#CON­FI­DEN­CIAL

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS - @PUBLIMETROMX

Alejandro En­ci­nas po­dría ser el fac­tor

que lo­gre unir a los dis­tan­cia­dos gru­pos po­lí­ti­cos que in­te­gran la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Nos di­cen que el le­gis­la­dor con li­cen­cia es eva­lua­do por to­dos, in­clui­dos el PRI y el pro­pio go­bierno fe­de­ral, pa­ra con­ver­tir­se en el pre­si­den­te de la Me­sa Di­rec­ti­va de es­te Cons­ti­tu­yen­te. El go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co lo ve bien --el je­fe de go­bierno ca­pi­ta­lino, Miguel Án­gel Man­ce­ra-- lo de­sig­nó co­mo asam­bleís­ta; una ma­yo­ría del PRD tam­bién lo ve con bue­nos ojos, al igual que Mo­re­na, por lo que se po­dría dar ese acuer­do y po­ner a En­ci­nas en­fren­te de los tra­ba­jos y con ello apro­bar la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción de la ca­pi­tal.

En­ri­que Ochoa, pre­si­den­te na­cio­nal del PRI,

acu­sa lin­cha­mien­tos y ata­ques de la pren­sa con­tra él y el mi­llón y me­dio de pe­sos que re­ci­bió por el tiem­po que es­tu­vo co­mo ti­tu­lar de la Co­mi­sión Fe­de­ral de Elec­tri­ci­dad. Hi­ló to­do ti­po de teo­rías en torno a por­qué un día an­tes de que el PRI le qui­te sus de­re­chos po­lí­ti­cos a Javier Duar­te, pu­bli­quen lo que re­ci­bió co­mo li­qui­da­ción a pe­sar de que él re­nun­ció al car­go pa­ra ocu­par la di­ri­gen­cia na­cio­nal del tri­co­lor. Ochoa afir­ma que la li­qui­da­ción es par­te de un ma­nual in­terno ad­mi­nis­tra­ti­vo que se ha im­ple­men­ta­do en to­dos los ca­sos de di­rec­to­res y que por eso lo re­ci­bió. El dis­cur­so de Ochoa tam­bién se da en un con­tex­to en el que el go­bierno fe­de­ral ha te­ni­do que re­cor­tar mi­les de mi­llo­nes de pe­sos por pre­sio­nes fi­nan­cie­ras.

Luis Fer­nan­do Sa­la­zar re­ci­bió es­te fin de se­ma­na

el es­pal­da­ra­zo de to­do el pa­nis­mo na­cio­nal y con prác­ti­ca­men­te la can­di­da­tu­ra a la gu­ber­na­tu­ra de Coahui­la en la bol­sa, el se­na­dor de la Re­pú­bli­ca tie­ne la en­co­mien­da de lle­var al ban­qui­llo de los acu­sa­dos, es de­cir, tras las re­jas al ex go­ber­na­dor del PRI, Hum­ber­to Mo­rei­ra, quien si­gue en la mi­ra de las au­to­ri­da­des de Es­ta­dos Uni­dos, pues a la sue­gra le de­co­mi­sa­ron una ca­sa en Te­xas, el lu­gar pre­fe­ri­do de los po­lí­ti­cos me­xi­ca­nos. La es­tra­te­gia del PAN de ame­na­zar con cár­cel a los priis­tas co­rrup­tos ha fun­cio­na­do, así que van con to­do en Coahui­la, uno de los es­ta­dos más po­lé­mi­cos por el mo­vi­mien­to de di­ne­ro de los her­ma­nos Mo­rei­ra.

El Car­de­nal Nor­ber­to Ri­ve­ra vol­vió a en­cen­der la fla­ma

de la po­lé­mi­ca en­tre la co­mu­ni­dad LGBTTTI y los ca­tó­li­cos al in­ter­pre­tar que la ho­mo­se­xua­li­dad es una en­fer­me­dad men­tal que se qui­tó de la lis­ta mun­dial de en­fer­me­da­des men­ta­les por pre­sión del lobby pe­ro no por es­tu­dios mé­di­cos. Des­de el Se­ma­na­rio des­de la Fe se ase­gu­ra que es­tá de­mos­tra­do en otros paí­ses que los ni­ños adop­ta­dos por pa­re­jas del mis­mo se­xo tie­nen pro­ble­mas men­ta­les y emo­cio­na­les. El te­ma si­gue y pa­re­ce cre­cer des­de la Igle­sia a la que si­guen mi­llo­nes de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.