Sy­kes-Pi­cot: el acuer­do que dio ori­gen a to­dos los ma­les de Me­dio Orien­te

Es­to ter­mi­nó con el sue­ño de la “Gran Si­ria” y dio ori­gen a los con­flic­tos que se han su­ce­di­do en la región du­ran­te el úl­ti­mo si­glo

Publimetro Ciudad de Mexico - - MUNDO 20 - FE­LI­PE HE­RRE­RA A. @fhe­rre­ra21

En 2014, el au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co de Si­ria y el Le­van­te (Isis) di­fun­dió un video lla­ma­do El fin de Sy­kes-Pi­cot. De pie en la fron­te­ra en­tre Si­ria e Iraq, uno de sus te­rro­ris­tas pa­sa­ba el pie so­bre una lí­nea ima­gi­na­ria en me­dio del de­sier­to co­mo tra­tan­do de bo­rrar­la. Del mis­mo de­sier­to, una vez bo­rra­da esa lí­nea, emer­ge­ría la “Gran Si­ria” en for­ma de ca­li­fa­to. El nom­bre “Es­ta­do Is­lá­mi­co” es una re­in­ter­pre­ta­ción del pa­na­ra­bis­mo: el pa­nis­la­mis­mo. “Es­te acuer­do es un sím­bo­lo de la frag­men­ta­ción im­pues­ta a los mu­sul­ma­nes”, de­cla­ró el ISIS a tra­vés de al-Na­ba, una de sus re­vis­tas di­gi­ta­les.

Ha­ce 100 años, en me­dio de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, Gran Bre­ta­ña ideó un plan pa­ra ven­cer al Im­pe­rio Oto­mano, ali­nea­do con la Tri­ple Alian­za (Ale­ma­nia, Ita­lia y el Im­pe­rio Aus­tro-Hún­ga­ro). Apro­ve­chó los co­no­ci­mien­tos lin­güís­ti­cos, cul­tu­ra­les y geo­po­lí­ti­cos del ofi­cial Tho­mas Law­ren­ce, co­no­ci­do co­mo Law­ren­ce de Ara­bia, pa­ra con­ven­cer al emir ha­che­mí de La Me­ca, Hus­sein, des­cen­dien­te di­rec­to del pro­fe­ta Maho­ma, de aliar­se con ellos con­tra los tur­cos; el emi­ra­to de La Me­ca for­ma­ba par­te del Im­pe­rio Oto­mano.

En ese en­ton­ces, Hus­sein ya so­ña­ba con la for­ma­ción de un es­ta­do pa­na­rá­bi­co, del que fue­ran miem­bros to­das las pro­vin­cias ára­bes des­de el Me­di­te­rrá­neo has­ta Per­sia, que en ese mo­men­to eran oto­ma­nas. Law­ren­ce, conocedor de es­tas ideas y de los con­flic­tos en­tre ára­bes y tur­cos, pro­me­tió a Hus­sein que, en ca­so de que de­rro­ta­ran a los oto­ma­nos, Gran Bre­ta­ña apo­ya­ría la con­for­ma­ción de di­cho es­ta­do pa­na­rá­bi­co, que se­ría di­vi­di­do en cua­tro re­gio­nes cu­yos man­da­tos re­cae­rían en sus cua­tro hi­jos.

Al mis­mo tiem­po, el ministro de Ex­te­rio­res bri­tá­ni­co co­mu­ni­có a la co­mu­ni­dad ju­día en Lon­dres que el go­bierno real te­nía con­tem­pla­do crear una pa­tria na­cio­nal ju­día en los te­rri­to­rios de Pa­les­ti­na. Pe­ro ade­más, y en to­tal se­cre­to, los bri­tá­ni­cos acor­da­ron con Fran­cia y Ru­sia la di­vi­sión de to­da la región en “zo­nas de con­trol” y “zo­nas de in­fluen­cia”, de­jan­do a Pa­les­ti­na

