El Pa­pa de­cla­ra santa a la ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta A de­ta­lle

El Pa­pa des­cri­bió a la Ma­dre Te­re­sa co­mo el mo­de­lo pa­ra una Igle­sia ca­tó­li­ca que se acer­ca a las pe­ri­fe­rias en bus­ca de los las­ti­ma­dos y los po­bres

Publimetro Ciudad de Mexico - - MUNDO 18 -

El pa­pa Fran­cis­co de­cla­ró ayer la san­ti­dad de la Ma­dre Te­re­sa, rin­dien­do homenaje a una re­li­gio­sa que cui­dó de los más des­am­pa­ra­dos y acu­só a los lí­de­res mun­dia­les por los “crí­me­nes de la po­bre­za crea­dos por ellos mis­mos”.

El pon­tí­fi­ce des­cri­bió a la Ma­dre Te­re­sa co­mo el mo­de­lo pa­ra una Igle­sia ca­tó­li­ca que se acer­ca a las pe­ri­fe­rias en bus­ca de los las­ti­ma­dos y los po­bres, en una mi­sa de ca­no­ni­za­ción que con­gre­gó a unas 120 mil per­so­nas —ri­cos y po­bres, po­de­ro­sos e in­di­gen­tes— en la so­lea­da pla­za de San Pe­dro.

“Lle­ve­mos en el co­ra­zón su son­ri­sa y en­tre­gué­mos­la a to­dos los que nos en­con­tre­mos en nues­tro ca­mino, es­pe­cial­men­te a los que su­fren”, di­jo el pa­pa en su ho­mi­lía.

La ca­no­ni­za­ción es la ci­ta más des­ta­ca­da del Año San­to de la Mi­se­ri­cor­dia de­cre­ta­do por Fran­cis­co y po­dría de­fi­nir to­do su pon­ti­fi­ca­do, que ha de­di­ca­do a aten­der a los sec­to­res más mar­gi­na­les de la so­cie­dad, des­de los re­fu­gia­dos a las pros­ti­tu­tas, los en­fer­mos, po­bres y an­cia­nos.

La pla­za de San Pe­dro del Va­ti­cano es­ta­lló en aplau­sos an­tes si­quie­ra de que el Pon­tí­fi­ce ter­mi­na­ra de pro­nun­ciar el ri­to de ca­no­ni­za­ción, en un re­fle­jo de la ad­mi­ra­ción ha­cia la Ma­dre Te­re­sa en­tre cris­tia­nos y no cris­tia­nos du­ran­te su vi­da y tras su muer­te en 1997.

En Cal­cu­ta, en la Ca­sa Ma­dre de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad, la or­den que fun­dó, cien­tos de per­so­nas si­guie­ron la mi­sa por te­le­vi­sión y aplau­die­ron con ale­gría cuan­do Fran­cis­co la de­cla­ró santa. Se reunie­ron en torno a la tum­ba de la re­li­gio­sa, de­co­ra­da con flo­res, una ve­la y una fo­to­gra­fía de la pe­que­ña y an­cia­na santa.

“Es­toy muy or­gu­llo­so de ser de Cal­cu­ta”, di­jo San­jay Sar­kar, estudiante de se­cun­da­ria, que acu­dió a la ce­le­bra­ción. “La Ma­dre Te­re­sa per­te­ne­cía a Cal­cu­ta y se la ha de­cla­ra­do santa”.

Pa­ra Fran­cis­co, la Ma­dre Te­re­sa pu­so en prác­ti­ca su idea de que la Igle­sia de­be ser un “hos­pi­tal de cam­pa­ña” mi­se­ri­cor­dio­so pa­ra los más po­bres en­tre los po­bres, aque­llos que su­fren po­bre­za ma­te­rial Na­ci­da co­mo Ag­nes Gonx­he Bo­jax­hiu el 26 de agos­to de 1910, la Ma­dre Te­re­sa lle­gó a In­dia en 1929 co­mo her­ma­na de la or­den de Lo­re­to. En 1946 re­ci­bió lo que des­cri­bió co­mo “una lla­ma­da den­tro de la lla­ma­da” pa­ra fun­dar una nue­va or­den de­di­ca­da a cui­dar de los más re­cha­za­dos, los “más po­bres en­tre los po­bres”. • • •

Ē ɴɼɸɳ fun­dó las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad, que se con­vir­tió en una or­den glo­bal de mon­jas, sa­cer­do­tes, frai­les y tra­ba­ja­do­res le­gos. Ē ɴɼɺɼ re­ci­bió el No­bel de la Paz. "ÑČČåÝÿę åĒ ɴɼɼɺȦ y la Igle­sia ini­ció con ra­pi­dez el pro­ce­so de su bea­ti­fi­ca­ción po­co des­pués. y es­pi­ri­tual. Di­jo que le re­sul­ta­ba di­fí­cil lla­mar “santa Te­re­sa” a una mu­jer de ter­nu­ra tan ma­ter­nal.

En su ho­mi­lía, Fran­cis­co la elo­gió co­mo una santa mi­se­ri­cor­dio­sa que de­fen­día la vi­da de los no na­ci­dos, los en­fer­mos y los aban­do­na­dos, re­cor­dan­do su firme pos­tu­ra en con­tra del abor­to, que a me­nu­do la en­fren­tó con vo­ces pro­gre­sis­tas en to­do el mun­do.

“(La Ma­dre Te­re­sa) se ha in­cli­na­do so­bre las per­so­nas des­fa­lle­ci­das, que mueren abandonadas al bor­de de las ca­lles, re­co­no­cien­do la dig­ni­dad que Dios les ha­bía da­do; ha he­cho sentir su voz a los po­de­ro­sos de la tie­rra pa­ra que re­co­no­cie­ran sus cul­pas an­te los crí­me­nes de la po­bre­za crea­da por ellos mis­mos”

Pa­pa Fran­cis­co

/ AP

Cien­tos de her­ma­nas de las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad, con sus re­co­no­ci­bles sa­ris de fran­jas azu­les, se sen­ta­ron en pri­me­ra lí­nea du­ran­te la mi­sa, jun­to a mil 500 in­di­gen­tes y 13 man­da­ta­rios, así co­mo la rei­na So­fía de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.