UN FES­TI­VAL CON TO­DO EL CO­RA­ZÓN

Publimetro Ciudad de Mexico - - ENTRETENER - JES­SIE CERVANTES TWIT­TER: @JESSIECERVANTES

El pa­sa­do fin de se­ma­na, en Las Ve­gas, Ne­va­da, en la are­na T-Mo­bi­le, un re­cin­to re­la­ti­va­men­te nue­vo (abrió puer­tas en abril) pa­ra vein­te mil per­so­nas, se lle­vó a ca­bo uno de los fes­ti­va­les de ra­dio más im­por­tan­tes de la his­to­ria y es que el Iheart Mu­sic Fes­ti­val ca­da año se sú­pe­ra, ca­da año nos sor­pren­de y ca­da año se con­so­li­da.

De­bo an­tes ha­cer men­ción que IHeart Me­dia es una com­pa­ñía que tie­ne con­trol de 850 estaciones de ra­dio en los Es­ta­dos Uni­dos y que la pla­ta­for­ma di­gi­tal Iheart te da ac­ce­so no só­lo a sus pro­pias emi­so­ras sino a estaciones de ra­dio de to­do el mun­do con só­lo na­ve­gar en ella en cual­quie­ra de sus for­ma­tos.

Pa­ra es­te año se con­fec­cio­nó un elen­co pa­ra cu­brir un aba­ni­co gran­de, tan­to de eda­des co­mo de gus­tos mu­si­ca­les, así que en­tre el pú­bli­co te po­días en­con­trar, des­de el abue­lo has­ta los pa­pás y los hi­jos, po­de­mos de­cir que de los se­sen­ta pa­ra aba­jo ha­bía de to­do.

En el backs­ta­ge to­do muy en or­den, con una tran­qui­li­dad que pa­ra los que lle­ga­mos de fue­ra pue­de ge­ne­rar cier­to gra­do de ner­vio­sis­mo o in­tran­qui­li­dad, pe­ro está cla­ro que es un even­to muy pre­pa­ra­do, ca­si per­fec­to. De los pri­me­ros en lle­gar, el día uno, en una ele­gan­te ca­mio­ne­ta ne­gra con vi­drios os­cu­ros, es Bono, el lí­der de U2, lle­gó con dos mu­je­res y un asis­ten­te el cual ba­jó de la par­te de atrás un pe­des­tal pa­ra el mi­cró­fono, nos sa­lu­da muy ama­ble y se di­ri­ge a su ca­me­rino, sa­lu­da a Adam Clay­ton, que es­ta­ba afue­ra, y se me­ten.

De la pri­me­ra jor­na­da de­bo des­ta­car a los Twenty One Pilots que, por cier­to, ma­ña­na to­can en la ciu­dad y tie­nen su show prác­ti­ca­men­te ven­di­do, allá mo­vie­ron a to­dos de prin­ci­pio a fin y no termina uno por en­ten­der có­mo só­lo dos per­so­nas en el es­ce­na­rio, uno de ellos to­can­do la ba­te­ría de for­ma im­pac­tan­te, pue­den lo­grar esa cla­se de lo­cu­ra, to­do ter­mi­nó con su vo­ca­lis­ta Ty­ler Jo­seph arri­ba de una pla­ta­for­ma en el cen­tro del pi­so del lu­gar en­vuel­to en gri­tos. La gran sor­pre­sa de la no­che, Miley Cyrus can­tan­do Re­bel Yell con el clá­si­co Billy Idol, ella her­mo­sa to­da de piel ne­gra y él co­mo en sus me­jo­res tiem­pos. De SIA po­de­mos de­cir que no se mue­ve ni un cen­tí­me­tro de don­de la co­lo­can dos mu­je­res que la lle­van de los bra­zos pe­ro que no es ne­ce­sa­rio por­que la ma­gia que lo­gra con su voz, su gru­po de bai­la­ri­nas y lo que se pro­yec­ta en la pan­ta­llas gi­gan­tes del lu­gar de­ja a to­dos im­pre­sio­na­dos, pa­re­cie­ra que lo que su­ce­de en el es­ce­na­rio se ha­ce de for­ma si­mul­tá­nea, una pe­lí­cu­la per­fec­ta­men­te gra­ba­da con me­ses de an­te­la­ción, tec­no­lo­gía pu­ra. El que se lle­va la pri­me­ra no­che es el ca­na­dien­se Dra­ke, quien rum­bo al es­ce­na­rio; lu­ce con­cen­tra­do y con el fo­co pues­to en lo que mi­nu­tos des­pués lo­gra: po­ner al pú­bli­co de su la­do y ha­cien­do voi­ce to track, es de­cir, sin mú­si­cos en vi­vo ge­ne­ra una lo­cu­ra y ha­ce que to­dos le can­ten to­do. De­bo re­co­no­cer que el vi­deo que mu­chos vimos en las re­des en don­de U2 ha­ce alu­sión a Do­nald Trump en el lu­gar no fue lo que se pue­de pen­sar, el pú­bli­co no en­ten­dió del to­do el men­sa­je y en lu­gar de ge­ne­rar una res­pues­ta cla­ra a fa­vor de los ir­lan­de­ses, el si­len­cio fue no­to­rio dan­do a pen­sar que o ha­bía más par­ti­da­rios del mi­llo­na­rio o la banda no ha­bía si­do cla­ra, en fin, no fue ni la me­jor ac­tua­ción de U2 ni la me­jor de la no­che.

Pa­ra el día dos, de­bo con­fe­sar que uno de mis fuer­tes mo­ti­vos era ver en ac­ción a Brit­ney Spears. Afue­ra de su ca­me­rino to­do es­ta­ba en tran­qui­li­dad to­tal, lo bueno fue cuan­do sa­lió pa­ra el es­ce­na­rio: en­tre se­gu­ri­dad, sus agen­tes (de to­do ti­po) y los bailarines que la acom­pa­ñan una vez que sa­le po­de­mos con­tar has­ta quin­ce per­so­nas. Su show es un re­gre­so al pa­sa­do y a pe­sar de que se le no­tan los años se ha pre­pa­ra­do pa­ra dig­na­men­te se­guir sien­do La prin­ce­sa del pop. La que se no­ta que está en su mo­men­to y con to­tal co­ne­xión con la gen­te es Aria­na Gran­de, pues co­nec­ta de in­me­dia­to y es que en la ra­dio sue­na bas­tan­te. Pa­ra el res­to de la no­che dos clá­si­cos, Tears for Fears que va­ya que si­guen ha­cien­do can­tar a la gen­te y Sting que ol­vi­dó los éxi­tos de Po­li­ce en ca­sa y ca­si pa­sa sin pe­na ni glo­ria. De Pit­bull va­le co­men­tar que po­ne a bai­lar a to­do mun­do. El ca­lor de la mú­si­ca la­ti­na mue­ve to­do. Y lo que cie­rró el fes­ti­val fue Us­her que, al igual que Dra­ke, bas­ta su bai­le y su mú­si­ca pa­ra po­ner a can­tar de prin­ci­pio a fin a to­dos, ya que a pe­sar de que mu­cha gen­te op­tó por sa­lir, de­jó un sen­ti­mien­to gran­de de que­rer vol­ver el año que en­tra.

El Iheart Mu­sic fes­ti­val un even­to que va­le los vein­te millones de dó­la­res que di­cen se gas­tan y que, a quien lo pa­ga co­mo fan, le des­qui­ta has­ta el úl­ti­mo cen­ta­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.