DE CA­RA AL 4º IN­FOR­ME DEL PRE­SI­DEN­TE EN­RI­QUE PE­ÑA NIE­TO, ¿CÓ­MO CA­LI­FI­CAR SU AD­MI­NIS­TRA­CIÓN Y CUÁ­LES SON LOS RE­TOS EN LOS DOS AÑOS RES­TAN­TES?

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS 04 -

Al día de hoy, po­cos re­cor­da­rán que fe­bre­ro de 2014, el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral lu­cía en la por­ta­da prin­ci­pal de la pres­ti­gia­da re­vis­ta Ti­me, con el tí­tu­lo de “Sa­ving Me­xi­co”. Y es que en­tre pro­me­sas sin cum­plir, re­pun­te de la in­se­gu­ri­dad, in­cre­men­to en el nú­me­ro de per­so­nas en po­bre­za, pro­ble­mas por co­rrup­ción en su par­ti­do y se­ña­la­mien­tos de con­flic­tos de in­te­rés, el 63% de las per­so­nas desaprue­ban la ges­tión rea­li­za­da por el pre­si­den­te Pe­ña Nie­to, es de­cir, que seis de ca­da diez per­so­nas no es­tán con­for­mes con el desem­pe­ño de su ges­tión, lo que su­po­ne un re­tro­ce­so de sie­te pun­tos por­cen­tua­les res­pec­to a los úl­ti­mos re­sul­ta­dos (que fue de 56%), de acuer­do con la en­cues­ta na­cio­nal tri­mes­tral Apro­ba­ción pre­si­den­cial, rea­li­za­da por El Uni­ver­sal y Buen­día & La­re­do. Con es­tas ci­fras, que­da de ma­ni­fies­to que la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción no ha ge­ne­ra­do satisfacción, sino ha pro­vo­ca­do una per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de in­efi­ca­cia e in­ca­pa­ci­dad.

Las re­for­mas es­truc­tu­ra­les cons­ti­tu­ye­ron, a ni­vel dis­cur­si­vo, la pro­me­sa de me­jo­ra­mien­to de vi­da pa­ra los me­xi­ca­nos, de las cua­les la re­for­ma ener­gé­ti­ca fue se­ña­la­da co­mo el es­tan­dar­te del ac­tual go­bierno. Por nues­tra par­te, des­de el Con­gre­so le brin­da­mos las con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra la pues­ta en mar­cha de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que, hay que de­cir­lo, son gran­des re­for­mas en ma­nos po­co com­pe­ten­tes. Si to­ma­mos co­mo re­fe­ren­cia la ya men­cio­na­da re­for­ma ener­gé­ti­ca, que de­bía re­du­cir los cos­tos de las ga­so­li­nas, de la ener­gía eléc­tri­ca y del gas, es ne­ce­sa­rio ha­cer men­ción que los in­cre­men­tos en el cos­to de la luz, que si bien son apli­ca­bles a los usua­rios de al­to con­su­mo (co­mo las in­dus­trias) y en con­se­cuen­cia no tie­nen una re­per­cu­sión di­rec­ta, los ciu­da­da­nos per­ci­ben el au­men­to de ma­ne­ra in­di­rec­ta, me­dian­te el au­men­to de pre­cios de las mer­can­cías. En el ca­so de las ga­so­li­nas, la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da ya in­for­mó que ha­brá un nue­vo au­men­to en los pre­cios, lo cual es preo­cu­pan­te, en pri­mer tér­mino, por­que cons­ti­tu­ye el se­gun­do au­men­to en el pre­sen­te año y, en se­gun­do lu­gar, por­que el nue­vo au­men­to si­túa el pre­cio de la ga­so­li­na Mag­na en el lí­mi­te de la ban­da es­ta­ble­ci­da. Es muy la­men­ta­ble que el go­bierno fe­de­ral no se con­duz­ca de ma­ne­ra sen­si­ble afec­tan­do aún más la economía de millones de fa­mi­lias.

Sin el afán de per­ju­di­car la ima­gen del Eje­cu­ti­vo, los desa­cier­tos han si­do más que los lo­gros du­ran­te su ges­tión. Ni la de­ten­ción del Cha­po, ni los pro­gra­mas de asis­ten­cia so­cial co­mo la Cruzada con­tra el Ham­bre, son su­fi­cien­tes pa­ra con­tra­rres­tar, ni mu­cho me­nos pa­ra dar res­pues­ta a los re­tos en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, de com­ba­te al nar­co­trá­fi­co, de des­ar­ti­cu­la­ción del con­flic­to ma­gis­te­rial, de ge­ne­ra­ción de em­pleo, de com­ba­te a la de­sigual­dad, de reac­ti­va­ción de la economía na­cio­nal y for­ta­le­ci­mien­to del mer­ca­do in­terno. Son nu­me­ro­sas las asig­na­tu­ras pen­dien­tes del go­bierno fe­de­ral, pe­ro sin du­da, la la­bor más gran­de en sus ma­nos es la de de­vol­ver la cre­di­bi­li­dad per­di­da a las ins­ti­tu­cio­nes y ge­ne­rar bie­nes­tar. El desem­pe­ño del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral se re­su­me, en res­pues­ta a la por­ta­da de la re­vis­ta Ti­me que pu­bli­có la re­vis­ta News­week: “El Sal­va­dor que no lo fue”.

