EL PAÍS DE LA SI­MU­LA­CIÓN

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS - DA­VID OLI­VO ARRIE­TA TWIT­TER: @DOLIVO_A

Mé­xi­co es el país del que: “no pa­sa na­da”, del “es­ta­mos pros­pe­ran­do”, del “es­ta­mos me­jor que an­tes”, del “so­mos bien fre­go­nes”, del “so­mos bien hon­ra­dos”, del “so­mos trans­pa­ren­tes”, del “ren­di­mos cuen­tas”, “del mo­ver a Mé­xi­co”, “De­ci­da­mos juntos”.

Pe­ro qué pa­sa cuan­do la si­mu­la­ción se es­cu­da en un in­sos­te­ni­ble e in­com­pren­di­do “ma­les­tar so­cial”... na­da. Se si­gue si­mu­lan­do que to­do está bien.

El mar­tes, el INE­GI di­fun­dió la En­cues­ta Na­cio­nal de Vic­ti­mi­za­ción y Per­cep­ción del De­li­to, la cual re­ve­ló que aun­que ba­jó la ta­sa de de­li­tos por víc­ti­ma, se dis­pa­ró la ci­fra ne­gra de de­li­tos, al al­can­zar el 93.7%.

Lo an­te­rior sig­ni­fi­ca que de ca­da 100 de­li­tos, la gen­te pre­fie­re no de­nun­ciar, pre­fie­re no per­der el tiem­po an­te au­to­ri­da­des omi­sas y pre­fie­re no po­ner­se en ries­go, an­te cual­quier ven­gan­za de la delincuencia. Sig­ni­fi­ca que só­lo 6 víctimas de ca­da 100 se atre­ve a de­nun­ciar un ac­to de­lic­ti­vo, con to­das las con­se­cuen­cias que ello con­lle­ve, bue­nas y ma­las.

El INE­GI de­ta­lló que el año pa­sa­do se co­me­tie­ron un to­tal de 29.3 millones de de­li­tos en el país, que de­ja­ron 23.3 millones de víctimas, las cua­les pa­de­cie­ron un pro­me­dio de 1.3 de­li­tos en el úl­ti­mo año.

Se­gún la es­ta­dís­ti­ca ofi­cial, los de­li­tos que más se co­me­ten son el ro­bo o el asal­to en la ca­lle y el trans­por­te pú­bli­co, la ex­tor­sión, el ro­bo to­tal o par­cial de vehícu­lo, frau­de, ame­na­zas ver­ba­les, ro­bo a ca­sa ha­bi­ta­ción y le­sio­nes. Pe­ro de to­do es­te aba­ni­co de crí­me­nes, des­ta­can dos, los que con­cen­tran la mi­tad de los ilí­ci­tos: el asal­to en trans­por­te pú­bli­co y la ex­tor­sión.

Lo más gra­ve de es­ta ci­fra ne­gra es que se tra­ta de los de­li­tos de más al­to im­pac­to, co­mo el secuestro, del cual só­lo se de­nun­cia 1 de ca­da 100.

Pa­ra dar­nos cuen­ta de la gra­ve­dad no hay ne­ce­si­dad de tras­la­dar­nos a Ve­ra­cruz o Gue­rre­ro, don­de re­cien­te­men­te se­cues­tra­ron y ase­si­na­ron a sa­cer­do­tes, o Ta­mau­li­pas o Si­na­loa don­de el cri­men or­ga­ni­za­do no des­can­sa y ha pro­vo­ca­do mi­les de des­pla­za­dos que hu­yen de una gue­rra que no pi­die­ron, pe­ro que los al­can­zó.

En la Ciu­dad de Mé­xi­co y sus al­re­de­do­res me­xi­quen­ses es una si­tua­ción que se vi­ve día con día los asal­tos en el trans­por­te pú­bli­co e in­clu­so en con­cu­rri­das ave­ni­das en las que la delincuencia ha en­con­tra­do opor­tu­ni­da­des pa­ra atra­car sin el me­nor em­pa­cho y con to­da la tran­qui­li­dad que una au­to­ri­dad omi­sa les brin­da.

La delincuencia está im­pa­ra­ble y la au­to­ri­dad está au­sen­te.

Pe­ro có­mo exi­gir­le a nues­tros go­bier­nos que se apli­quen real­men­te en com­ba­tir es­tos fla­ge­los si lo úni­co que tie­nen en men­te, si en lo úni­co que se con­cen­tran es en pre­pa­rar­se pa­ra re­te­ner el po­der po­lí­ti­co en el Es­ta­do de Mé­xi­co así co­mo en la Ciu­dad de Mé­xi­co. En es­to es en lo úni­co que nues­tras au­to­ri­da­des y go­bier­nos des­ta­can: en la am­bi­ción por el po­der.

¿Y la ciu­da­da­nía?

¿Y los elec­to­res?

A esos los con­sen­ti­rán co­mo siem­pre, con pu­ra si­mu­la­ción, por­que en es­to sí son ex­per­tos y apli­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.