LA CON­GRUEN­CIA DEL CAM­BIO

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER 12 -

Na­die pue­de dar lo que no tie­ne, no pue­de en­se­ñar lo que no sa­be, no pue­de pre­di­car lo que no ejem­pli­fi­ca, ni pe­dir lo que no da. ¿Us­ted se ha pre­gun­ta­do cuán­tas ve­ces ha exi­gi­do de los de­más aque­llo que us­ted no es­tá dis­pues­to a dar ni si­quie­ra en lo más ele­men­tal? Cuan­do re­cla­ma­mos del ex­te­rior aque­llo pa­ra lo que no te­ne­mos vo­lun­tad, ex­cla­ma­mos un gri­to de in­con­gruen­cia. Tal vez lo exi­gi­mos con tan­to ahín­co por­que es­ta­mos ávi­dos de prac­ti­car­lo, pe­ro si no so­mos cons­cien­tes de que ese mis­mo va­lor de­be pro­ve­nir del pro­pio ser, es­ta­mos per­dien­do el tiem­po al pe­dir y al re­ci­bir. De na­da sir­ve sem­brar en una tie­rra sin agua. Si que­re­mos ser pro­vis­tos de lo que sea, te­ne­mos que ser va­si­jas ca­pa­ces de con­te­ner y ger­mi­nar se­mi­llas; de lo con­tra­rio só­lo se­re­mos de­vo­ra­do­res de vir­tu­des cu­yas bon­da­des pa­sa­rán inad­ver­ti­das, y no nos ser­vi­rá de na­da po­seer o re­te­ner al­go con lo que no sa­be­mos qué ha­cer. Na­die pue­de de­man­dar un de­re­cho si pi­sa los de­re­chos de otros, y to­do, co­mo una ley uni­ver­sal, tie­ne que ser ga­na­do co­mo una re­com­pen­sa jus­ta. Una plan­ta que se sa­tu­ra de agua, se pu­dre; así con los se­res hu­ma­nos. Si no da­mos el pa­so en las ca­lles, si no res­pe­ta­mos la fi­la, si so­mos gan­da­llas, apa­ña­do­res, ven­ta­jo­sos, irres­pe­tuo­sos, conflictivos, chis­mo­sos, en­re­do­sos, flo­jos, co­rrup­tos, si no ha­ce­mos el me­jor es­fuer­zo, si no sa­cri­fi­ca­mos el ego­cen­tris­mo por el bien co­mún, sien­to de­cir­le a us­ted, a mí mis­mo y a to­dos, que en­ton­ces sí es­ta­mos hun­di­dos. Si bien el con­tex­to ayu­da: la edu­ca­ción, la for­ma­ción, las opor­tu­ni­da­des, y el bie­nes­tar so­cial, no te­ner re­pli­ca­do exac­ta­men­te aque­llo en el in­te­rior, es si­nó­ni­mo de es­tan­ca­mien­to. No hay en­gra­na­je que fun­cio­ne si los re­cep­to­res no es­tán lis­tos y pre­pa­ra­dos. Por al­go se em­pie­za siem­pre, y esa trans­for­ma­ción que que­re­mos ver em­pie­za ya, aquí, aho­ra, con su me­jor pro­pues­ta, con su proac­ti­vi­dad, con sus ga­nas de coope­rar al to­do, con su in­te­gri­dad, con su ca­pa­ci­dad de ser de una so­la pie­za. Sea us­ted el fo­co in­can­des­cen­te que de­ter­mi­na dón­de em­pie­za la mi­se­ria pro­pia y co­lec­ti­va, sea de­ter­mi­nan­te, de­je su mar­ca de fue­go, pues así es co­mo ver­da­de­ra­men­te se tras­cien­de y se ha­ce his­to­ria. Si el área es­tá po­dri­da, sea us­ted el agua vi­va que trae sa­ni­dad, y el po­de­ro­so vien­to que arran­ca la hier­ba ma­la. Si no se lo en­se­ña­ron, us­ted sa­be den­tro de sí lo que da­ña y lo que crea vi­da, así que no se in­ven­te his­to­rias que le prohi­ben ser más gran­de, y lo em­po­bre­cen su­mi­do en la que­ja, el su­fri­mien­to y el vic­ti­mis­mo. No se fa­bri­que triun­fos ro­ba­dos, pues el ver­da­de­ro sa­bor de lle­gar a la ci­ma es el es­fuer­zo de ca­da pa­so. Gá­ne­se a pul­so to­do lo que exi­ja, pa­ra que el po­der del uni­ver­so lo so­co­rra y no se lo arran­que de las ma­nos por­que es un gran deu­dor de sí mis­mo y de los de­más. El gi­ro de la rue­da só­lo pue­de ha­cer­se con los dos mo­vi­mien­tos: de afue­ra ha­cia den­tro y vi­ce­ver­sa. Pi­se el sue­lo fir­me de la acep­ta­ción de quien es us­ted y de lo que le ofre­ce a la vi­da pa­ra po­der mo­ver­se a don­de di­ce que­rer. De­je de ser un ni­ño em­be­rrin­cha­do por lo que no le dan, y sea un adul­to que sa­be res­pon­der a su si­tua­ción. Res­pon­sa­bi­lí­ce­se en su ám­bi­to de com­pe­ten­cia, por­que siem­pre hay al­go qué ha­cer, qué me­jo­rar, a quién so­co­rrer, a quién ins­pi­rar. No hay es­truc­tu­ra que so­por­te de pie el pe­so es­pe­cí­fi­co de las lu­ces en­cen­di­das. Sal­ga de su apol­tro­na­mien­to y co­mo di­jo Gand­hi: sea ¡ya! el cam­bio que quie­re ver en el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.