EMé­xi­co­xis­ten avan­ces tras­cen­den­ta­les que co­lo­can a en el mun­do, co­mo un ac­tor di­ná­mi­co y com­pe­ti­ti­vo, atra­yen­te de in­ver­sio­nes, aten­to a los re­tos del si­glo XXI, en ma­te­ria de cam­bio cli­má­ti­co, in­no­va­ción de tec­no­lo­gías y en la bús­que­da del for­ta­le­ci­mien­to del co­mer­cio ex­te­rior, a tra­vés de la Alian­za del Pa­cí­fi­co, an­te es­tos desafíos el go­bierno de la Re­pú­bli­ca man­tie­ne una pos­tu­ra firme ba­jo el li­de­raz­go del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to.

La ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Pe­ña Nie­to ha si­do vi­sio­na­ria y sen­si­ble en un con­tex­to de trans­mi­sión y reac­ción in­me­dia­ta de ideas, in­for­ma­ción y crí­ti­ca des­de to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta. Al in­te­rior del país se ha lo­gra­do, de for­ma his­tó­ri­ca, el de­ba­te y apro­ba­ción de once re­for­mas cla­ve que per­mi­ten cam­bios es­truc­tu­ra­les en el país. Su im­por­tan­cia ra­di­ca en que se tra­ta de un com­pen­dio in­te­gral que des­ta­ca por su pro­fun­di­dad, nú­me­ro y di­ver­si­dad en cuan­to a te­má­ti­ca. A par­tir de ellas se ac­tua­li­zó un sis­te­ma que ya no co­rres­pon­día con la reali­dad del si­glo XXI. Apro­ve­cho es­te es­pa­cio pa­ra re­fe­rir­me a al­gu­nas:

La re­for­ma edu­ca­ti­va bus­ca pro­mo­ver el de­re­cho de ni­ñas y ni­ños me­xi­ca­nos a re­ci­bir una edu­ca­ción in­te­gral de la más al­ta ca­li­dad en la que pre­va­lez­can in­cen­ti­vos pa­ra que los do­cen­tes se ca­pa­ci­ten pa­ra ha­cer me­jor su la­bor.

La re­for­ma fi­nan­cie­ra bus­ca la re­duc­ción de las ta­sas de in­te­rés de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas de Mé­xi­co po­ten­cia­li­zan­do su cre­ci­mien­to. Tam­bién pro­pi­cia las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que las fa­mi­lias me­xi­ca­nas ten­gan la po­si­bi­li­dad de ges­tio­nar cré­di­tos con un me­nor cos­to. En la mis­ma ló­gi­ca y sin pri­va­ti­zar el pe­tró­leo, la re­for­ma ener­gé­ti­ca bus­ca el for­ta­le­ci­mien­to de PE­MEX y de la CFE sen­tan­do las ba­ses del cre­ci­mien­to del sec­tor que se tra­du­ci­rá en un in­cre­men­to del PIB y en la crea­ción de em­pleos.

Con la re­for­ma ha­cen­da­ria se ase­gu­ra una ma­yor efi­cien­cia en la re­cau­da­ción fis­cal me­dian­te me­no­res ta­sas de in­te­rés com­bi­na­das con una am­plia co­ber­tu­ra que evi­te la eva­sión de im­pues­tos. Pa­so a re­fe­rir­me aho­ra a la po­lí­ti­ca ex­te­rior, don­de re­co­no­ce­mos la re­cu­pe­ra­ción de la ex­pe­rien­cia di­plo­má­ti­ca que nos ha­bía ca­rac­te­ri­za­do a lo lar­go de la his­to­ria, pa­ra pre­sen­tar con crea­ti­vi­dad y elo­cuen­cia en ca­da fo­ro y con­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal de re­le­van­cia, pro­pues­tas que coad­yu­ven a la paz, la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

En la di­men­sión de nues­tras re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les, se ha tra­ba­ja­do ar­dua­men­te pa­ra in­ten­si­fi­car, y en al­gu­nos ca­sos reanu­dar, el diá­lo­go po­lí­ti­co al más al­to ni­vel con paí­ses con los que el po­ten­cial de la re­la­ción ase­gu­re be­ne­fi­cios mu­tuos en los ám­bi­tos edu­ca­ti­vos, cien­tí­fi­cos, co­mer­cia­les y po­lí­ti­cos co­mo en los ca­sos de Cu­ba, Ar­gen­ti­na, Tur­quía, Sin­ga­pur, Fran­cia, Ale­ma­nia y Es­pa­ña.

Se­ña­lo tam­bién la es­tra­te­gia de di­plo­ma­cia pú­bli­ca que se im­pul­sa des­de la Can­ci­lle­ría pa­ra im­pul­sar una me­jor ima­gen del país en el mun­do en ge­ne­ral y en Es­ta­dos Uni­dos en par­ti­cu­lar, lo an­te­rior bus­can­do pro­te­ger al má­xi­mo, al mis­mo tiem­po, los de­re­chos de los me­xi­ca­nos en el ex­te­rior.

Los re­tos prin­ci­pa­les del go­bierno son: con­ti­nuar la im­ple­men­ta­ción de las re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les en un am­bien­te de paz so­cial; au­men­tar la pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal an­te un mun­do en el que ca­da vez un ma­yor nú­me­ro de ac­to­res im­pul­sa agendas no ne­ce­sa­ria­men­te com­pa­ti­bles; ge­ne­rar pros­pe­ri­dad con in­clu­sión so­cial y per­se­ve­rar en el com­ba­te con­tra la im­pu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.