­be có­mo ha­cer­lo, abra su mano co­mo si és­ta flo­re­cie­ra, al­ce el bra­zo por en­ci­ma y por de­trás de su ca­be­za y cuan­do me­nos lo es­pe­re, dese un ma­na­zo en la nu­ca. Lue­go de eso, es­pe­cial­men­te cuan­do lle­ve a ca­bo es­ta ma­nio­bra en pú­bli­co y de la ma­ne­ra co­rrec­ta, us­ted ten­drá el po­der de lla­mar­se la aten­ción. Lo que si­gue se­rá re­ve­la­dor y sa­brá em­pu­ñar una plu­ma.

PA­SO 2. Se­pa có­mo de­cir­lo

Nues­tra exis­ten­cia de­pen­de de la in­ve­ro­si­mi­li­tud. Con el tiem­po he­mos apren­di­do a ser pre­de­ci­bles, has­ta el pun­to en el que una bue­na cri­sis o el abu­rri­mien­to -lo que su­ce­da pri­me­ro- se en­car­guen de dar la ca­ra por us­ted. En­ton­ces lle­ga­rá el tiem­po de ha­cer al­go y en ese mo­men­to us­ted pue­de em­pe­zar a es­cri­bir. Ve­rá que el có­mo aflo­ra.

PA­SO 3. Ubi­que cuán­do

Procure que las co­sas que lle­ve a ca­bo, de pre­fe­ren­cia sean he­chas pa­ra us­ted y no pa­ra sa­tis­fa­cer el ego de al­guien más. El tiem­po es pres­ta­do y no de­ja de ser una cons­truc­ción pa­ra só­lo nom­brar su in­fa­li­ble pa­so. Por eso se­pa que si tie­ne al­go qué de­cir, de­be ha­cer­lo in­de­pen­dien­te­men­te del ego. El tiem­po de­be es­tar del la­do del des­ape­go y con esa pre­ci­sión se­rá di­cho.

PA­SO 4. Por qué es­cri­bir una car­ta

Pa­ra en­ga­ñar al tiem­po, ac­túe co­mo él. Sea si­gi­lo­so y apa­ren­te no es­tar. Nun­ca fue tan efi­caz un ba­jo per­fil pa­ra en­ten­der que trans­mi­tir una idea tie­ne tam­bién un mé­to­do. La ra­zón, la cau­sa de una car­ta se­rá siem­pre cons­truir un puen­te. El tem­ple y el gus­to con el que va a cru­zar ese puen­te son in­sus­ti­tui­bles. Por fa­vor dis­frú­te­lo.

PA­SO 5. Op­te por es­cri­bir­lo

Usual­men­te la aten­ción de uno es bri­llan­te: cuan­do uno por fin sa­be qué de­cir, no sa­be có­mo ha­cer­lo. Cuan­do fi­nal­men­te sa­be có­mo, des­co­no­ce dón­de lle­var­lo a ca­bo pe­ro ya que lo lo­gra di­lu­ci­dar, se cues­tio­na el por qué de­cir­lo. Y co­mo era de es­pe­rar­se, en el mo­men­to en el que por fin en­cuen­tra por qué de­cir­lo, se le ol­vi­da eso que que­ría de­cir. Cuan­do re­cu­pe­re esa va­lio­sa in­for­ma­ción, me­jor es­crí­ba­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.