UNA TRA­GE­DIA LLA­MA­DA “ES­TOY EN­DEU­DA­DO”

Publimetro Ciudad de Mexico - - ECONOMÍA Y NEGOCIOS 08 -

En pleno caos vehi­cu­lar de un vier­nes de quin­ce­na con ame­na­za de tor­men­ta, no te que­da de otra que res­pi­rar pro­fun­da­men­te y ha­cer­te a la idea de que vas pa­sar mu­cho tiem­po ahí.

Y co­mo la co­sa va pa­ra lar­go, tie­nes de dos: ha­blar con el cho­fer del ta­xi o ju­gar Po­ké­mon has­ta que te san­gre el pul­gar.

Yo op­té por la pri­me­ra op­ción.

De una for­ma u otra nues­tra plá­ti­ca se des­vió al te­ma del di­ne­ro. El po­bre hom­bre pa­sa­ba 12 ho­ras en su au­to pa­ra pa­gar sus deu­das -arri­ba de 20 mil pe­sos al mes- y ape­nas sa­lir de los gas­tos de la vi­da dia­ria.

“Es­te mes ca­si no lle­go”, ati­nó a de­cir mien­tras arro­ja­ba un sus­pi­ro al va­ció di­cien­do “hoy só­lo trai­go 50 pe­sos que me dio un clien­te de pro­pi­na”.

Y eso ya es una ver­da­de­ra tra­ge­dia por don­de lo quie­ras ver.

Pa­ra nues­tro in­for­tu­nio, las deu­das tie­nen un efec­to si­mi­lar a la de una ‘bo­la de nie­ve’, es de­cir, van cre­cien­do. Las vie­jas deu­das em­pie­zan a com­bi­nar­se con las nue­vas y así su­ce­si­va­men­te has­ta que to­do el di­ne­ro que ge­ne­ra­mos se va di­rec­to a pa­gar­las.

¡Va­ya lío! ¿No?

Si no quie­res que es­te ti­po de dra­mas sean par­te de tu vi­da, te de­jo 5 si­tua­cio­nes pa­ra que re­fle­xio­nes si no quie­res que te con­tro­len la deu­das:

1. Ca­da vez te al­can­za pa­ra me­nos:

es­ti­rar el gas­to es al­go que trae­mos los me­xi­ca­nos en la san­gre, qui­zá se de­ba a nos pa­sa­mos de lar­go con las com­pras con la tar­je­ta o nos lan­za­mos a com­prar al­go muy gran­de y pa­ra lo cual no es­tá­ba­mos lis­tos. Si es tu ca­so es hora de ha­cer­te una “bue­na lim­pia”.

2. To­do lo ten­go ba­jo con­trol:

creer que en cuan­to a nues­tras deu­das, to­do lo te­ne­mos ba­jo con­trol mu­chas ve­ces es una ilu­sión y un con­sue­lo. Pa­ra que es­to sea de ver­dad, ne­ce­si­tas po­ner­te lí­mi­tes y res­pe­tar­los a pe­sar de que aún po­da­mos gas­tar más y de que nos mu­ra­mos por tener al­go.

3. Ya no es su­fi­cien­te una so­la tar­je­ta de cré­di­to:

si con la tar­je­ta que tie­nes no te es­tá al­can­zan­do, só­lo sig­ni­fi­ca una co­sa: es­tás abu­san­do de ella. Lim­pia a fon­do es­te problema y cuan­to an­tes, me­jor. ¡Ah, y la pró­xi­ma vez que te lla­men pa­ra ofre­cer­te una tar­je­ta re­cuer­da de­cir que no!

4.

mu­chas ve­ces nos aven­ta­mos sin to­mar en cuen­ta las con­se­cuen­cias. Y es­to apli­ca en to­dos los te­rre­nos de la vi­da, pe­ro más en el di­ne­ro. Com­prar un au­to o una ca­sa es una de­ci­sión que hay que pen­sar y pen­sar y se­guir pen­san­do has­ta que es­te­mos lis­tos eco­nó­mi­ca­men­te. De otra ma­ne­ra, se con­ver­ti­rá en una pe­ni­ten­cia que te acom­pa­ña­rá por mu­cho tiem­po. Así que eva­lúa tu si­tua­ción y si es­tás pre­pa­ra­do, no lo du­des.

5. Preo­cu­par­se des­pués: Sien­tes que no avan­zas:

la sen­sa­ción de es­tar es­tan­ca­do no es na­da agra­da­ble, por­que más que ha­gas no pa­sa na­da. Si tu li­ber­tad fi­nan­cie­ra no ja­la ni pa­ra ade­lan­te ni pa­ra atrás hay al­go que te es­tá an­clan­do. Pa­ra que no te que­des va­ra­do por siem­pre, rom­pe con las ca­de­nas de la deu­da y di­rí­ge­te a un fu­tu­ro me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.