“Los cri­te­rios que lle­va­ron a las po­ten­cias a ha­cer es­tas di­vi­sio­nes del Me­dio Orien­te son prin­ci­pal­men­te dos: el in­te­rés por la co­ne­xión con ul­tra­mar y la de­fi­ni­ción geo­po­lí­ti­ca de la región”

Eu­ge­nio Chahuán,

Más­ter en Cul­tu­ra y Ci­vi­li­za­ción Ára­be Is­lá­mi­ca, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Chi­le

co­mo te­rri­to­rio in­ter­na­cio­nal. El acuer­do fue fir­ma­do por el dipu­tado con­ser­va­dor bri­tá­ni­co Mark Sy­kes y el ex cón­sul fran­cés en Bei­rut, Char­les Fra­nçois Geor­ges-Pi­cot, y de­ter­mi­nó los lí­mi­tes de in­fluen­cia tra­zan­do una lí­nea dia­go­nal des­de Acre ha­cia el no­res­te; el nor­te de esa lí­nea se­ría fran­cés, y el sur, bri­tá­ni­co. La Ru­sia za­ris­ta se que­da­ría con Es­tam­bul, el Bós­fo­ro y los Dar­da­ne­los, ob­te­nien­do el ab­so­lu­to con­trol del Mar Ne­gro. La re­vo­lu­ción bol­che­vi­que ex­clu­yó a los ru­sos del acuer­do, co­no­ci­do co­mo Sy­kes-Pi­cot, el cual ge­ne­ró con­flic­tos en la región que aún no se so­lu­cio­nan.

“Es­tos acuer­dos son fun­da­men­ta­les por­que ser­vi­rán de ba­se pa­ra los re­cor­tes te­rri­to­ria­les pos­te­rio­res”

Flo­rent Sar­dou, ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal

La re­le­van­cia del en­ga­ño co­lo­nia­lis­ta

“Es­tos acuer­dos son fun­da­men­ta­les por­que ser­vi­rán de ba­se pa­ra los re­cor­tes te­rri­to­ria­les pos­te­rio­res” he­chos prin­ci­pal­men­te en los tra­ta­dos de Ver­sa­lles, Se­vres y El Cai­ro, di­ce a Pu­bli­me­tro Flo­rent Sar­dou, ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal fran­cés. Si bien la in­ten­ción de es­te acuer­do no fue la de es­ta­ble­cer fron­te­ras te­rri­to­ria­les sino só­lo la de mar­car “zo­nas de in­fluen­cia”, una vez ter­mi­na­da la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, se fir­ma­ron una se­rie de tra­ta­dos te­rri­to­ria­les que re­co­no­cie­ron los lí­mi­tes acor­da­dos en Sy­kes-Pi­cot, ex­pli­ca Sar­dou.

“Los cri­te­rios que lle­va­ron a las po­ten­cias a ha­cer es­tas di­vi­sio­nes del Me­dio Orien­te son prin­ci­pal­men­te dos: el in­te­rés por la co­ne­xión con ul­tra­mar y la de­fi­ni­ción de la or­ga­ni­za­ción geo­po­lí­ti­ca de la región”, di­ce Eu­ge­nio Chahuán, más­ter en Cul­tu­ra y Ci­vi­li­za­ción Ára­be Is­lá­mi­ca y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Chi­le. El do­cen­te agre­ga que es­tas di­vi­sio­nes no obe­de­cen ni a ra­zo­nes his­tó­ri­cas ni geo­grá­fi­cas ni cul­tu­ra­les ni lin­güís­ti­cas y que, fi­nal­men­te, es­ta or­ga­ni­za­ción co­lo­nial fun­cio­nó co­mo un cor­sé que jun­tó a cul­tu­ras muy di­sí­mi­les y se­pa­ró a otras.

