IN­GRE­DIEN­TES PA­RA FOR­MAR UNA FA­MI­LIA

Des­pués de las mar­chas a fa­vor y en con­tra de las fa­mi­lias di­ver­sas... don­de yo me mor­día las uñas desean­do que no hu­bie­ra un en­con­tro­na­zo, de plano me eché un cla­va­do pa­ra ave­ri­guar có­mo han si­do “las fa­mi­lias” a tra­vés del tiem­po y el es­pa­cio. An­te tant

Publimetro Ciudad de Mexico - - LA PÁGINA DE FERNANDA -

Se­gún so­ció­lo­gos y ju­ris­tas, la fa­mi­lia es “la ins­ti­tu­ción so­cial más an­ti­gua que co­no­ce la Hu­ma­ni­dad”. Sin em­bar­go no es la “fór­mu­la so­cial mí­ni­ma de or­ga­ni­za­ción” que ha­ya ri­fa­do en es­te pla­ne­ta. ¡Muy por el con­tra­rio!, si uno le ras­ca tan­ti­to a la his­to­ria en­con­tra­rá que la ver­dad nos he­mos agru­pa­do, co­mo se ha po­di­do. No hay de otra. Fí­jen­se: si nos re­mi­ti­mos, no a cuan­do nos com­por­tá­ba­mos más pa­re­ci­do a los osos, don­de el ma­cho se en­con­tra­ba a la hem­bra por ahí, la pre­ña­ba, él des­apa­re­cía y ella sa­ca­ba ade­lan­te a la cría. Hum…pen­sán­do­lo bien ESO sue­na muy pa­re­ci­do a la si­tua­ción ac­tual. Bueno, lue­go pa­sa­mos a la eta­pa de la hor­da que era una for­ma sim­ple de or­ga­ni­za­ción so­cial, eran gru­pos re­du­ci­dos, no ha­bía dis­tin­ción de pa­ter­ni­dad y eran nó­ma­das. Lue­go pa­sa­mos a los cla­nes, aquí ya se obe­de­cía a “un je­fe”, eran co­mo una gran fa­mi­lia don­de los la­zos “de san­gre” eran muuuuy im­por­tan­tes. Lue­go en la eta­pa de la fa­mi­lia con­san­guí­nea: ve­mos lo que se­ría la pri­me­ra fa­se de la fa­mi­lia. Se clasifican los gru­pos con­yu­ga­les por ge­ne­ra­cio­nes. De he­cho era im­por­tan­te ca­zar­se en­tre pri­mos y has­ta her­ma­nos!!! A ver pién­sen­le los em­pe­ra­do­res az­te­cas, los fa­rao­nes egip­cios y lue­go has­ta los re­yes eu­ro­peos. La for­ma de “arre­jun­tar­se”, co­mo ve­mos, fue de lo más “ca­sual” has­ta lo más so­fis­ti­ca­do. Noe­mí Vi­lla­ver­de Ma­za ci­ta lu­ga­res don­de se pue­de ver un VER­DA­DE­RO MATRIARCADO y nos di­ce: “Ha­ce 13 años, un gru­po de mu­je­res en Ke­nia creó la al­dea de Umo­ja que sig­ni­fi­ca “la uni­dad”, en el idio­ma swahi­li. Una al­dea di­ri­gi­da completa y ex­clu­si­va­men­te por mu­je­res, dón­de sen­tir­se pro­te­gi­das del mal­tra­to y dón­de ir en bus­ca de ayu­da o sim­ple­men­te con­se­jo. Re­bec­ca Lo­lo­so­li es la ma­triar­ca de es­te pue­blo. A los 13 años de edad fue obli­ga­da a ca­sar­se con un hom­bre que le tri­pli­ca­ba en edad. Vio­la­da y aban­do­na­da a su suer­te, su­po lu­char por sus idea­les y crear es­ta al­dea con ayu­da de sus compañeras”. Pe­ro tam­bién hay ca­sos de matriarcado en la al­dea de los

Bo­ro­la re­pre­sen­ta en­ton­ces “esas ga­nas de to­dos de que­rer sa­lir del mun­do en el que se vi­ve por­que no es gra­to”. Lu­cía Ri­va­de­ney­ra acer­ca de la FA­MI­LIA Bu­rrón

Mo­suo, en Chi­na, y cuen­ta Noe­mí: “vi­ven en la re­gión del la­go Lu­gu, un lu­gar ais­la­do (hoy día pa­ra lle­gar ha­cen fal­ta 9 ho­ras en jeep) que ha per­mi­ti­do que el sis­te­ma de lí­nea ma­ter­na flo­re­cie­ra y per­du­ra­ra. Es, qui­zá, el le­ga­do de una épo­ca en la que era fre­cuen­te que los pa­dres mu­rie­ran en gue­rras, vi­vie­ran co­mo nó­ma­das o fue­ran mon­jes bu­dis­tas. En au­sen­cia de los hom­bres, las mu­je­res re­co­gían las co­se­chas, da­ban de co­mer a las fa­mi­lias e im­po­nían las nor­mas”. Po­dría ci­tar po­bla­dos en Mé­xi­co, don­de de­bi­do a la mi­gra­ción, las mu­je­res se las han arre­gla­do so­las con hi­jos e hi­jas. En Chi­na tam­bién se vi­vió pro­fu­sa­men­te la eta­pa de la fa­mi­lia po­li­gá­mi­ca: una or­ga­ni­za­ción fa­mi­liar don­de ha­bía una plu­ra­li­dad de cón­yu­gues y tres ti­pos de po­li­ga­mia: ma­tri­mo­nio gru­pal, po­lian­dria, po­li­gi­nia. Lean La Bue­na Tie­rra y na­rra de for­ma muy sa­bro­sa có­mo una fa­mi­lia nu­clear va cre­cien­do con­for­me el va­rón de ca­sa va ad­qui­rien­do más di­ne­ro y po­der, lo que le lle­va a bus­car una con­cu­bi­na tras otra. Al gra­do de lle­gar a la an­cia­ni­dad con “Flor de Pe­ral”, una me­nor de edad que lo acom­pa­ña en sus úl­ti­mos días. Otro ca­so di­fe­ren­te son, sin du­da, los to­jo­la­ba­les, un gru­po que vi­ve al su­r­es­te de Mé­xi­co, en el es­ta­do de Chia­pas. Ellos tie­nen una for­ma muy par­ti­cu­lar de en­ten­der a la fa­mi­lia. Con­si­de­ran que to­das las per­so­nas son fa­mi­lia­res las unas de las otras. Pe­ro no por los la­zos de san­gre que los unen, sino por­que to­dos los to­jo­la­ba­les per­te­ne­cen al mis­mo pue­blo y, por ese he­cho, con­for­man una gran fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.