DESAFUE­RO ES­TRA­TÉ­GI­CO

Publimetro Ciudad de Mexico - - NOTICIAS - ARMANDO RÍOS PI­TER @RIOSPITERJAGUAR

El pa­sa­do mar­tes, jun­to con mis com­pa­ñe­ros se­na­do­res del PRD, de­ci­di­mos ini­ciar el pro­ce­so pa­ra qui­tar­nos el fue­ro. Pre­sen­ta­mos la res­pec­ti­va so­li­ci­tud a la Me­sa Di­rec­ti­va del Se­na­do. En ca­so de que es­ta pe­ti­ción se nos nie­gue, acu­di­re­mos an­te los tri­bu­na­les co­rres­pon­dien­tes, y de ser ne­ce­sa­rio, pe­di­re­mos a la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia (SCJN) que re­suel­va. De ser así, de­fen­de­re­mos tres prin­ci­pios:

1. El de­re­cho hu­mano a ser con­si­de­ra­dos co­mo igua­les. Un plan­tea­mien­to fun­da­men­tal de nues­tra Cons­ti­tu­ción.

2. El de la lu­cha con­tra la im­pu­ni­dad. En la ciu­da­da­nía está la per­cep­ción, de que el fue­ro es só­lo un ins­tru­men­to pa­ra que la ley no pro­ce­da en con­tra de fun­cio­na­rios, in­clu­so aun­que sea evi­den­te el de­li­to. 3. For­ta­le­cer el Es­ta­do de de­re­cho. Reite­rar la con­fian­za en el nue­vo Sis­te­ma Pe­nal Acu­sa­to­rio, que se ba­sa en la pre­sun­ción de inocen­cia. Te­ne­mos que es­tar con­si­de­ra­dos por el sis­te­ma ju­di­cial, exac­ta­men­te en las mis­mas con­di­cio­nes en la que es­té cual­quier ciu­da­dano o ciu­da­da­na.

¿Por qué ha­ce­mos es­to?

Es­ta­mos con­ven­ci­dos que el fue­ro cons­ti­tu­cio­nal nos ale­ja de la gen­te y nos vuel­ve de­sigua­les fren­te a la ley. Ac­tual­men­te los ín­di­ces de con­fian­za en los po­lí­ti­cos son ba­jí­si­mos y el ni­vel de co­rrup­ción es muy al­to. No po­de­mos per­pe­tuar fi­gu­ras le­ga­les que acre­cien­ten la im­pu­ni­dad.

Re­cons­truir al país re­quie­re del tra­ba­jo de to­dos y co­mien­za por man­te­ner una coo­pe­ra­ción ba­sa­da en la con­fian­za. Des­gra­cia­da­men­te, una bue­na par­te de la so­cie­dad me­xi­ca­na, ha de­ja­do de sen­tir­se re­pre­sen­ta­da.

Pe­ro, ¿se pue­de re­nun­ciar al fue­ro, que es un de­re­cho plas­ma­do en la Cons­ti­tu­ción?

El fue­ro, que al­gu­na vez fue di­se­ña­do pa­ra pro­te­ger a fun­cio­na­rios de la re­pre­sión ofi­cial, de las ame­na­zas, opre­sión y otros ac­tos de au­to­ri­ta­ris­mo, se ha con­ver­ti­do en una fuen­te de im­pu­ni­dad. Es una he­ren­cia del pa­sa­do que se des­pres­ti­gió de for­ma pro­gre­si­va.

Pre­ci­sa­men­te por eso es­ta­mos fren­te a un litigio es­tra­té­gi­co que, de acuer­do con el teó­ri­co Lu­cas Co­rrea, con­sis­te en po­ner en mar­cha un pro­ce­so ju­di­cial, “so­bre cier­tos ca­sos que per­mi­tan lo­grar un efec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, la le­gis­la­ción y la so­cie­dad de un Es­ta­do o re­gión”, y que se tra­duz­can en cam­bios so­cia­les sus­tan­cia­les.

A ma­ne­ra de ejem­plo de lo que ten­drá que dis­cu­tir­se, jun­to con el de­re­cho al fue­ro pa­ra le­gis­la­do­res, está otro de­re­cho tam­bién sus­cri­to en la Cons­ti­tu­ción, que es el de la igual­dad. Se­rá la au­to­ri­dad ju­di­cial quien re­suel­va en­tre am­bos derechos, cuál de­be pre­va­le­cer.

Una de las ra­zo­nes im­por­tan­tes pa­ra lle­var a ca­bo es­te litigio es por­que la fi­gu­ra del fue­ro, da­ña la ima­gen de quie­nes quie­ren de­di­car­se a la po­lí­ti­ca de ma­ne­ra ho­nes­ta. La gen­te no dis­tin­gue en­tre quie­nes es­tán en es­te ám­bi­to pa­ra lu­crar y quie­nes tie­nen con­vic­ción de ser­vi­cio. Re­nun­ciar al fue­ro tam­bién es una se­ñal de di­fe­ren­cia­ción.

Ac­tual­men­te, a pe­sar de que exis­tan evi­den­cias con­tun­den­tes en con­tra de fun­cio­na­rios pú­bli­cos por el ma­ne­jo tur­bio de los di­ne­ros pú­bli­cos, no se pue­de pro­ce­der en con­tra de ellos por­que los pro­te­ge el fue­ro.

Un te­rri­ble ca­so es el que se vi­vió ha­ce dos años en Igua­la, don­de 43 es­tu­dian­tes de la Nor­mal de Ayot­zi­na­pa des­apa­re­cie­ron. Co­mo mues­tra de que ne­ce­si­ta­mos cam­biar el sis­te­ma, es que el al­cal­de se­ña­la­do co­mo res­pon­sa­ble, ha­bía de­te­ni­do la ac­ción de la jus­ti­cia por os­ten­tar pre­ci­sa­men­te el fue­ro.

Fren­te a la reali­dad ex­tre­ma de co­rrup­ción e im­pu­ni­dad, se tie­nen que apli­car me­di­das in­no­va­do­ras, co­mo es­te litigio. Pro­vo­car in­ter­pre­ta­cio­nes de la ley y de la Cons­ti­tu­ción, más mo­der­nas y acor­des con los gran­des re­tos de cre­di­bi­li­dad que en­fren­ta hoy to­da la cla­se po­lí­ti­ca.

Co­mo le­gis­la­dor, ya he pre­sen­ta­do ini­cia­ti­va con es­te pro­pó­si­to, pe­ro a la par ha­bre­mos de se­guir es­ta ru­ta ju­di­cial. Es ur­gen­te man­dar el men­sa­je de que to­dos los me­xi­ca­nos de­be­mos es­tar en con­di­cio­nes de igual­dad. Por eso, y por­que “el que na­da de­be na­da te­me”: ¡Fue­ra el Fue­ro!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.