El tras­fon­do de to­do es el co­lo­nia­lis­mo, que ha da­do ori­gen a mo­vi­mien­tos pa­nis­lá­mi­cos co­mo los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes en 1928 en Egip­to, quie­nes es­ta­ban en con­tra de los bri­tá­ni­cos y tam­bién con­tra el lai­cis­mo. Es­te gru­po se­ría el an­te­ce­den­te his­tó­ri­co de Al-Qae­da.

Du­ran­te el si­glo XX, si bien los ac­to­res prin­ci­pa­les fue­ron re­em­pla­za­dos por la Unión So­vié­ti­ca y Es­ta­dos Uni­dos, la región si­guió fun­cio­nan­do co­mo un ta­ble­ro de aje­drez so­bre el cual las po­ten­cias mun­dia­les des­ple­ga­ban a sus alia­dos pa­ra per­ju­di­car a la con­tra­par­te. Así, fue­ron apo­yan­do fac­cio­nes se­gún su con­ve­nien­cia del mo­men­to: Es­ta­dos Uni­dos y Ara­bia Sau­di­ta (de la co­rrien­te fun­da­men­ta­lis­ta waha­bis­ta, opues­ta a la co­rrien­te sa­la­fis­ta del ISIS) aus­pi­cia­ron a Al-Qae­da en su lu­cha con­tra la Unión So­vié­ti­ca, y se les vol­vió en con­tra una vez ter­mi­na­da la Gue­rra de Af­ga­nis­tán. Un es­ce­na­rio bas­tan­te si­mi­lar ocu­rre hoy en Si­ria, sien­do el Es­ta­do Is­lá­mi­co el gru­po te­rro­ris­ta que al­gu­na vez fun­cio­nó co­mo pén­du­lo en la región, y aho­ra es la prin­ci­pal ame­na­za de Oc­ci­den­te. “Es un mons­truo que se les es­ca­pó de las ma­nos”, di­ce Eu­ge­nio Chahuán.

La res­pon­sa­bi­li­dad de los na­cio­na­lis­mos se­cu­la­res

“Sy­kes-Pi­cot es el ori­gen de to­dos los ma­les, pe­ro tam­bién la ines­ta­bi­li­dad geo­po­lí­ti­ca de la región es res­pon­sa­bi­li­dad de los pro­pios paí­ses”, aclara Chahuán. Des­pués de la Pri­ma­ve­ra Ára­be de 2011 pa­re­cía que emer­ge­rían go­bier­nos que apor­ta­rían a la es­ta­bi­li­dad de la región ins­pi­ra­dos en la de­mo­cra­cia y sus va­lo­res, pe­ro el en­quis­ta­mien­to de la gue­rra ci­vil en Si­ria ha com­ple­ji­za­do to­do.

Y ni el con­flic­to ára­be-is­rae­lí, ni las dispu­tas in­ter­nas en­tre su­níes, chii­tas y kur­dos que ha su­fri­do Iraq, han si­do so­lu­cio­na­dos. Tam­po­co han po­di­do con­so­li­dar un acuer­do po­lí­ti­co de paz por sus vi­sio­nes fun­da­men­ta­lis­tas opues­tas los pe­troes­ta­dos más po­der­zos de la región: el Reino de Ara­bia Sau­di­ta, su­ni­ta, ni Irán, prin­ci­pal país chii­ta. “Es­ta frag­men­ta­ción sir­vió co­mo ba­se pa­ra el es­ta­ble­ci­mien­to de mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas se­cu­la­res que han in­ten­ta­do vol­ver a di­bu­jar el ma­pa, reunien­do a to­das esas per­so­nas dis­per­sas en va­rios paí­ses, se­gún el acuer­do, con el fin de es­ta­ble­cer una unión de es­tos es­ta­dos”, di­ce el Isis.

Co­mo di­je­ra el aya­to­la ira­ní Jo­mei­ni, “el Is­lam es po­lí­ti­ca o no es na­da”.

/ GETTY

Sir Mark Sy­kes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.